LA ARQUITECTURA ESCRITA

“La Arquitectura Comprometida”

Las interrelaciones entre las Artes y las Letras han sido siempre frecuentes y fructíferas. Desde los orígenes mismos de la humanidad ha existido una estrecha y compleja relación entre Literatura y Arquitectura, entre el texto y el edificio. El parque de las ciencias ha dado acogida a una exposición dedicada a este tema en el que han colaborado la Escuela Técnica de Arquitectura de Granada y el Museo de Arquitectura de la Universidad Técnica de Munich.

 A menudo las arquitecturas imaginadas en las obras literarias,  desempeñan un papel tan relevante como el de los propios personajes, y en muchos escritores subyace necesariamente un arquitecto.

El objeto de este trabajo ha sido el de mostrar un diálogo entre ejemplares de obras literarias y maquetas u otros materiales gráficos, en los que, a partir de un estudio minucioso de estas obras, estudiantes de arquitectura de Granada y de Munich han planteado propuestas de visualización y construcción de esos espacios que nunca existieron sino en el papel y la imaginación de cada lector.

La muestra abarca 5000 años de historia, desde la Antigüedad hasta finales del siglo XX, con textos y géneros literarios muy diversos: textos sagrados, cuentos, utopías y contrautopías, poemas, obras dramáticas y, sobre todo, novelas de los escritores de los siglos XIX y XX.

A continuación os ofrecemos una selección de varias maquetas de esta exposición:

Antonio Averlino, Tratado de Arquitectura, 1465
Antonio Averlino, Tratado de Arquitectura, 1465

 Representación de la ciudad ideal de Sforzinda. Así llamada en homenaje al señor de Milán, Francesco Sforza, Filarete la imagina como una urbe en forma de estrella y dominada por un trama geométrica y radial, con calles bien ordenadas y dotadas de pórticos y en las que se insertan numerosos edificios públicos: el sueño utópico de un artista del Quattrocento.

Jonathan Swift, Los viajes de Gulliver, 1851-52
Jonathan Swift, Los viajes de Gulliver, 1851-52

 Las célebres andanzas de Lemuel Gulliver aparecen aquí representadas en sus dos episodios más conocidos: sus estancias en Liliput (donde todo es minúsculo y él un gigante en comparación) y Brobdignag (donde ocurre exactamente lo inverso). 

Émile Zola, El vientre de París, 1873
Émile Zola, El vientre de París, 1873

En esta novela, que formaba parte del gran ciclo de los Rougon-Macquart, Zola disecciona el funcionamiento del gran mercado central de Les Halles, uno de los lugares emblemáticos del moderno París de las reformas de Napoleón III y Haussmann.

Bram Stoker, Drácula, 1897
Bram Stoker, Drácula, 1897

 Recreación abstracta del castillo del conde Drácula en el que se evoca, mediante un campo de estacas, la figura histórica de Vlad “ el empalador” que se encuentra en la base del mito novelado por Stoker.

Franz Kafka, La metarmorfosis, 1915.
Franz Kafka, La metarmorfosis, 1915.

 Representación simbólica de los diferentes modos en que el protagonista del relato, Gregorio Samsa, vive un mismo espacio arquitectónico, su habitación, después de sufrir una célebre metamorfosis que le convierte de hombre en una especie de cucaracha gigante.

Federico García Lorca, La casa de Bernarda Alba, 1936
Federico García Lorca, La casa de Bernarda Alba, 1936

Interpretaciones del espacio claustrofóbico de la famosa obra teatral de Lorca, en la que la casa popular y su patio pierden cualquier aspecto folklorista y se convierten en trágica prisión de sus habitante.

Carmen Patricia Comino Ariza, Arquitecta de GRarquitectos