Cámara y acción

Los empresarios granadinos han reproducido los mismos vicios que los políticos; incluida la vocación de aferrarse al cargo contra todas las cosas.

Estábamos aburridos y en la Cámara empezó el espectáculo. Cámara y acción, mandó a rodar el director de esta película de enredos sin actores secundarios, donde todos quieren ser protagonitas.

Después de varios días empollándome el guion, he llegado a la conclusión de que la crisis se reduce a una enemistad manifiesta entre dos bandos, aparentemente uno bastante más numeroso que el otro.

De existir algún trapo sucio capaz de dejar al descubierto a alguno de los actores ya habría salido. Y no ha sido así.

Dos semanas después estamos dándole vueltas a los mismos argumentos, discutiendo tan solo si firmó quién debía de hacerlo, si falta un sello o sobra un papel.

No es poca cosa. De hecho, aunque su repercusión periodística y el interés general sea menor, la trascendencia legal puede ser mayor. Ellos solos están pidiendo a voces a la Fiscalía que intervenga de oficio.

Y mientras tanto, hay empresarios maniobrando para hacerse con los restos del naufragio.

Me cuentan que el martes hubo un encuentro para preparar una operación a dos bandas desde la patronal.

No se sabe cuál será el desenlace de esta película. Pero es probable que no solo mueran los malos.

Que también los buenos se queden por el camino.

2 Comentarios

  1. Por lo que dices hay mucha tela que cortar , pero para los que no estamos cerca dela “camara” no entendemos nada, puedes ser un poco mas claro y especifico por favor.
    Realmente el problema es una lucha de poder? o hay todavia mas intereses de por medio, no seria de extrañar con todo lo que este pais esta sufriendo y tolerando.

  2. Estimado Quico, se echa de menos algún artículo tuyo sobre el enorme “bujero” de deuda que ha dejado Resur, con el ayuntamiento de Lachar, por ejemplo, que debía 96 meses… y esto lo llevaba en la anterior diputacion un vicepresidente santaferino, ¿puede ser? Ahi hay tomate, pero vaya que si hay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *