Tag Archive for 'Luis Salvador'

A la tercera fue la perdida

Aunque ha pasado desapercibido -quizás porque se diera por hecho-, Chema Rueda ha confirmado en los últimos días que se presentará a la reelección como líder del PSOE de la capital. No deja de ser llamativo que antes de resolver el congreso regional y provincial ya se estén midiendo las fuerzas para controlar una agrupación -la de Granada- que, como mínimo, está partida en dos mitades -de las que una es un poco más grande que la suma de la otra-. Una pugna que, por lejano que parezca, no persigue otra cosa que manejar la lista de 2015 y evitar que Paco Cuenca repita como candidato a la alcaldía.

En definitiva, que antes de que el PP les ponga la puntilla los socialistas ya se encargan ellos de matarse por el camino.

No voy a caer en la tentación de afirmar que la tercera lista estuvo diseñada por la ejecutiva provincial, porque entre sus integrantes hay militantes capaces de actuar por sí mismos. Pero también hay alguna pista que me lleva a pensar que esta tercera vía no resultaba especialmente incómoda en Torre de la Pólvora, donde no hay que olvidar que una de las personas con más influencia en estos momentos fue quien pretendió disputar unas primarias a Paco Cuenca.

Quizás alguno pensara que con la división quedaría mermado el crédito de Chema Rueda. Pero el resultado ha sido aparentemente contrario a los intereses de Teresa Jiménez.

De no haber existido esta tercera lista, la candidatura de Chema habría obtenido dos delegados más para el congreso provincial, en teoría favorables a Teresa. Y Luis Salvador no hubiese llegado a los 10 integrantes, lo que le convierte en la segunda representación más numerosa que acude al cónclave, por delante de las agrupaciones de Baza o Maracena, por ejemplo.

Alguien se ha pegado un tiro en un pie y no ha sido Froilán.

El tercer aspirante

Cuando Felipe González dejó la primera línea política, Santiago Carrillo le dedicó una frase de esas que no tienen escapatoria: «Felipe volverá, aunque él no lo sabe». El expresidente del Gobierno no podía desmentir el presagio del veterano comunista, puesto que –según la sentencia– desconocía su destino y sus propias intenciones.

Salvando las distancias –que tienen forma de años–, la frase de Santiago Carrillo sirve para explicar lo que está sucediendo en la carrera hacia la secretaría provincial del PSOE. El exsenador Luis Salvador es la liebre, aunque, probablemente, él no lo sepa. Así que tampoco podrá negarlo.

Luis fue el primero en presentar una candidatura, envuelta en el movimiento ‘Socialistas por Granada’. Y su atrevimiento puede que haya despertado otras opciones que estaban agazapadas, a la espera de que alguien abriera el camino para sondear hasta dónde llegaba la masa crítica hacia la actual secretaria provincial, Teresa Jiménez.

Esa tercera vía puede ser la del exsecretario de Organización de Granada y actual número tres del PSOE-A, Juan Manuel Fernández, al que un grupo representativo de alcaldes y dirigentes influyentes –por no bautizarlos como históricos– están espoleando para que se presente.

La semana pasada se produjo una reunión de un sector de la militancia en un pueblo cercano a Chauchina, de donde fue alcalde Fernández. A la comida acudieron varios regidores socialistas, aunque niegan que estén secundando la candidatura de Juan Manuel.

El senador se encuentra en una fase de consultas y podría anunciar su decisión en los próximos días. Todo puede desencadenarse a partir de mañana martes, cuando el PSOE celebrará una reunión extraordinaria en Padul donde la secretaria provincial presentará su balance y convocará el congreso. Quedarán dos meses para recabar la mayoría de los apoyos posibles.

En esa empresa está desde hace un mes –como mínimo– Luis Salvador, una candidatura de la que no ocultamos nada si decimos que en la cúpula del partido no le dieron excesiva importancia –otra cosa son las declaraciones de cara a la galería–. Por eso sorprenden los esfuerzos ‘anónimos’ por desactivar una opción que, a priori, se tomaba medio en broma.

En los últimos días, Luis Salvador ha tenido que salir al paso de las críticas –unas veces en privado, otras en público– por su participación como tertuliano en un programa de televisión de corte conservador y aclarar un presunto expediente informativo que le habrían abierto por hacer campaña personal en las elecciones del 20N.

¿Quién está detrás de estas filtraciones? Desde la cúpula del partido señalan a un conocido militante de la zona Norte, ahora sin cargo institucional. Pero puede que también lo hagan de forma interesada.

Nervios y precipitaciones

El ataque lo único que ha conseguido ha sido unir más a un grupo que empezó por una veintena de militantes y que asegura ir creciendo. Una de las últimas reuniones las ha tenido en Beas de Granada y cuenta con el apoyo de las estructuras de agrupaciones del Área Metropolitana como La Zubia, Vegas del Genil y Otura, entre otras.

Las reacciones denotan inquietud en una ejecutiva que dos años después de su elección no reúne –y esto es una evidencia– el respaldo unánime con el que llegó –el 100% de los delegados–. Nervios por lo que ha trascendido y, sobre todo, por lo que se está moviendo entre bambalinas, aunque no se cuente.

El anunció de Luis Salvador aceleró el pronunciamiento de Teresa Jiménez, que primero en reuniones comarcales y después en declaraciones públicas, confirmó que se presentará a la reelección. Tal vez un cortafuego para apagar otras corrientes que pudieran incendiar el partido a nivel interno. Alternativas que ya se estaban gestando.

El encargo de Griñán

Luis Salvador ha «movido el árbol» –la frase es de un diputado socialista– y ha sacudido una masa crítica que está buscando con quién se posiciona. De ahí surge el tercer aspirante, Juan Manuel Fernández, que llevó el día a día del partido en la etapa de Francisco Álvarez de la Chica y aún conserva influencia sobre muchas agrupaciones. Con él estarían alguno de los exparlamentarios andaluces, parte de la estructura del anterior gobierno de la Diputación y algunos alcaldes socialistas. Las agrupaciones más numerosas del PSOE todavía no han destapado sus cartas, aunque juegan al ‘ni contigo ni sin ti’ tan habitual cuando no hay un ganador claro por anticipado.

Juan Manuel Fernández ha empezado a moverse y ha mantenido algunos contactos para calibrar sus opciones, aunque aún no tiene cerrada su candidatura. Probablemente, antes de dar el paso pregunte a José Antonio Griñán cómo vería un cambio en Granada. Fernández es el actual número tres del PSOE-A y Griñán le ha encargado la ponencia marco del próximo congreso regional. También es hombre de confianza de Álvarez de la Chica, que previsiblemente ocupará un puesto de máximo nivel en la nueva ejecutiva andaluza.

¿Qué opina Griñán? El secretario regional acaba de reconocer la campaña del PSOE granadino colocando a Teresa Jiménez en la Mesa del Parlamento. Sin embargo, por primera vez en treinta años no hay ningún consejero de Granada, un vacio que cuestiona la influencia de la actual ejecutiva.

En estos procesos todas las teorías tienen su dosis justa de conspiración malintencionada. Como esa otra que asegura que Griñán no ha pasado por alto el viraje que la delegación granadina dio a última hora en el duelo entre Chacón y Rubalcaba.

Caminos cruzados

El jueves se sabrá en qué queda este romance de primavera entre PSOE e IU, un idilio que unos tildan de conveniente y otros de conveniencia. En el entorno socialista dan por hecho que la formación de izquierdas entrará en el gobierno y reclamará una consejería de esas que en la jerga política llaman ‘transversal’. Por ejemplo, Gobernación.

Lo que no tengo claro es si esto significará que la izquierda se quede con los delegados provinciales.

El que ha ido reconstruyendo el vacío de la victoria amarga ha sido el PP de Granada. Luis González se ha quedado en CajaGranada porque se lo ha pedido el partido. A veces, estar en política exige sacrificios de este calibre.

De esta forma, el alcalde de Churriana, Vicente Valero, podrá continuar en Sevilla. Otra que se quedó fuera fue Carmen Lidia Reyes, a la que el PP ha dado cobijo en Diputación como coordinadora de Medio Ambiente.

En el PSOE siguen pendientes de los encajes. Unos están agazapados a expensas del reparto de cargos y Luis Salvador ha aprovechado el parón táctico para recabar apoyos de cara al congreso provincial.

El movimiento no ha pasado desapercibido en la ejecutiva, que ha intentado contrarrestar con reuniones comarcales. Me cuentan que en una de ellas, quizás espoleada por su entorno más cercano, Teresa Jiménez ha confirmado que optará a la reelección.

Si lo ha dicho, ella misma sabrá que todas estas declaraciones, ahora mismo, no tienen sentido.

Habrá que esperar a conocer de quién tira José Antonio Griñán para su gobierno y para dirigir el partido. Algunos me insisten en lo contrario, pero -mientras no me convenzan- me mantengo en mi tesis. Los resultados del 25M han fortalecido a Teresa y Griñán puede haberse fijado en ella para enderezar un equipo en el que Susana Díaz no acaba de convencer.

Es cierto que Teresa Jiménez puede optar entre ocupar ese sitio en primera persona o cubrir esa cuota con uno de los suyos.

No sé si Juan Manuel Fernández forma parte de ese grupo.

Por eso insinúo, desde mi condición de exanalista político, que los caminos pueden estar cruzados.

El gallinero y los pollos

Me encuentro casi por casualidad con Chema Rueda y Luis Salvador. Quiero decir que me los encuentro a los dos la vez.

El primero es de Patxi López, aunque eso ahora mismo es como hablar el esperanto. Y el segundo es el primer chaconista de Granada. Quizás uno de los pocos que se la hayan jugado en el próximo congreso a doble o nada mientras la mayoría prefieren no arriesgar ni media.

Escribe Luis Salvador en la Fundación Ideas: “Existe una visión conservadora dentro del PSOE que intenta que todo siga igual, que se le dé tiempo al tiempo, que el PP será presa de los problemas de gobierno que le aguardan y que el poder volverá a caer como llovido del cielo en nuestras manos”.

La cúpula del partido ha optado por movimientos tácticos para estar en todas partes. Que a menudo es la mejor forma de no estar en ninguna. La neutral Teresa Jiménez se ha mantenido neutral y Francisco Álvarez de la Chica y Juan Manuel Fernández se han repartido, uno con Chacón y otro con Rubalcaba.

Lo que sucede es que los dos candidatos gustan -y disgustan- en igual medida pero ninguno entusiasma.

“Tenemos que ganar pero no sabemos con quién”, me cuenta un socialista. Griñán no midió bien lo de traerse un congreso interno a Sevilla semanas antes de meterse en su campaña y ahora no encuentra cómo salir victorioso.

Le tira Rubalcaba, pero sabe que compartir otra vez estrado sería repetir la fórmula que los ciudadanos castigaron en las urnas hace tan solo unos meses. Mar Moreno se ha ido de avanzadilla con Chacón, pero tiene a Zarrías -y probablemente al chavismo- con Rubalcaba.

Demasiados gallos para el mismo gallinero.

Y para colmo de las tribulaciones la jueza Alaya -a quien en el PP apodan la Santa- descubre ahora que el presunto fraude en las subvenciones era algo más que una raya en el agua.

A un tipo que estuvo cuatro meses estudiando el comportamiento de los pollos en Alquife le concedieron una ayuda de 450.000 euros para montar una granja.

Pa su polla.