Bollería fina

Más de seiscientos candidatos se han disputado, en Murcia, un puesto de repartidor de bollería. La oferta ofrecía la suculenta cifra anual de poco más de doce mil euros. El horario de trabajo era a partir de las cuatro de la mañana y se exigía el título de licenciado en Empresariales: un chollo en estos tiempos que corren. Continuar leyendo →

Cazando en “El Penitencial”

Coincidiendo con la denuncia del PSOE de que 300.000 familias con niños pasan hambre en España hemos conocido la noticia de que, Felipe González, se ha comprado por tan solo un millón de euros, una finca de caza en Guadalupe, Extremadura, que se llama “El Penitencial”, y que dispone de una superficie de 120 hectáreas y una vivienda rehabilitada de 600 metros. Continuar leyendo →

El pez huevón se acerca

Yo que solía bañarme desnudo en las frías aguas del Genil, miedo me da por quienes sigan realizando ésta práctica, porque las últimas noticias es que el ya popular pez Pacu ha llegado al rio Sena. Pacu, como saben, es el pez voraz que tiene especial gusto por morder los testículos de los humanos según la leyenda científica, de ahí lo de pez huevón. Menos mal que se aleja la época del baño.

El pez ‘huevón’

Empezó la primavera con malos augurios para nuestra costas por el temor a las invasiones de medusas. Se creó, incluso, cierta angustia para los que ya preparaban sus maletas de aspiraciones ociosas y sus inmersiones en la mar salada, porque estos animales marinos urticantes no solo son molestos ya que, en algunos casos, llegan a ser mortales para el ser humano. Continuar leyendo →

PENE DE UN TENEDOR

El caso es que un joven australiano de 70 años ha querido autosatisfacerse con un tenedor, de diez centímetros introduciendoselo en el pene. No sé que abría sentido si hubiese tenido el coraje de introducirse tres tenedores, porque la satisfacción hubiera aumentado al conseguir el record del Guinness world y figurar en la Guia Michelin.

HABLÓ LA UNGIDA

No sé si ha influído el Rocio Chico, la ola de calor que nos azota o la presencia de los barcos ingleses, pero lo cierto es que ha abierto la boca la ungida, ya era hora, para cerrar filas con el gobierno de España en el extraño caso de Gibraltar. Griñán sigue en paradero desconocido y el ministro principal del peñón está en el infierno congelando calderas luciferinas con turrones de hormigón. Picardo viene de picardía.

Griñán, “ta esconío”

No es que le echemos de menos es que le echamos de más. Más de la cuenta diría yo, porque aún es nuestro presidente. La impresión es que parece que se hubiera despedido a la francesa o se hubiese escapado de la hipotética cárcel, donde tanta gente se encuentra hoy presuntamente, descolgándose del poder con sábanas «El Burrito blanco». Aunque sospecho que usted no quiere leer el periódico, además habrá pedido que no le informen de nada y sobre todo aplicará lo de «a palabras necias oídos sordos» y estos días del despegue quizá lo que mayormente desea sea extender la cortina de humo de la solicitada ignorancia. Continuar leyendo →

Los monos de Gibraltar

Hay una tradición popular que sostiene que mientras haya macacos en el Peñón, éste será colonia británica. Dios salve al simio.

No estuvieron finos los servicios secretos del general Franco cuando en la segunda guerra mundial no aprovecharon el conflicto y echaron a nadar a los monos, que fácilmente se hubiesen instalado en Gran Bretaña, siendo recibidos con alborozo por el entonces premier Winston Churchill. Hoy es el único primate que vive en libertad en toda Europa y es casi la mascota, no oficial, de ‘Los llanitos’. Cualquiera toca a un mono.
Primero porque son especie a proteger, segundo porque tienen más pulgas que la madre que los parió y tercero porque tienen muy mala leche y te pueden endiñar un leñazo de mucho cuidado.
Continuar leyendo →

El recibo sube, pero baja

Debo ser muy torpe pero jamás he leído ni interpretado el recibo de la luz eléctrica porque me pareció siempre un papel confuso, lleno de guarismos y kilovatios indescifrables. Yo formo parte, humildemente, del común de los mortales.

La electricidad nos llega a casa al instante, simplemente con accionar un interruptor, -si es que en ese preciso instante no se ha producido ningún corte de energía-, de la misma manera que cada final de mes nos envía el cargo bancario la compañía productora. Y no hay más. Enciendes la luz, apagas la luz y pagas la luz. A no ser que seas un experto coñazo es prácticamente imposible llevar un control exhaustivo de lo que consumes y pagas. Por impericia y confianza lo dejamos en manos de la honrada empresa proveedora. Continuar leyendo →

Alaya, de Andalucía

Un tal Eduardo Maestre, que se autodefine como «agitador y músico» ha comparado a la juez Alaya con Agustina de Aragón. Aunque los borrachos, los locos y los niños dicen siempre la verdad, según la creencia popular, me parece una exageración admirable, pero descabellada. En el fondo Maestre, en su interno análisis psicológico, contempla un elemento diferenciador de alguien que, legitimado, se atreve a deshojar una margarita hasta ahora en manos del poder absoluto socialista andaluz. Continuar leyendo →