El 2 de junio de 1973 los periódicos abrían sus ediciones con la detención de Eleuterio Sánchez, ‘El Lute’. Llevaba desaparecido desde 1971, año en el que se escapó del penal del Puerto de Santa María. Así se cerraba otro de los capítulos de la vida de uno de los delincuentes más famosos de la España del franquismo, cuya carrera delictiva comenzó en 1965 con el asalto a una joyería de Madrid en la que falleció, abatido por un disparo, el guarda que la custodiaba.
IDEAL, tras conocer la noticia de la detención, envió a su redactor Antonio Ramos y al fotógrafo Torres Molina, a Domingo Pérez. Buscaban a Francisca Fernández, una joven de 15 años con la que ‘El Lute’ se había casado en el Albaicín en marzo del 71. La chica pertenecía al ‘Clan de los Gatos’, una extensa familia de más de sesenta miembros que vivían en ocho casas blancas en la calle Alhambra del municipio granadino. La prole recibió a los periodistas entre damajuanas de vino y torreznos. Para ellos ‘El Lute’ era Manolo, y lo conocieron en Granada unos meses antes, cuando vivían en un descampado detrás del Camino de Ronda y buscaban jornales en la Vega. ‘El Lute’ tenía treinta años. El matrimonio vivió en un piso en La Redonda, luego se trasladó al Albaicín y de ahí a Sevilla, donde se alojaron en una vivienda de la barriada Juan XXIII donde finalmente fue detenido. Rodeado por los miembros del clan, el redactor leía las últimas noticias sobre el detenido, que había sido trasladado a la cárcel de Cartagena. Le preguntaron si el marido de Frasquita volvería pronto, «más que ná por curiosidad».

El 'Clan de los Gatos' rodea a Antonio Ramos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *