En los últimos días de septiembre de 1952, el ministro de Obras Públicas, Conde de Vallellano, adjudicó las obras de construcción del encauzamiento del tramo del río Genil comprendido entre el puente de su nombre y el Camino de Ronda. Por un precio de 3.322.495 pesetas, se encargaron a la empresa del vecino de Albolote Antonio Morales Martín. El proyecto planteaba la construcción de un canal de 25 metros de anchura y muros de nueve metros de alto por donde iría el río. De esta manera se ganarían 12.000 metros cuadrados de terreno que pasarían a ser de vía pública, en especial en el margen del Paseo de San Sebastián. El Ayuntamiento ya tenía planificado el uso que le daría al solar: la construcción de un amplio ferial ganadero. Las obras comenzaron en enero de 1953, fecha a la que corresponde esta fotografía.

[* Torres Molina]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *