A La Romareda con margen

A pesar de que hay un equipo entre el Granada y el descenso (el Villarreal), las cuentas de la salvación se están ajustando con el Zaragoza, que está a seis puntos de los rojiblancos pero que acogerá un duelo con ellos en su propio estadio dentro de dos jornadas. Si la distancia se mantuviera como está hasta ese partido, la motivación de los de Manolo Jiménez sería extraordinaria ante el reto, porque dejar la diferencia a solo tres puntos, con posible goal-average ganado, a falta de cinco partidos más a partir de ese momento, les dejaría asidos a la esperanza.

Pero todo este argumento es la especulación lógica que nace en el club aragonés, porque hay otra postura a tener en cuenta: las dos inminentes jornadas. Mientras que el Granada va a Mallorca, un rival templado y que tampoco está para tirar cohetes, y luego recibe al Athletic, conjunto alegre pero absorbido por la Liga Europa y la Copa del Rey, el Zaragoza se las ve en su feudo con el Barcelona para luego acudir a Sevilla, que busca la clasificación para la Liga de Campeones.

Lo normal es que el Zaragoza no sumo en estos dos partidos, mientras que el Granada no tiene por qué descartar acumular puntos tanto en las Baleares como en Los Cármenes. A poco que lograra un triunfo aumentaría la brecha a nueve con respecto al Zaragoza, colchón que le da capacidad de maniobra ante una hipotética derrota en La Romareda.

Con la vuelta de los caídos por sanción o lesión, es momento de que el Granada ofrezca su mejor versión y trate de agarrar cuanto antes la permanencia. No hay que esperar a dentro de tres partidos. Este domingo puede ser el momento de dar un definitivo puñetazo sobre la mesa. Aún tendrá que luchar, pero las dudas quedarán bastante despejadas.