El PSOE a puerta cerrada

Crónica política publicada el domingo 14 en Ideal. (Horas antes de irme de vacaciones, por cierto)

Ilustración Felip para Recursos Humanos  Domingo 6-12-2015

De cara al público, los políticos hablan como políticos pero a puerta cerrada se expresan como el resto de las personas. Por eso, sus cónclaves suelen ser restringidos, para que no trascienda la contradicción entre lo que piensan y lo que finalmente hacen. Sin embargo, cada vez se antoja más complicado preservar este secreto, porque –por suerte para los cronistas– siempre queda un micrófono abierto o algún asistente simula que juega al Candy Crush –los pokémons pasarían desapercibidos en estos encuentros– y capta disimuladamente el sonido.

Y ahora que aumenta la presión para que el PSOE cambie su negativa a la investidura de Mariano Rajoy, resulta inoportuno –y por eso es noticia– dejar en evidencia que no todas las agrupaciones socialistas tienen tan claro que el ‘no’ sea la única opción ni tampoco comparten la lectura complaciente de que quien salió derrotado fue Pedro Sánchez mientras otros líderes y lideresas contribuyeron a evitar el ‘sorpasso’.

Pedro Sánchez se mantiene en el ‘no’ porque fue lo que –sin que se aprobará ninguna resolución– se acordó en el comité federal celebrado en Madrid el pasado 12 de julio; un encuentro que duró seis horas y donde medio centenar de militantes pidieron la palabra para ofrecer su diagnóstico.

48 horas después, el cónclave de los socialistas andaluces en Sevilla no resultó tan polifónico, pese a que Susana Díaz obtuviera el 26J su primera derrota electoral tras cuatro victorias consecutivas.

El 14 de julio se reunió el PSOE granadino en el teatro Isidro Olgoso de La Chana. En la intervención abierta a los medios, Teresa Jiménez fue razonablemente autocrítica: «Hay que hacer cambios profundos y radicales en nuestro partido para seguir siendo un PSOE con vocación de gobierno». Pero fue a puerta cerrada cuando se sucedieron las reflexiones más directas, sin plegarse a los discursos oficialistas fijados desde Madrid o Sevilla. Alguna de esas intervenciones no ha agradado a la dirección regional; quizás preocupada por que la agrupación granadina no haya entendido que cuando se dijo que había que apoyar a Pedro Sánchez no significaba para siempre. No fueron voces mayoritarias, más bien reflexiones aisladas. Pero simbólicas.

¿ANDALUCÍA O PONTEVEDRA?

La más comentada ha sido la intervención de un militante que actualmente no es miembro de la ejecutiva provincial; aunque lo haya sido. Tampoco ha tenido cargo público señalado, pero sí ha ejercido liderazgo en entornos políticos y sindicales. Cuestionó la lectura que Susana Díaz ha hecho del resultado electoral en Andalucía y censuró las pugnas internas en el partido que impiden asentarse a un líder desde que se fue Zapatero. «En el comité federal (de Madrid) piden la palabra 53 compañeros y en el comité director del otro día (en Andalucía) no habla ni Dios. Se ve que los (votos) que se han perdido no ha pasado en Andalucía sino en Pontevedra, aquí no hay nada que analizar. Lo que hay que decir es que cuando ganamos ‘yo he ganado’ y cuando perdemos ‘yo no soy la candidata’», se dirigió implícitamente a Susana Díaz. También vaticinó el escenario en el que nos encontraríamos en estos momentos: «No podemos jugar a yo quiero ser. Si el 4 y 5 de agosto no hay gobierno y vamos a unas terceras elecciones, nos guste o no, y a mí me gusta Rajoy bastante menos que a todos vosotros, la presión mediática e institucional nos cargarán (las culpas). Cuidadito con los discursos radicales y de izquierda en los cenáculos internos porque no creo que tengamos manera de convencer a los 36 millones de españoles. Tenemos que reflexionar. Debilitamos al compañero Rubalcaba, que cogió un barco que no quería nadie. Pedro Sánchez salió elegido en una terna de tres. Dejémoslo trabajar», concluyó entre aplausos.

Le siguió en la tribuna el secretario de una agrupación. Mantendremos su anonimato, aunque lo que dijo desde la tribuna no difiere mucho de lo que responde a poco que se le pregunta en privado. «Una obviedad para empezar: nuestros resultados han sido los peores de nuestra historia. En 13 de las 17 comunidades autónomas», centró la reflexión. Abogó por el pacto interno dentro del partido, donde tengan cabida las «voces discrepantes» pero se respete la directriz que marque el secretario general. Y defendió la posibilidad de explorar las opciones de Pedro Sánchez para ser presidente: «Sólo hay tres caminos. Si Rajoy junta 170 diputados, es muy complicado, social, mediáticamente, seguir con el ‘no’. Serían 40 más que los que juntamos nosotros. El segundo camino: ir a terceras elecciones. He percibido que tampoco todo el mundo se escandaliza. Y la (opción) que menos me disgusta del todo: si Rajoy fracasa, con 85 (diputados) y con menos estamos moral y políticamente obligados a intentarlo. Defendamos las tres opciones con racionalidad y no con fervor», remató también entre aplausos.

Hubo otras intervenciones que apuntaron a las agrupaciones locales y su grado de responsabilidad en el resultado y varias que insistieron en la necesidad de mantenerse unidos. También fue comentada la de un alcalde –y en esta ocasión no es del Área Metropolitana– que reprochó a Susana Díaz el desgaste a Pedro Sánchez.

Fue un comité entre la puerta cerrada y el portazo.

2 Comentarios

  1. Yo tampoco entiendo nada. Recapitulemos:
    Ciudadanos, que en principio es consecuente, se aliaría hasta con su peor enemigo con tal de decir que es el único que consigue enderezar a los dos partidos (todavía) mayoritarios. Eso mientras se va diluyendo en la nada.
    Podemos (seguiremos de menor a mayor) le falta una legislatura más u otra votación, para desfragmentarse en la multitud de miniasociaciones que la forman y que nunca se han querido más de lo que querían pillar un asiento.
    En el PSOE ya han puesto la cabeza de su partido camino al patíbulo y sólo les queda elegir al verdugo que se la corta.
    Y en el PP no saben que hacer con Rajoy: Vale tanto vivo como muerto. Pero es que en un partido de cadáveres putrefactos por la corrupción el zombi es el rey.
    ¿Alguien me lo explica? Porque por mi parte yo os prometo que si se presenta Papá Pitufo a presidente: LE VOTO.
  2. Chirino, está muy bien que nos cuentes las interioridades del PSOE. Pero podrías, al menos por una vez, contarnos las interioridades del PP. ¿ O es que ahí no hay debate alguno?. Pues eso, que se sepa que el PP es como un cuartel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *