Entre el sopapo y el sorpasso

Superado el ecuador de la campaña, el PP apela a los socialistas “sensatos”; Podemos a los socialistas “moderados”; y el PSOE a los socialistas. -Ciudadanos, por lo pronto, no ha vetado al PSOE-.

A tenor de las declaraciones pudiera parecer que las lecciones del 26J dependieran de los socialistas, cuando las encuestas apuntan que Pedro Sánchez está más cerca del sopapo que del ‘sorpasso’. Y eso a pesar de que Susana Díaz vaticine el domingo una sorpresa; que también pudiera ser que Juanma Moreno, sin hacer nada diferente, se encuentre con una victoria en Andalucía; una posibilidad que no meditó lo suficiente la baronía cuando acorraló a Sánchez en el mes de febrero entre sus deseos y sus principios.

El lunes seguirá otra campaña. Por un lado, las mismas conversaciones para formar gobierno, aunque habrá cambiado alguno de los interlocutores. Por otro, los movimientos tectónicos dentro de los partidos para hacerse con los restos del naufragio.

Vienen curvas dentro de una semana porque las conspiraciones no han cesado a pesar de la campaña electoral. Tampoco los juzgados. De hecho, algún dirigente provincial de cierta relevancia ha prestado declaración estos días en calidad de investigado. O de persona investigada; que en este caso sí es pertienente la matización de género.

 

Mi tuit @quicochirino: La campaña me ha servido para comprobar que o a los políticos les salen menos canas que a los periodista o los cuatros se tiñen el pelo

1 Comentario

  1. Ahora parece que los de Podemos han comprendido que si el PSOE se estrella aún más, el actual presidenciable socialista pasará (como es costumbre entre los caníbales) a engrosar las filas del paro en el baúl de los juguetes rotos y pondrán un muñequito de paja nuevo en su lugar, y tal vez este sea más receptivo a las ofertas del PP, se coalicione y al final Podemos se tire cuatro años predicando en el desierto, lo cual, a la larga le llevará a la misma situación de escaños que sus colegas dela exIU.
    Pero, como siempre, esto es simple retórica. Al final los políticos harán lo que les salga de lo más profundo de su flora intestinal y nosotros nos quedaremos con la boca abierta de incredulidad (o por estupidez, que para el caso: lo mismo da).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *