El presidente Truman iba a convencer al Congreso de los Estados Unidos de la necesidad de ayudar a la reconstrucción de los países europeos tras la Segunda Guerra Mundial y, de paso, contener el avance del comunismo. Lo había anunciado en un discurso e IDEAL lo destacó en la portada de su edición del 26 de octubre de 1947. El plan Marshall comenzaba a tomar forma, aunque la aislada España de Franco quedaría fuera del reparto, lo que hizo más lenta la recuperación del país tras la Guerra Civil. La falta de materias primas era evidente y los productos escaseaban. Por ejemplo, junto a esta información se anunciaba que una remesa de calzado económico llegaría a Granada. Las dificultades para la importación de cuero y las limitaciones del ganado vacuno español, capaz de producir tan solo unos cuatro millones de kilogramos de piel -frente a los dieciséis que necesitaba la industria para un funcionamiento normal-, habían subido los precios y provocado una importante escasez de calzado. A partir de noviembre llegaría al mercado español una partida de 350.000 pares de zapatos de caballero y 150.000 de niños a un precio entre 65 y 44 pesetas.

1 Comentario en Se venden zapatos económicos

  1. En un lugar de las islas baleares, el 3.10.1880 nació un señor de cuyo nombre ahora no me acuerdo y que posteriormente murió el 10.03.1962. Pues bien, este hombre era muy listo y avido para ganar las pesetillas tan escasas en esta crisis española que comenzó en la época de 1932-1939 y que dura hasta nuestros días, con la falta de cultura, moral y ética. Muy característico en este país, en el que todos siempre queremos destruir y …¡sigue vivo! …¡Fijate!
    Pues como decía. Este señor era muy listo. En cierto tiempo abastecía de armas a Abd-el Krim en Marruecos y desconfiando del pago de la mercancía, entregaba los “máuser” sin aguja percutora, de manera que hasta que no le pagaran y una vez el pago a buen recaudo en el barco, mandaba una barquita con las agujas no entregadas…y se marchaba a toda vela.
    Y llegamos a los zapatos que nos aludía nuestra amiga redactora. Resulta que dada la buena estrategia de los máuser, ya sabemos que en nuestro país, (después de aquella “vergüenza nacional”, que gracias a la memoria histórica todos la tenemos muy presente en la sopa política de cada día), las materias primas eran escasas y había que importarlas de donde fuese. De manera que para paliar esto y ganarse el máximo de beneficio, nos envio un barco lleno de zapatos y cuando entraba en puerto lo denunciaba, por lo que la escasa policía procedía a su detención con la sorpresa de que solo llevaba zapatos de un solo pie y “esto no tenia valor”. Se subastaba a bajo precio y este buen hombre compraba “su” mercancía a ese bajo valor. Pero en tanto la detención se efectuaba en puerto, otro barco, driblaba a la policía tan ocupada y entraba con los zapatos del “otro pie”. Con lo que cada pie tenía su compañero y lo vendía al coste de “uno por dos”.
    Y al final. ¿Sabéis quien era este señor?. ¿No?…pues yo…no te lo diré. Quizá porque como este señor, “haylos” muchos por nuestros alrededores. Es una especie hispánica autóctona, que bien la conocéis y no tiene nombre. GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *