DOCU_IDEAL

El 12 de mayo de 1935 IDEAL se hizo eco de la muerte de la borriquilla que Andrés Manjón conducía diariamente camino de las Escuelas del Sacromonte. La conocían como ‘la Morena’, tenía treinta y cinco años y sobrevivió en más de once al padre que tantas veces llevó sobre su lomo. Los setecientos niños inscritos en las escuelas del Ave María del barrio le organizaron un pequeño entierro.

Cuando fundó las escuelas, Andrés Manjón adquirió el animal para que le ayudara en sus desplazamientos. Cuenta IDEAL que los días de cobro de sus “haberes como catedrático de la Universidad, don Andrés empleaba buena parte de su paga en alpargatas, baberillos, dulces y hasta juguetes, todo lo cual cargaba sobre su asnilla y lo llevaba a los queridos niños. Esto y el carácter manso y noble  le granjearon la simpatía de los pequeñuelos, que en ella se paseaban por la huerta del colegio y con ella jugaban”.

Una historia dice que en cierta ocasión venía un matrimonio de Madrid en el mismo vagón de tren en el que viajaba el Padre Manjón. Era la primera vez que la pareja venía a la ciudad y al enterarse de que el sacerdote era granadino entablaron conversación con él sobre los lugares que querían visitar. Entonces surgió el tema de las Escuelas del Ave María. La señora se deshizo en elogios hacia la figura del fundador, del que dijo que consideraba como un santo y que uno de sus deseos era llevarse un retrato suyo para que su imagen santificara su casa. La mujer no sabía que estaba ante el fundador de la obra del Ave María, al que reconoció unos días más tarde cuando visitaron el centro. La dama insistió en hacer una foto y el sacerdote, con la ironía que le caracterizaba, le entregó  una imagen suya a lomos de su borriquilla. Al pie del retrato escribió la dedicatoria: “A tal santo, tal peana”

A la muerte de Manjón, la borriquita fue utilizada por el que luego sería obispo de Guadix, Manuel Medina Olmos y por el obispo de Almería Diego Ventaja.

2 Comentarios en La muerte de la borriquilla del Padre Manjón

  1. Siempre hay que tener un buen recuerdo y atención a la gente buena de Granada que TANTO HIZO POR TENER BUENAS ESCUELAS Y MUCHA CULTURA PARA LOS MÁS NECESITADOS.–¡¡¡ Châpeau por el Padre Manjón siempre.—-!!!

  2. Como Avemariana, me siento muy orgullosa de haberme educado en uno de los colegios del Ave María (San Isidro). La figura de Don Andrés Manjón siempre estuvo presente en los métodos de enseñanza de mis maravillosos maestros y profesores, a los que nunca olvidaré. No sólo nos enseñaron lengua, matemáticas, ciencias… nos enseñaron a pensar, nos dieron las herramientas necesarias para defendernos por nosotros mismos y, sobre todo, nos enseñaron a ser mejores personas. Hoy soy profesora de lengua española en Worthing, Inglaterra. Sigo teniendo presente la figura de Don Andrés Manjón y a esos profesores que me hicieron amar esta profesión. Mil gracias también a la actual directora del centro del Ave María San Isidro Doña Concepción Vera y a mi compañero y amigo Vicente Robles por abrirme de nuevo las puertas del colegio con el que tengo la suerte y el orgullo de realizar un intercambio con mis estudiantes ingleses. GRACIAS por devolverme a la infancia cada vez que me recibís y por hacerme sentir en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *