Donde las toman

(Artículo publicado en la edición impresa de Ideal el día 9)

A muchos políticos de esta provincia se les conoce más por sus guerras y sus pleitos que por sus proyectos. Es como si a un delantero se le recordara por las tarjetas en lugar de por los goles.

Ya da igual quién empezó primero. Si todas las querellas que han llegado a los tribunales fueran verdad, estaríamos rodeados de corruptos. Y no es el caso.

Aquí, una denuncia no es una sospecha sino una herramienta para hacer política. Una treta para invalidar al denunciado mientras dure la investigación.

De esta guerra zafia estaba a salvo la capital pero ya no existen terrenos neutrales. Es verdad que el PPha querido cercar a Paco Cuenca en los juzgados, con un empeño excesivo para los ocho concejales que logró el candidato socialista. Los populares han intentado anularlo; primero con la denuncia a su pareja y, después, al llevar por dos veces su reprobación al pleno –otro asunto del que habrá novedades judiciales pronto–.

Hasta que el portavoz del PSOE se percató de que la única manera de defenderse era atacar a los populares con el mismo acero. Donde las toman también las dan.

A simple vista, llama la atención que los socialistas hayan esperado un año para recurrir un acuerdo de la junta de gobierno. Pero si el juez no archiva las diligencias antes de empezar, la oposición tendrá la foto del alcalde en los juzgados. Y a partir de ahí, por cada papel que filtre el PPsobre el caso de la mujer de Paco Cuenca, el PSOE se descolgará con otro del Palacio de Hielo. Hasta que a alguno le duelan más las patadas que recibe que las que pega.

La única vez que el PSOEacudió a la vía penal de forma estratégica para atacar a Torres Hurtado fue en 2005, con una denuncia descabellada por el nombramiento de altos cargos que ni siquiera compartían todos los concejales socialistas. La relación entre los dos partidos estalló.

Y esta vez pasará lo mismo.

Porque no es una cuestión de justicia. Es política.

6 Comentarios

  1. Veamos. Eso de que no estamos rodeados de corruptos es sólo una frase hecha. Corrupción pública también es cobrar un sueldo por no hacer nada en un puesto para el que no se está cualificado; o cobrar varias retribuciones ( me da igual como se llamen) en varios puestos públicos, a los que solo se atiede honoríficamente;o tener escoltas pagados con cargo al erario público, cuando las han quitado hasta a los magistrados de la Audiencia Nacional; o pagar una tele absolutamente prescindible, para que sirva de loa permanente, subiendo las tasas a los contribuyentes. Por tanto, Chirino, eso de que no estamos rodeados de corruptos… Por cierto, comparar el lógico enjuiciamiento de un responsable público por sus actos,presuntamente irregulares, con el linchamiento de un político por supuestas irregularidades de su pareja no es justo ni objetivo.

  2. Chirino, podrías contarnos qué es lo que verdaderamente ha pasado en Armilla. Cuáles son las razones auténticas de la mocíón de censura. Qué hay de cierto en las 300.000 razones de las que habla Ayllón, y lo del puesto en el SAS para la mujer de Castillo.
    A los ciudadanos de a pie se nos escapan estos datos, y creo que también tenemos derecho a saber… hasta donde se pueda contar

  3. Chirino, podrías contarnos qué es lo que verdaderamente ha pasado en Armilla. Cuáles son las razones auténticas de la mocíón de censura. Qué hay de cierto en las 300.000 razones de las que habla Ayllón, y lo del puesto en el SAS para la mujer de Castillo.
    A los ciudadanos de a pie se nos escapan estos datos, y creo que también tenemos derecho a saber… hasta donde se pueda contar…

  4. Chirino, podrías contarnos las verdaderas razones de la moción de censura en Armilla. Qué hay de cierto en las 300.000 razones de las que habla Ayllón, y de lo del puesto en el SAS para la mujer de Castillo.
    Creo que a los ciudadanos se nos escapan estos asuntos, y que tenemos que conocerlos… Hasta lo que se pueda contar

  5. Este es un mensaje para Sebastian Pérez, nuestro presidente de Diputación: Por favor Presidente, quitese ya de una vez el collar de presidente en los actos oficiales, no puede ser más ridiculo, vamos a intentar modernizarnos y no ser tan catetos y rancios.

  6. ¿Que pasa con lo de Alfonso Carlos?
    ¿No merece un solo comentario?
    Con la de multas que ha acumulado (y por supuesto no pagado) durante años y años y ahora resulta que no tenía carnet…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *