Categoría: Deportes

Un boxeador llamado Primitivo Benavente

Esta es una historia contada en dos noticias breves publicadas en IDEAL en 1935. Una de ellas es la crónica de una velada de boxeo celebrada el 18 de agosto en un local de la calle Santiago. Velarde, Brú, Arboleda, Callejas, Kid Veneno y Parejo eran los boxeadores que aquella noche se verían las caras en el ring.

19350820_primitivo_benavente

Uno de los boxeadores contratados, Geringote, no acudió a la cita  pero, por suerte, un joven púgil podía sustituirlo en el combate contra Laure. Se llamaba Primitivo Benavente y “providencialmente” (al redactor del artículo le parece demasiada casualidad, no se pierdan la crónica de arriba) había llegado a la ciudad aquella mañana. Sin embargo en el cuarto round del  combate, se suspendió la pelea. Primitivo sufre una caída que le deja fuera de las cuerdas del ring. Tan sólo sufrió lesiones leves pero no pudo seguir peleando.

Al día siguiente, IDEAL cuenta que este boxeador era en realidad un soldado desertor del grupo de tanques de Melilla. Lo reconoció un cabo de la guardia civil que se encontraba entre el público. Lo detuvieron al día siguiente en una casa de San José Baja. Su nombre real era José Gutiérrez Gómez y había usurpado el nombre del boxeador para poder participar en aquel combate.

19350821_primitivo_benavente

Aquí desaparece su pista. Es difícil saber qué fue de José Gutiérrez Gómez, e incluso Google no dice mucho sobre Primitivo. El buscador devuelve una referencia suya en el libro de Fernando Vadillo ‘Los Irreductibles’ sobre los boxeadores que combatieron en la División Azul. ¿Qué fue de Primitivo? ¿Y del local de la calle Santiago? Kid Veneno y Velarde eran granadinos… Busco pistas ¿algún aficionado al boxeo en la sala?

 

Largas temporadas de esquí

Aquí les dejo una curiosidad sobre Sierra Nevada. Las largas temporadas para esquiar, que se prolongaban desde diciembre hasta agosto y las declaraciones de un joven esquiador, campeón universitario: Jerónimo Páez. Se publicó el 26 de noviembre de 1964.

026GRA19641126_sierra_nevada

Cecilio cumple veinte años

Carlos Hernández Arcos era, en 1995, un joven dibujante de 33 años que vivía en Realejo. Animado por su madre, y por los dos millones que recibiría el ganador, presentó su propuesta al concurso de mascotas del Campeonato del Mundo de Sierra Nevada 95 y ganó. El jurado, compuesto, entre otros, por Luis García Montero, José Ladrón de Guevara, Miguel Rodríguez-Acosta, Ignacio Belda, Carlos Cano o Miguel Ríos, eligió a su “Cecilio” entre más de 150 dibujos. “Cecilio” era uno de los leones de patio alhambreño con caracteres humanos y camiseta de color burdeos. Carlos presentó cuatro dibujos al concurso que mostraban a su mascota cargando unos esquís, con un piolet, en un telesilla y en lo más alto de un podio. Cuando Juan López Martos, presidente de la Sociedad Sierra Nevada 95, dio a conocer el nombre del ganador, la vida de Hernández Arcos pisaría el acelerador. El dibujante se incorporó al equipo de diseño del campeonato y trabajó en la imagen gráfica del evento. Fueron tres años de intenso trabajo «con un equipo joven, multidisciplinar y muy creativo», recuerda el dibujante. «El retraso de un año en la celebración del Mundial permitió mejorar la labor, pero fue agotador, aunque muy gratificante». Creó más de 150 personificaciones de la mascota, realizando todo tipo de deportes imaginables, y se diseñó un amplísimo merchandising, el más importante en la ciudad hasta entonces, con camisetas, pines, banderolas y muñecos, entre otros objetos.

Las esquiadoras María José y Raquel Rienda posan junto a Cecilio, mascota de los Campeonatos del Mundo de Esqui Alpino Sierra Nevada 95, tras una prueba deportiva celebrada en Sierra Nevada un año antes.
Las esquiadoras María José y Raquel Rienda posan junto a Cecilio, mascota de los Campeonatos del Mundo de Esqui Alpino Sierra Nevada 95, tras una prueba deportiva celebrada en Sierra Nevada un año antes. González Molero/archivo de IDEAL

Durante unos años, “Cecilio” no faltó a ninguna cita deportiva importante de la región, pero también acudió a colegios, hospitales? todos los niños granadinos querían una foto con la mascota que fue tan querida como lo habían sido “Curro” o “Cobi”.
Tras el Campeonato del Mundo, Carlos Hernández continuó con su trabajo de dibujante e ilustrador. Ideó a “Nassim”, el hermano de “Cecilio”, mascota del Legado Andalusí, que protagoniza un juego interactivo que puede verse en el Pabellón de Al Ándalus del Parque de las Ciencias. Ahora se dedica al desarrollo web, es aficionado al jazz y no ha abandonado su afición por la trompeta, instrumento que toca en El Combo de la Casilla, que pudimos disfrutar en los pasacalles del Festival de Jazz y Etnosur. También prepara para el año que viene una exposición de escultura.

Los siete goles del Atlético

No es necesario abrir antiguas heridas pero, quería compartir con ustedes el titular con el que los compañeros de la redacción de IDEAL abrían la sección de deportes el 3 de noviembre de 1942.

“El Granada no mereció perder por 7 a 1, resultado completamente anormal”.

Pero es que, de verdad, en aquel partido no se merecía perder por goleada.

El Granada CF había ascendido a Primera División en la temporada 41/42 y, en su segundo año en Primera, no andaban del todo mal, sobre todo tras la motivación de una goleada al Betis por 6-2. Pero llegó el día de su visita a Vallecas. El Atlético de Aviación figuraba con cero puntos y claro farolillo rojo. Pero el guardameta Pérez no estuvo nada de fino esa tarde. Completaban el cuadro granadino Millán, González, Maside (que solo jugaría un partido más con el Granada), Conde, Sierra, Marín Trompi, Nicola, Leal y Mas. Por el Atlético: Tabales, Mesa, Riera, Gabilondo, Germán, Nico, Adrover, Domingo, Mariano, Campos y Vázquez.

Esa temporada,  en la que consiguió la permanencia, ganó 11 partidos, empató 4 y perdió 14. Marcó 61 goles y acabó en el puesto 12 de 14, con 22 puntos de los 52 posibles.

Aquí les dejo la crónica del encuentro, según IDEAL

¡A por el Rayo!

La verdad es que no se nos ha dado muy bien el Rayo Vallecano pero, para dar ánimos, aquí les dejo la portada de la única victoria del Granada CF contra el equipo madrileño. Fue en Vallecas, en la novena jornada de liga de la temporada 1987/1988 en el que los equipos jugaban en Segunda División. El Granada, dirigido por Joaquín Peiró y con Lalo Maradona en sus filas,  ganó 1-2 con media docena de jugadores suplentes, con goles de Castillo y Miguel y un penalti parado por Toni. ¡Suerte!

El ascenso del 41

Hace 71 años

El 9 de abril de 1941, la ciudad celebró el martes santo recibiendo con todos los honores a los jugadores del Granada CF que volvían de Castellón con el primer ascenso de la historia del equipo a Primera División.

[*] página de IDEAL del 8 de abril de 1941, con la crónica del encuentro de la liguilla de ascenso frente al Castellón

El cambio de nombre les trajo suerte. Atrás quedó el Recreativo de Granada y, a las órdenes de Victoriano Santos, el equipo culminó temporada con el premio del ascenso a la categoría de oro. Millán, González, Benítez, Meside, Bonet, Sosa, Mesa, Liz, Bachiller, Cholín, César, Trompi, Maxi, Martínez y Pirulo fueron los héroes que hicieron realidad el sueño de Primera.

[*]IDEAL, 10 de abril de 1941, celebración del ascenso

La ciudad lo celebró por todo lo alto. El recibimiento oficial a los jugadores fue en Santa Fe, donde se desplazaron el alcalde (Acosta Inglott) y los concejales, junto con el presidente del club, Ricardo Martín Campos. A las tres y media el equipo hacía su entrada en la capital en un autobús engalanado con laurel y un rótulo en el que se leía ‘Campeones’. La gente llenó las calles del centro mientras el coche, a paso lentísimo, recorría la Gran Vía hasta llegar al ayuntamiento donde, desde el balcón, saludaron al público mientras Pepe Zubeldia, el redactor de deportes de Patria, dijo unas palabras de elogio a los futbolistas y de agradecimiento a la afición. También se animó a hablar González, el capitán del equipo: “el ejemplo de esos dos granadinos y grandes jugadores Millán y Cepillo, dijo, nos han inculcado a los restantes el amor a Granada” y allí estaba Millán que, emocionado, dirigió un saludo mientras el público lo aclamaba.

[*] La comitiva en la calle Reyes Católicos. Torres Molina/Archivo de IDEAL

El 13 de abril de 1941, diez años después del nacimiento oficial del Club y siete temporadas jugadas (con el parón de la Guerra), el equipo había pasado de Tercera Regional a la máxima categoría. Pintaba muy bien.

Las inauguraciones del Estadio de la Juventud

Uno de los hechos deportivos más importantes de la posguerra fue, sin duda, la construcción del Estadio de la Juventud, apuesta personal de José María Fontana, el gobernador civil de Granada. Hombre influyente, Fontana consiguió en Madrid una partida de 600.000 pesetas para la compra de unos terrenos donde construir una barriada de casas baratas y un campo de deportes.  Se decidió por un solar, propiedad de Fermín Garrido, que se encontraba al final del Camino de Ronda y que la Jefatura Provincial del Movimiento compró el 23 de octubre de 1944.

En el plazo de un mes se inician las obras. Los granadinos ni se lo creen, a pesar de que pronto se empiezan a ver los dibujos de un campo de fútbol, piscina, canchas de baloncesto y frontón. Se trabaja a ritmo acelerado y el 4 de junio de 1945, aprovechando la visita a Granada del ministro de Agricultura, Miguel  Primo de Rivera, se corta, por primera vez, la cinta inaugural de las instalaciones deportivas, aunque todavía no estaban acabadas.

El 25 de noviembre de 1945, se inauguró el campo de fútbol con un partido entre el Atlético de Aviación de Granada y la Ferroviaria de Almería. Quinito, Delgado, Ros, Linares, Bernárdez, Cepillo,  Machado, Almagro, Díaz, Sevilla y Pareja ganaron fácilmente a los almerienses por ocho goles a 1 en un partido correspondiente a la primera categoría regional preferente.

Pero las obras continuaban.

Puede decirse que la auténtica inauguración se celebró en junio de 1946 y fue una fiesta deportiva que duró varios días. José Luis Entrala en su libro “Granada un siglo de historia deportiva”, recuerda  que el programa fue realmente espectacular y permitió contemplar deportes como water-polo, atletismo, natación, “hockey sobre ruedas”, rugby, baloncesto y partidas de cesta y pala en el grandioso frontón a cargo de pelotaris que vinieron expresamente de Madrid. La fiesta terminó con una verbena organizada por la Sociedad Sierra Nevada. El único problema que tenía el maravilloso nuevo estadio, era que estaba muy lejos de la ciudad y para llegar a él había que atravesar huertas y veredas.

[*El Gobernador Civil de Granada, José María Fontana y otras autoridades, visitan las obras del Campo de Deportes del Frente de Juventudes y SEU días antes de su inauguración. 12 de junio de 1946. Torres Molina/Archivo de IDEAL ]

[*Exhibición de waterpolo con motivo de la inauguración oficial del Estadio de la Juventud. 20 de junio de 1946. Torres Molina/Archivo de IDEAL ]

Luto en la segunda etapa de la Vuelta a Andalucía

La portada de IDEAL del 15 de febrero de 1972 es una de las históricas para el deporte granadino. El día anterior, la ciudad había vivido la contradicción de celebrar por un lado la medalla de oro de Paquito Fernández Ochoa en Sapporo y de llorar, por otro, la dramática muerte de Manuel Galera, una de las promesas del ciclismo de la provincia, en la segunda etapa de la Vuelta a Andalucía. Manuel, corredor del Karpy, encabezaba la segunda etapa de la ronda que se celebraba entre Granada y Córdoba cuando, en la subida a la Cuesta del Mojón, se le bloqueó el cambio, saltó por encima del manillar y cayó aparatosamente sobre el asfalto. Su hermano Joaquín, que también participaba en la carrera, fue testigo del accidente. Murió a los veinte minutos de haber ingresado en el hospital. Manolo tenía 28 años, estaba casado y tenía una niña de 18 meses

El sueño de Granada’92

Granada también quería el 92. Y lo quería en forma de Olimpiada Blanca, de manera que, hace ahora treinta años, desempolvó la vieja aspiración olímpica que Fraga Iribarne y Samaranch pretendieran para 1976 (y que no prosperó por razones económicas al acceder a la cartera de Turismo Alfredo Sánchez Bella), e hizo llegar a Jesús Hermida, secretario de Estado para el Deporte, la firme voluntad de la ciudad de asumir la responsabilidad de organizar unos juegos olímpicos de invierno. Antonio Jara, como alcalde de Granada; Jorge Manrique, representante de la estación Solynieve; Manuel Peregrina, de la Federación Andaluza de Esquí; y los representantes de la Diputación José Sánchez Faba y Antonio Pipo Jaldo encabezaron el nuevo proyecto para el que se requerían varios miles millones de pesetas, ya que Sierra Nevada todavía estaba por hacer. Entre muchas cosas había que ampliar la carretera de la Sierra y «construir una nueva vía para establecer independientemente la subida y la bajada», edificar aparcamientos, una villa olímpica y, por supuesto, las instalaciones deportivas: pistas para hockey, de bobsleigh y ¡un palacio de hielo! Además había que ampliar y modernizar la estación de tren y “el ferrocarril a Sierra Nevada”. El 28 de noviembre de 1983, el alcalde presentaba la candidatura granadina ante el COE y, un mes más tarde, Granada se despertaba del sueño olímpico al inclinarse el Comité por la celebración de Barcelona”92. La ilusión que siguió viva permitió poner en marcha el Campeonato Mundial del 95 y volver a intentarlo con Granada 2010.

Olímpica decepción

Tal día como hoy, hace 10 años, los granadinos nos despertábamos del sueño olímpico cuando, contra todo pronóstico, el COE eligió Jaca como candidata española para la organización de los Juegos de Invierno de 2010. Pocos meses después, el COI retiró la candidatura de la ciudad oscense y eligió a Vancouver para organizar los XXI Juegos de Invierno.

[*] El alcalde de Granada, José Moratalla, muestra su decepción tras conocer la nominación de Jaca/ Archivo IDEAL