Un día de Reyes de hace 115 años, Antonio Joaquín Afán de Rivera reunió a artistas y literatos granadinos en el Carmen de las Tres Estrellas para homenajear al novelista Manuel Fernández González. Una lápida en la fachada de la casa del Albaicín recuerda la reunión.

DSC01263.JPG

Lugar de célebres tertulias literarias, el Carmen es escenario de románticos cuentos y leyendas. Una de ellas la contó este periódico en el año 1935 en sus ‘Antiguallas granadinas’, una curiosa sección que recordaba historias antiguas de la ciudad, e iba acompañada por una plumilla de Garrido del Castillo.

casa_tre_estrellas

 

Pero volvamos a la historia del Carmen de las Tres Estrellas. Firmado con el seudónimo de Asclepios, el artículo cuenta que vivía en el Albaicín un príncipe que tenía tres hijas. A la mayor, ahijada del hada de las aguas, le gustaba nadar en los estanques; la mediana, a quien la diosa de los vientos había servido de madrina, era arrebatada y nerviosa, de espíritu emprendedor y decidido. La tercera, dulce y tímida, la protegida por la maga de las mariposas, cuidaba de los pájaros y las flores. Las tres recibieron de sus bienhechoras una sortija de oro con una estrella de diamantes y un vaticinio: se casarían cada una con un rey  al que reconocerían por sus anillos, idénticos al que ellas lucían desde su nacimiento. Una noche las princesas soñaron que eran cortejadas por tres apuestos jóvenes. El idilio duró hasta el amanecer y, al despertar,  comprobaron con sorpresa que las estrellas de sus sortijas habían desaparecido. Días después acudió a su casa un embajador que pedía la mano de las tres princesas para los hijos de su señor y como presente, les ofreció anillos con verdes diamantes estrellados, como los que habían perdido. Tras la boda, las hermanas partieron, cada una a su reino y, como recuerdo, su padre mandó grabar en la puerta de la casa del Albaicín, las tres estrellas que dan nombre a la mansión morisca.

ttres estrellas

La imagen que acompaña este cuento es un dibujo de Villar Yebra que también dedicó una de sus ‘Estampas de Granada’ al Carmen (marzo 1963).

… Y permítanme que aproveche esta Antigualla para recuperar la figura del personaje que se esconde detrás de ‘Asclepios’, Fidel Fernández Martínez,  médico, escritor, historiador, enamorado de la Sierra… Gracias a Al Safan he conocido la figura de este admirable granadino. Cuelgo un par de artículos de IDEAL donde pueden aprender un poco más de él.

didel_fdez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fidel_fdez_artes1

fidel_fdez_artes2

8 Comentarios en Un cuento del Carmen de las Tres Estrellas

  1. EL CARMEN DE LAS TRES ESTRELLAS , c/ ESTRELLA DONDE YO NACI EN EL AÑO 1963 EN LA PUERTA ESTA LA INICIAL DE MI FAMILIA J G , JOSE GUEVARA

    QUE BONITOS RECUERDOS TENGO

  2. El pseudónimo de Asclepios (por su vinculación con la medicina), era uno de los muchos que usaba Fidel Fernandez Martinez, prestigioso medico granadino, que además de su actividad asistencial y docente fue un fecundo escritor (obras como su Alhambra, su Sierra Nevada, biografías de personajes históricos granadinos,…) y colaboraciones con los periódicos locales y nacionales, como las antiguallas Granadinas que usted nombra. Fue además conservador de la Alhambra (consiguió dejar exenta de construcciones la torre de los siete suelos, creó el parque de Invierno como entorno perturbando de la Alhambra hace 80 años y dotó el llano de la perdiz con sus paseos, pistas y el reloj de sol), también se le debe el reconocimiento a la figura del Cabo de inválidos Jose Garcia, el que evitó la voladura de la alcazaba por los franceses, con un homenaje y la placa que esta junto a la puerta del vino, y como director provincial de Bellas Artes sse le debe la restauración de las cruces del Albaicin y la creación del museo de BBAA en el Carlos V. Miembro continuador de la Sociedad Diez Amigos Limited (como su padre, el Catedrático y decano de medicina Fidel Fernandez Osuna), organizó el primer campeonato de skí en nuestra sierra, presidió la Sociedad Sierra Nevada y fue uno de los grandes divulgadores de nuestra penibetica. Una de las figuras punteras de la sociedad granadina en la primera mitad del siglo pasado, ni el patronato de la Alhambra ni nuestra ciudad ha reconocido su papel

    • Muchas gracias por descubrir la figura de Fidel Fernández Martínez detrás del seudónimo de Asclepios, un excelente escritor y un admirable granadino. Veo además que se publicó un libro que recopila estas Antiguallas, que son geniales.
      De nuevo, gracias.

    • Es justo recuperar a ‘Asclepios’ en esta ‘Antigualla’. La actualizo con varios artículos que he encontrado en la hemeroteca de IDEAL sobre él que espero que sean del interés de todos los que disfrutamos con los cuentos, historias y personajes de esta ciudad. Un saludo y hasta pronto.

      • Estimada Amanda, totalmente de acuerdo con sus comentarios. Es una figura que fue imprescindible en la Granada cultural del siglo pasado. Los lectores de Ideal lo eligieron como uno de los granadinos del siglo XX. Cordiales salu2

  3. Al llegar por casualidad a esta página me llena de emoción leer una vez más de una de las “Antigualla granadinas” de mi padre y los elogiosos comentarios que de él se hacen.
    Gracias por tanto a Amanda Martínez Badía y a Al Safan por reavivar el calor de los recuerdos en esta soleada mañana madrileña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *