Gracias pase lo que pase

Cinco dardos para el Rayo Vallecano – Granada CF

* La bolsa o la vida. Todos juegan por cobrar, pero unos recibirán hoy una suntuosa paga extra. Saber que uno es más rico, ¿garantiza motivación ante el que no quiere perder caché con un descenso o que vela por la supervivencia de su equipo? Quién lo sabe. El Granada tiene dos balas y las que le cedan los demás. Mírense al espejo y piensen. ¿Se cambian a esta hora por alguno de los que tiene la salvación en liza? Si la respuesta es sí probablemente tengan las manos limpias de barro. Del que se acumuló tras tantos años en Tercera. Esa gente, de naturaleza pesimista como cualquier granadino, cambiarán en cuanto empiece el partido, sabiendo que su equipo les necesita aunque sea de corazón. Aprendan de los que soportaron esto que hoy todos disfrutamos. Es un gran ejercicio. Disfruten del sufrimiento.

* No traten de buscar simpatías en el entorno nacional. Igual que tras el partido ante el Real Madrid en el Bernabéu las acciones rojiblancas cotizaron alto, gracias al despliegue magnífico de su afición, ahora mismo el Granada cae mal tras el comportamiento macarra de algunos de sus jugadores, precisamente ante los blancos pero en Los Cármenes. No se cabreen si en los informativos generales parecen guiñarle el ojo al Zaragoza o el Villarreal. Los periodistas, sean de donde sean, no meten goles. Tienen sus filias y fobias y algunos se les ve el plumero más que a otros. Así somos.

* Muchos aguardan a Ighalo. Todos desean que Martins asombre con un partidazo tras conocer la buena nueva sobre su hijo. Tal vez haya sorpresas. Un día para la redención de Uche, para la consumación de Lucena, para el gesto asombroso de un actor secundario. Así se escribe la historia del fútbol, navegando entre la gloria y el fracaso.

* Vallecas puede ser un infierno que se convierta en el paraíso. Los enemigos pueden firmar la paz después de 90 minutos, si se salvan ambos. Tarde de sobresaltos y de pasiones cambiantes. Para estar en ese foco, había que llegar hasta la Primera división. No se olviden del camino, por favor.

* Gracias. Gracias a todos los que han pasado alguna vez por este blog y los que además han participado con sus impresiones. Gracias  a los aficionados que nunca abandonaron al Granada y se merecían saborear esto, aunque al final pueda ser efímero. Gracias a los que este año se han ilusionado y han dejado de ser, durante algunos días, del Madrid o el Barcelona, para abrazar al club de su ciudad, de su provincia. Gracias a Pina, que con sus aciertos y errores ha hecho posible este sueño. No sé si esta directiva seguirá. Lo que me consta es que ha sido la mejor de la historia del club, la que obró lo más difícil y que ha capeado un curso complicado con bastante más mala suerte que errores, por mucho que digan sus enemigos, los que se creen que el fútbol es un bien que disfrutan unos pero costean otros. Gracias a estos críticos también, pase lo que pase. Ojalá esta experiencia no concluya este domingo. Aún así, valdrá el lema acuñado cuando se circulaba por las tuberías. Volveremos. Donde sea. Pero volveremos.