Ay, Juanito, no te rajes (corrido de Santa Fe)

Sergio Bueno dimite porque estaba cansado de interpretar al malo de la película.

Al fin y al cabo, Santa Fe tiene nombre de corrido mexicano y al nombrar Municipales en Santa Fe uno se imagina al bueno de Sergio avanzando por una calle desierta, con el matrimonio de la grúa del distrito apostado sobre el tejado del salón mientras, dentro, Juan Cobo vestido de mariachi se pide un güisqui doble con un pionono -por contextualizar-.

Y Sergio, acostumbrado a ser el revólver más rápido a este lado de la frontera, resulta que el día menos pensado la vengativa Ana Bella le pegó el cambiazo por una pistola de agua.

Pero para comprender la película Municipales en Santa Fe hay que recordar los capítulos anteriores. Cuando Sergio y su lugarteniente José María Aponte eran dos gallones a los que no les chingaba ningún gachupín. Por eso ahorita les cobraron todo el tequila que inflaron.

No me gusta el papel que ha interpretado el PP, que ha convertido la crítica a una gestión cuestionable y, en ocasiones, judicialmente sospechosa en una causa personal contra Sergio Bueno con el Ayuntamiento de por medio.

Aunque no negaré que el corrido mexicano resultó divertido para el espectador.

Y ahora, cuando Sergio se disparó a sí mismo en el duelo, Juan Cobo y los suyos dicen que dejarán paso a José María Aponte aunque tengan gente suficiente para reventar la pachanga.

Una pena. Imaginen que el PP, que ha dicho que se abstendrá, cambiase de opinión a última hora y convirtiera en alcaldesa a la tránsfuga Ana Bella Camacho.

¡Ay, Juanito, no te rajes!

aponte

Por estricto interés informativo reproducimos esta foto del futuro alcalde, José María Aponte, en Santa Fe (México). Titulada en su día Aponte el sombrero (póntelo).

 

4 Comentarios

  1. No creo que sea oportuno tratar esa simpatía a un corrupto presunto o presunto corrupto, que da lo mismo. Mientras haya corruptos simpáticos, con sus crónicas simpáticas, seguirá habiendo gente antipática que se acuerde, bien chido, de las madres, de la gran chingada y, en algunos caso, hasta de sus m. Órale güey.

  2. Desde luego, el PP es tan implacable como irresponsable. Jamás mira el interés general. Pero luego exige al PSOE que lo haga. Cinismo a raudales.

  3. Hermanos hay en la biblia un pasaje que explica estas veleidades humanas tal que la parabola del ladrón bueno o el buen ladron, que sinceramente ha de ser leida en terminos actuales para comprender la sustancia de nuestra preocupacion ahora relevada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *