Granada CF: Valientes sin riesgo

No me explico porque cierta gente se obsesiona tanto con querer cambiar al resto. Creía que casi todos habíamos llegado a la conclusión de que Fabri es un tipo de talante conservador, al que las cicatrices que marcan su piel le han enseñado a pensárselo dos veces antes de meterse en el agua, no vaya a que esté fría o queme. Pero ser algo reservón no convierte al gallego en un necio incapaz de aprovechar la valía de sus hombres en ataque. Fabri viviría la mar de feliz si su equipo goleara al contrario, a ser posible en combinaciones rápidas y precisas, no crean que adora la angustia. Pero también demostró en Salamanca que sabe soltar las riendas de vez en cuando y dejar libertad, siempre que sus chicos sepan que cuando abren la puerta demasiado se arriesgan a que entre corriente, por lo que hay que volver a cerrarla cuando sople el viento enemigo. Que cuando se pierde la bola hay que recular para recuperarla, del primero hasta el último.

Es muy sencillo clamar desde la grada que el entrenador eche el equipo hacia adelante. Todos estamos más cómodos que el que se juega los cuartos en el área técnica. Resulta fácil lanzar órdagos sin quemar una sola ficha. Algunos consideran que si Fabri hubiera sido más ambicioso el domingo, se habría llevado el partido. Yo conté suficientes ocasiones de gol para ganar y un único fallo en su defensa que le costó el triunfo. Un movimiento erróneo de cariz individual, como las pifias en ataque. El preparados propuso lo necesario y si la cosa no salió es porque los delanteros son mortales y porque el Rayo, el líder Rayo, también tenía algo que decir.

Igual que muchos imaginan un resultado maravilloso cuando se acumulan delanteros y se acude a la guerra a tumba abierta, yo habría vislumbrado un serio tropezón si el Granada llega a lanzarse a la batalla sin cautelas. Fabri se ha ganado el crédito y merece el respeto futbolístico al demostrar que se adapta como un guante a varios registros. No alardeemos de ofensivos cuando no apostamos más que la palabra.