Óscar Niemeyer (1907-2012). Una imagen vale más que mil palabras

Cuando Álvaro Siza recogió el Premio del Colegio de Arquitectos de Granada por su obra (no exenta de polémica) del Edificio Zaida, le comenté que había leído que cuando algo emocionaba (fuera una pintura, escultura, edificio, música, poesía o paisaje) se elevaba a la categoría de Arte. Independientemente de la formación moderna de Niemeyer y su aportación a la arquitectura y el urbanismo, pienso que a cualquier persona sensible le tienen que emocionar la mayoría de sus obras, por tanto, aparte de gustos o estilos, Niemeyer como artista, al igual que como persona, no deja indiferente a nadie.

Sirvan estas imágenes para disfrutar de su gran obra, propia de un valiente visionario adelantado a su tiempo como Picasso, etc. Así como su gran rigor y formación técnica nos deben recordar que sus obras no sólo fueron de una gran plasticidad, sino edificios que aún hoy en día serían de una gran complejidad constructiva y que pocos profesionales se atreverían a proyectar y acometer. En arquitectura puedes tener una gran imaginación creativa, pero que sin conocimientos para su ejecución no puedes crear la obra.

Las siguientes obras son el mejor legado que nos deja y el espíritu con que las pudo realizar en tiempos donde la técnica del hormigón visto y otros materiales no estaba tan desarrollada.

Con este reportaje fotográfico rendimos homenaje a esta figura universal de un Arte integral como la Arquitectura y que debemos valorar por su aportación  y legado a las próximas generaciones.

El maestro sigue vivo mientras vive su obra

Ciudad de Brasilia (foto: Plataforma Arquitectura)
Palacio de Brasilia (foto: 20minutos)
Croquis (foto: arcoweb)
Palacio de Brasilia (foto: Plataforma Arquitectura)
Palacio de Brasilia (en construcción) (foto: Plataforma Arquitectura)
Palacio de Brasilia (foto: Plataforma Arquitectura)
Catedral de Brasilia (foto: 20minutos)
Catedral de Brasilia (foto: 20minutos)
Catedral de Brasilia (foto: Plataforma Arquitectura)
Catedral de Brasilia (foto: Plataforma Arquitectura)
Catedral de Brasilia (foto: Plataforma Arquitectura)
Croquis (foto: arcoweb)
Centro Niemeyer (Avilés, Asturias, España) (foto: Plataforma Arquitectura)
Centro Niemeyer (Avilés, Asturias, España) (foto: Plataforma Arquitectura)
Centro Niemeyer (Avilés, Asturias, España) (foto: Plataforma Arquitectura)
Centro Niemeyer en construcción (Avilés, Asturias, España) (foto: Diario Álvarez)
Centro Niemeyer en construcción (Avilés, Asturias, España) (foto: Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia)
Centro Niemeyer en construcción (Avilés, Asturias, España) (foto: lne.es)
Centro Niemeyer en construcción (Avilés, Asturias, España) (foto: lne.es)
Centro Niemeyer en construcción (Avilés, Asturias, España) (foto: lne.es)
Centro Niemeyer en construcción (Avilés, Asturias, España) (foto: lne.es)
Centro Niemeyer en construcción (Avilés, Asturias, España) (foto: lne.es)
Centro Niemeyer en construcción (Avilés, Asturias, España) (foto: lne.es)
Centro Niemeyer en construcción (Avilés, Asturias, España) (foto: lne.es)
Centro Niemeyer en construcción (Avilés, Asturias, España) (foto: lne.es)
Capilla en Pampulha (foto: Plataforma Arquitectura)
Perspectiva (foto: arcoweb)
Memorial JK (foto: Plataforma Arquitectura)
Museo de Arte Contemporáneo (Niterói, Brasil) (foto: Plataforma Arquitectura)
Museo de Arte Contemporáneo (Niterói, Brasil) (foto: Plataforma Arquitectura)
Palacio da Alvorada (Brasilia) (foto: Plataforma Arquitectura)
Palacio da Alvorada (Brasilia) (foto: Plataforma Arquitectura)
Palacio da Alvorada (Brasilia) (foto: Plataforma Arquitectura)
Palacio da Alvorada (Brasilia) (foto: Plataforma Arquitectura)
Croquis (foto: arcoweb)
Croquis (foto: arcoweb)
Palacio de Itamaraty
Palacio do Itamary (foto: El Diseño Interior)
Croquis (foto: arcoweb)

 

1 Comentario

  1. Estoy totalmente de acuerdo en la valoración de que la obra del gran maestro de la arquitectura Óscar Niemeyer no deja indiferente a nadie, al menos a todos aquellos que, como yo, amamos esa arquitectura libre de prejuicios y arquetípica de los valores más intrínsecos de la condición humana, a saber, la libertad y la racionalidad como elementos emocionales que dan forma a toda creatividad artística. Desde este punto de vista, Niemeyer no solamente transciende a lo puramente estético y artístico, sino que su obra se engalana de una visión del mundo que va más allá de lo estéticamente razonable. Es un hombre comprometido con sus creencias que van más allá de lo políticamente correcto, que cree y predica el valor de la libertad y el valor de la igualdad como elementos fundamentales para comprender su propia obra.

    Soy un gran admirador de su obra y, al igual que su maestro confeso Le Corbusier, han aportado a la arquitectura, no solamente rasgos de diferenciación y belleza que han propiciado lo que bien tú has expresado que, cuando algo emociona dentro de la creatividad humana se elevaba a la categoría de Arte, como no podía ser de otra manera, sino que también ha aportado una visión de la vida de compromiso para los más desposeídos de la sociedad, reivindicando siempre el valor de la justicia social como elemento primordial para el entendimiento entre los pueblos y sociedades.
    Un saludo

Deja un comentario