La madurez del ‘poeta’

Orellana lleva más goles este curso que el que más en el Granada. Nueve goles le adornan, a pesar de jugar de enganche y no haber sido titular con constancia. En Vigo están encantados con su juego y se especula con que se lo quieren quedar en propiedad, pero no cuentan con el dinero suficiente para abonar la cifra acordada con la directiva rojiblanca. Porque, si alguien no lo recuerda, el pase del chileno no es del Udinese, sino del Granada. Fue una de las sonoras salidas veraniegas dentro del elenco titular, más por su conflictividad interna que por su fútbol, pues fue uno de los más destacados durante la fase de ascenso.

Orellana es un jugador genial, capaz de acoplarse a todos los puestos de vanguardia, aunque especialmente a la mediapunta. Si por ello se le midiera solamente, habría encontrado cabida segura en la plantilla actual del Granada. Pero el chileno se hartó de chocar con el entrenador y los directivos, demostrando una inmadurez galopante, que repudiaron Pina y los suyos.

Hace ya semanas que queda constancia de que Orellana está siendo uno de los mejores centrocampistas de Segunda. Pero aún así, al jerarca murciano no acaba de convencerle. Tal vez su opinión se esté torciendo, pero fue en un charla digital en Ideal.es, hará cosa de unos meses, cuando insistió en que Orellana no volvería a actuar como local en Los Cármenes.

Sin embargo, puede que haya factores que alteren su postura. Para empezar, llegan noticia de que Orellana está dando muestras mayores de integración. Ya no hace mutis a los medios y se comporta como un compañero más, sin vacilaciones ni ínfulas de estrella. Es posible que en Vigo se esté produciendo la madurez tardía de un jugador cargado de virtudes, al que le lastra esa introvertida manera de comportarse. Con lo difícil que está encontrar talentos naturales en la creación de juego, tal vez no sea descabellado que el Granada se plantee su repesca, a no ser que encuentre algo mucho mejor, lo cual es difícil y cuesta mucho.