Cuentan las crónicas que el 26 de mayo de 1831, el día que ejecutaron a Mariana Pineda, diluviaba. El jueves, 16 de marzo de 1984, los encargados de rodar la película sobre la heroína granadina habían requerido los servicios de un camión de bomberos para que hiciera un simulacro de la lluvia. No hizo falta, porque en el cruel momento del rodaje de la ejecución empezó a llover. Poco antes de que Rafael Moreno Alba, el director de la serie, ordenara “acción”, una desgarrada Pepa Flores, que puso piel y rostro a Mariana, abrigada con un visón mientras esperaba el inicio de la escena, se concentraba en su papel sentada en el garrote mientras el maquillador avejentaba y demacraba su rostro como lo tendría Mariana cuando murió con veintisiete años y una belleza esplendorosa madurada por el sufrimiento.

Pepa Flores se prepara para la escena de la ejecución de Mariana. Torres Molina/Archivo de IDEAL
Pepa Flores se prepara para la escena de la ejecución de Mariana. Juan Ortiz/Archivo de IDEAL

La escena de la ejecución se rodó en tres horas y fue necesaria la colaboración de una extra de Pepa Flores mientras se hacían las oportunas pruebas ante el garrote.

Rodaje de Mariana

 

La miniserie, de cinco capítulos, se estrenó en Televisión Española el 13 de noviembre de ese año. Se emitía los martes, a las 9.30 horas, después de “El hombre y la tierra”.

mariana_2
Espectación durante el rodaje en los Jardines del Triunfo. Juan Ortiz/Ideal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *