Isabel, abogada

Isabel Nieto dice que, como es abogada, conoce tan bien los recovecos de los juzgados que puede entrar por la puerta de atrás sin necesidad de posar en el photocall. El argumento es peligroso porque, si se estira el silogismo llegaríamos a situaciones absurdas.

Un camionero ha hecho tantas veces la misma ruta que podría circular en dirección contraria para evitar los radares; o hasta un preso que se mueva con los ojos cerrados por la cárcel podría entrar por una ventana y escaparse por otra.

Mantengo que Isabel ha podido equivocarse en muchas cosas, incluida en su compañía, pero me cuesta creer que haya beneficiado conscientemente a nadie. Sin embargo, son las excepcionalidades y las circunstancias atípicas las que más daño están haciendo a su presunción de inocencia. Veamos…

Es extraño que su propio partido le abriese un expediente, que aún no lo haya resuelto y que a la fiscalía le haya dado tiempo entretanto a abrir otras dos diligencias por asuntos urbanísticos y a recibir una tercera denuncia.

Es inusual que el portavoz de la fiscalía provincial haya emitido dos comunicados sobre este caso cuando no ha hecho ningún comentario sobre otros asuntos políticos.

Y es una coincidencia que la citación inicial admitiera recurso y que se resolviera justo en el momento en el que la ley cambiaba la condición de imputado por la de investigado.

Hay que tener cuidado con las reflexiones que se hacen en voz alta. Porque si aplicamos la regla Nieto, como somos periodistas podemos ser malpensados.

2 Comentarios

  1. Lo más curioso de todo es que toda la portada de ideal.es sea para alabar al PSOE, a Pedro Sánchez y todo lo que vaya encontra el partido más votado por los granadinos y demás españoles.

    Tirando de Jordi Évole y hasta de Iñaki Gabilondo (que alguno pensábamos que había pasado a mejor vida). Quizás yo también sea un malpensado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *