Pedro I de (Javier) Aragón

pedro primero

Teresa Jiménez llamó en septiembre de 2013 a Pedro Sánchez para que diese una charla sobre economía –materia en la que está doctorado– en la sede de Torre de la Pólvora. Era un diputado semidesconocido que había entrado en el Congreso de rebote para sustituir a Cristina Narbona. Estaban invitados todos los secretarios locales de la provincia y los alcaldes. Más de 200 militantes. Pero no acudieron ni 30. De hecho, para que el acto no quedara tan desangelado, en lugar de celebrarse en el auditorio de la sede se trasladó a la sala donde suele reunirse la ejecutiva provincial.

Al finalizar, los anfitriones invitaron a Pedro Sánchez a una cerveza en un bar cercano y se despidieron. Pedro pidió a Javier Aragón que se quedara, que tenía intención de dormir esa noche en Granada y quería cenar con él para comentarle algo que le rondaba por la cabeza. Fue ese día cuando le desveló que sopesaba presentarse a la secretaría general del PSOE, cuando ni siquiera estaba tan claro que Alfredo Pérez Rubalcaba hubiese decidido retirarse. Javier Aragón le recomendó que fuese prudente y le advirtió que, de abrirse ese proceso, quizás Susana Díaz podría dar también el paso adelante.

Hubo algún que otro contacto, hasta que el 15 de marzo, el sábado que el comité federal del PSOE aprobaba las listas de las europeas, Pedro Sánchez convocó a diez compañeros en el restaurante Orixe de Madrid. De Andalucía estaban el gaditano Rafael Román, el sevillano Alfonso Rodríguez Gómez de Celis –que dirigió la campaña de Luis Planas en el conato de primarias del verano pasado en Andalucía– y el granadino Javier Aragón. Lo que era una idea se había convertido en «voluntad decidida». Pedro Sánchez les anunció que disputaría la secretaría federal –cuando tocara– a los aspirantes que entonces sonaban como futuribles: Carme Chacón, Eduardo Madina, quizás Patxi López… Pero también les precisó que habría que aguardar a que pasaran las europeas para destapar las pretensiones.

No había ninguna plataforma, eran más bien «islotes» dispersos. Al grupo de los andaluces se sumó el exconsejero Francisco Menacho, que ha sido el coordinador de la campaña en el Sur.

LA CITA CON SUSANA
Y llega un momento clave. Pedro Sánchez pide a Paco Menacho, a Gómez de Celis y a Javier Aragón que hicieran de puente con Susana Díaz para sondear sus posición y sus aspiraciones. El encuentro se produjo antes de las elecciones europeas; antes del batacazo socialista y antes de la renuncia de Rubalcaba. Javier Aragón no quiso estar presente. Tampoco Menacho ni Gómez de Celis. Dejaron que fuera un vis a vis entre ambos para que no hubiera filtraciones.

Tras la derrota electoral todo se precipita. Lo que sucede está más o menos contado, hasta que Susana Díaz no accede a la ‘invitación’ de los barones que pretendían convertirla en secretaria general por aclamación y Pedro Sánchez hace público lo que llevaba ocho meses amasando en privado.

El madrileño vuelve a llamar a Javier Aragón, al que pide que se encargue de su campaña en Granada y recoja avales. Son amigos desde hace tiempo. Desde que en 1997 Ignacio Henares le planteó a Javier, entonces un concejal de 26 años en La Zubia, que se fuera a Madrid seis meses para un curso del Centro de Estudios Jaime Vera. En realidad, el escogido era un compañero de La Chana, pero no pudo asistir. Javier Aragón aceptó el ofrecimiento y se marchó al municipio de Galapagar. Ahora, 17 años después, su amigo Pedro le reclamaba que le ayudara a convertirse en el líder de los socialistas. Y no se podía negar.

El parlamentario andaluz pidió permiso a su secretaria provincial, Teresa Jiménez, y formó un grupo de 50 personas. En estas dos semanas han participado en 25 debates internos en Granada junto representantes de las otras dos candidaturas.

LA HAMBURGUESA EN FERRAZ EL DÍA DEL DEBATE
Javier Aragón y cuatro de los compañeros de la plataforma también estuvieron en el debate a tres bandas entre Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias. Entre los 33 invitados de la candidatura de Pedro Sánchez acudieron a Madrid Leandro Martín, secretario local de Vegas de Genil; Antonio Agudo (Alfacar); Manuel Santaella –que ha llevado las redes sociales de la plataforma de Granada–; y Andrés Martín, del PSOE de Maracena. Y,por supuesto, Javier Aragón, que intervino el primero cuando se abrió el turno de preguntas. El exalcalde de Las Gabias fue quien planteó al equipo de Pedro Sánchez que tendría que lanzar una propuesta para acabar con las «puertas giratorias» entre la política y el sector privado.

Al concluir el debate, los cinco granadinos almorzaron una hamburguesa junto al futuro líder de los socialistas en un local frente a la sede de Ferraz.

El sábado 12 de junio Pedro Sánchez regresó a Granada para cerrar la campaña. En la comida en el restaurante Guerra de Huétor Vega no se congregaron 30 militantes, como aquella tarde de septiembre en Torre de la Pólvora; sino 300. 24 horas después, Pedro Sánchez, el amigo de Javier, se convertía en eventual líder de los socialistas, a falta de que el congreso extraordinario lo ratifique dentro de una semana.

Pedro I de (Javier) Aragón. El rey que conquistó nuevas tierras con la ayuda de El Cid. Que en este caso podría ser Susana Díaz. La Campeadora.

3 Comentarios

  1. Qué gran labor la de Javier Aragón al frente de medio ambiente, excepto en alguna prevaricación sin querer que se le haya colado…

  2. D. Quico, leo por ahí que este Pedro I no se come el turrón. La verdad, creo que de los tres es el peor, pero en fin, se ve que en Andalucía es muy querido. También es verdad que por aquí los mejores y más si son de la tierra, poco tienen que hacer. Me refiero al único que podía acabar con la casta, Pérez Tapias.
    Hasta ahora Pedro I poco ha hecho. Mejor. Pero se le ve el nivel: su líder del pasado es Felipe González, del presente Renzi y ya apaga y vámonos, en Granada su representante es Aragón.

  3. Menudo papelón ha jugado la señora Teresa y su séquito en el Congreso Federal, peor imposible… le colocan a la consejera, deja a Javier fuera y los representantes en el comité son de poca monta. Así están de contentos con ella, mucho alardear de ser la segunda provincia de andalucía, pero que pinta menos que la última jajajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *