Diez mil personas llenaron la plaza de toros de Granada para despedir al considerado por algunos como uno de los mejores grupos pop de la historia de la música española. Lo que es cierto es que jamás se vio por estos lares un despliegue de medios tan impresionante para un concierto. 300.000 vatios de luz, 80.000 de sonido y miles de quinceañeros que, por dos mil pesetas la entrada, disfrutaron de dos horas y media de concierto en el que la banda, que había estado en la ciudad un año antes, repasó sus canciones más conocidas. Ataviada con uno de sus modelitos de ajustado corsé y pelo muy corto, Ana Torroja actuó como maestra de ceremonias, la escoltaban los hermanos Cano. ‘Hoy no me puedo levantar’ abrió el show, el culebrón ‘Cruz de Navajas’ fue la siguiente y así fueron cayendo, uno a uno, sus éxitos. ‘Hijo de la Luna’, ‘El fallo positivo’, ‘Me cuesta tanto olvidarte’…  Fue el viernes 4 de septiembre de 1992, parece mentira que ya hayan pasado veinte años.

 

[*] foto de González Molero/Archivo de IDEAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *