Un pacto por Granada

Crónica publicada en la edición impresa el domingo. De actualidad hoy tras la rueda de prensa de Teresa Jiménez

En abril se cumplirán tres años de la llegada de Teresa Jiménez a la secretaría provincial del PSOE. En ese tiempo, descontados los encuentros fortuitos en bolos y cuchipandas, solo existe una foto oficial en la que Teresa coincida con el líder provincial del PP. Fue el 30 de mayo de 2011, en el despacho del todavía presidente de Diputación, Antonio Martínez Caler, cuando escenificaron el traspaso de poderes tras la victoria popular en las elecciones municipales. Tampoco es que se hayan visto muchas veces; ni antes ni después, ni en público ni en privado. El último encuentro para negociar asuntos con intereses comunes –alguno puede que hasta de interés general– fue hace más de dos años.

Las relaciones entre los dos partidos mayoritarios de la provincia están rotas. Lo reconoció el propio Sebastián Pérez el jueves, el mismo día en que comparó a los socialistas de Armilla con la Cosa Nostra, que no es el nombre de una pizza, precisamente. En la frase siguiente hizo cómplice a la cúpula socialista de las relaciones ‘mafiosas’ en el municipio metropolitano, por lo que es probable que alguien en Torre de la Pólvora se diera por aludido.

Estaba previsto que Teresa Jiménez y Sebastián Pérez se reunieran esta misma semana, aunque la cita se anuló. En principio sigue en pie, y el acercamiento se producirá antes de que acabe el mes.

¿De qué hablarán? Previsiblemente no irán solos y en el orden del día –a priori– no están los grandes proyectos que arrastra esta provincia desde hace décadas. El objetivo no es el de cerrar un frente común –que debería de serlo–. Una especie de pacto por Granada como el que José Antonio Griñán quiere promover en Andalucía; con toda la desconfianza que inspira cualquier acuerdo firmado por dos políticos. Más todavía si son de distinto signo.

Casi con total seguridad saldrán a colación el Milenio o la Universiada. Y otros asuntos de consumo interno. Uno de ellos es la posibilidad de aglutinar la gestión del agua en la provincia. El PP controla la Costa, la capital y el Sur del Área Metropolitana. Pero el PSOE tiene los pueblos del Norte del Cinturón. A través de estos consorcios se contratarán en los próximos años las obras del ciclo integral del agua, lo que se traduce en 160 millones de euros.

Solo de Teresa Jiménez y Sebastián Pérez depende convertir el encuentro en un apaño para proteger a los suyos o en un acuerdo para favorecer a todos. O en ninguna de las dos cosas.

MENOS POLÍTICOS LIBERADOS
Hay otro asunto que abrirá una brecha a corto plazo entre los dos partidos. El martes, el secretario de Política Municipal del PSOE, Gaspar Zarrías, ha convocado a un grupo de cargos orgánicos en Madrid –alguno de Granada– para hablar de la reforma de la administración local. El Gobierno quiere aprobar un texto antes de que acabe el mes para remitirlo a las Cortes. Entre otras cosas, se plantea que ningún alcalde cobre más que un secretario de Estado (67.000 euros), reducir cargos públicos y el número de liberados.

Puede que el Consejo de Ministros adopte una decisión esta misma semana. Según fuentes populares, el recorte de cargos con dedicación exclusiva –los que cobran un sueldo– se moverá entre el 20 y el 40%. Eso implicaría que, por ejemplo, en Diputación o en el Ayuntamiento de la capital hasta siete diputados o concejales perdiesen su nómina.

EPSA, GERENTE POR SORPRESA
Y a vueltas con la polémica comparecencia de Sebastián Pérez del jueves. El presidente provincial del PP tuvo también palabras para el coordinador de IUy delegado de Turismo y Fomento, Manuel Morales, al que recriminó que haya entrado en «éxtasis» y vaya «levitando sobre la moqueta». Además, echó en cara a los comunistas que tengan el «cargo de libre designación que más cobra en la provincia». Probablemente no sea cierto al cien por cien, pero se refería al gerente del Consorcio Metropolitano de Transportes, que tiene un sueldo bruto superior al del propio presidente José Antonio Griñán.

No están pasando desapercibidas las relaciones de IU con sus gerentes. Destituyó al del metro y no lo ha suplido. Cuestión de austeridad. Y también eliminó al anterior responsable de la empresa de suelo EPSA, en el mes de octubre. Ambos socialistas, Francisco Ruiz Dávila y José Luis Hernández.

En el entorno de EPSA ha causado sorpresa –por no decir malestar– que la dirección haya abierto una convocatoria exprés en mitad de la Navidad para cubrir la plaza de gerente. Unas bases de dos folios sin desglosar con excesivos detalles la valoración de méritos ni el perfil profesional. La convocatoria está firmada el 20 de diciembre y el plazo acabó el 27 del mismo mes a las dos de la tarde. Una semana con un fin de semana de por medio, el día de Nochebuena y el de Navidad.

Dice la leyenda urbana que no se han presentado muchas solicitudes. Imaginen que solo fuese una.

5 Comentarios

  1. Para la secretaria general del PSOE, Sebastián Pérez tira la piedra y esconde la mano. ” lo único turbio que nunca ha aclarado es la deuda que tiene pendiente con el ex alcalde de Otura para tapar sus corruptelas y mantenerlo en sus cargos”

  2. Para la secretaria general del PSOE, Sebastián Pérez tira la piedra y esconde la mano. \" lo único turbio que nunca ha aclarado es la deuda que tiene pendiente con el ex alcalde de Otura para tapar sus corruptelas y mantenerlo en sus cargos\"

  3. Para la secretaria general del PSOE, Sebastián Pérez tira la piedra y esconde la mano. \\" lo único turbio que nunca ha aclarado es la deuda que tiene pendiente con el ex alcalde de Otura para tapar sus corruptelas y mantenerlo en sus cargos\\"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *