¿Quién gana?

Susana Díaz adelanta las elecciones porque su gobierno había perdido la estabilidad. Es una coincidencia que esa desconfianza interna se produzca justo cuando los propios socialistas reconocen que electoralmente es para ellos un buen momento. Pero también es verdad que no conozco a ningún presidente que haya convocado voluntariamente a las urnas con la pretensión de perder.

Algo de teatro hay en esta matrimoniada, aun reconociendo cierta provocación por parte de Izquierda Unida, que ha querido ser el socio dentro del gobierno y la copia pirata de Podemos de puertas para afuera.

Así que los andaluces -entre precampañas, campañas, constitución de gobiernos, procesos internos de los partidos y la parte que nos toque de las elecciones catalanas- no saldremos del embudo electoral hasta diciembre.

¿A quién favorece este calendario? Evidentemente, a los partidos que ganen y, difícilmente, a los ciudadanos.

Está científicamente probado que el ser humano es capaz de resistir una semana con partidos de fútbol a diario. Incluso, hasta una semana sin fútbol. Puede asimilar la imagen de Belén Esteban en pijama y hasta dos ediciones de Gran Hermano consecutivas. Pero no está garantizado que los políticos y las personas aguanten un año íntegro electoral.

Ni siquiera en el caso de los políticos.

1 Comentario

  1. Esta mañana se lo comentaba a mis hermanas, que entre locales, autonómicas y generales este año vamos a estar de elecciones hasta diciembre.
    ¡Date cuenta: se han alineado las elecciones! ¡Esto sólo puede significar el fin de los tiempos! Esto es que a los Mayas se les olvido que se “llevaban una” y era 2015 el año de “el fin del mundo ese”. No, si al final será verdad que Pablo Iglesias era el anticristo. Y yo que creía que Rajoy era un mentiroso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *