En la memoria de los más mayores aún se conservan sentenciosos refranes y líricas coplas en los que la protagonista es Granada. Este post es una pequeña recopilación de algunos de estos dichos, publicado en un artículo de IDEAL el 2 de octubre de 1953

La situación topográfica de Granada no puede ser señalada más poéticamente que por esta copla:

“Al pie de Sierra Nevada

se crían las granadinas

con esos ojos gachones

y esas caras divinas”

Y después de esta galantería, en otra copla nos da su cancionero más detalles

“Granada sobre la Vega,

sobre Granada la Alhambra,

sobre la Alhambra la Torre

y en la Torre, la campana”

Torre de la Vela

La campana de la Torre de la Vela ha inspirado otros versos:

“Quiero vivir en Granada

porque me gusta de oír

la campana de la Vela

cuando me voy a dormir”

Sonido que habla más al alma que al oído:

“En lo alto de la Vela; 

hay una campana de plata;

cuando suenan sus metales

dice que, ¡viva Granada!”

Como saben, las chicas que tocan la campana de la Vela el 2 de enero, encuentran marido ese año:

“La que toca el dos de enero,

la campana de la vela

se casa dentro de un año…

… si no se queda soltera”

Torre de la Vela

Permítanme que incluya una un poquito más actual…

“Me encontrarás de noche en la carretera
O en lo más alto de la Torre de la Vela
Búscame allí
Iré donde tú quieras
Porque tal vez
Nos lleven nuestras piernas hasta el mar”

(La Torre de la Vela. 091)

Penetremos en la ciudad. Nuestros primeros pasos tendrán este feliz encuentro

“A la entrada de Granada,

lo primero que se ve:

la Virgen de las Angustias

y el Molino de papel.”

La patrona a evocado muchas cancioncillas. Aquí una romántica…

“La Virgen de las Angustias, 

la que vive en la Carrera,

que esa señora me falte

si no te quiero de veras”

 Y llegamos al Darro de nuestro lírico paseo. Las crecidas inspiraron más de una copla…

“Pensamientos tiene el Darro

de casarse con el Genil,

y le ha de llevar de dote

Plaza Nueva y Zacatín”

Darro

El nombre de Zacatín es de origen árabe y se refiere a la antigua aduana de la seda y mercado árabe de ropavejeros. Su fama perdura en coplillas como esta…

“Tres cosas tiene Granada

que no las hay en Madrid:

la campana de la Vela,

la Alhambra y el Zacatín.

Tres cosas tiene Granada

que no las tiene Madrid:

el Zacatín y la Alhambra,

y el puente del Genil”

La comparación con la capital se repite en otros versos:

“La Calle Mayor parece

a todas las de Granada:

hay casas que valen mucho,

y otras que no valen nada”

A los que no saben aprovecharse de las oportunidades se les dice:

“¿A qué fue Antón a Granada? A nada”

O la más conocida

“Como el que tiene un tío en ‘Graná’ que ni tiene tío, ni tiene ‘ná'”

Irónica esta otra que critica a los que presumen de trotamundos:

“Mira si he corrido tierras

que he estado en el Albaicín,

en la Carrera del Darro

y en el puente del Genil”

Esta otra, a pesar de lo antigua que es, no desmerece a la actualidad:

“Tres cosas hay en Granada

que duran el año todo:

nieve en la Sierra Nevada,

arrebol para la cara,

y en la calle Elvira… lodo”

… y no lo digo por la nieve en la Sierra…

(Continuará)

2 Comentarios en Granada a través de sus refranes y coplas (I)

  1. “La memoria de Granda a través de las ondas de Radio Granada” Es el tirulo que yo encabezaría para esta colaboración , no mía y si de mi fallecida madre, maestra del antiguo Colegio de los Ferroviarios, que en sus horas de asueto las ondas de la radio lanzaban su prosa romántica a los aires granadinos.
    Y me alegraría que al paso de los años, ingresar en tu blog acompañando tus recuerdos, con los míos.
    Si quieres ahondar en este colegio desaparecido, busca en internet: “ paco pipo colegio de los ferroviarios”. GRACIAS

    LA CAMPANA DE LA VELA

    María Dolores Rivera Bas

    La campana de la Vela, tiene el mimo y cariño de una “nana”. Sus tañeres rezuman amores, canciones de siglos, aromas de la vega. Es la voz madre de la ciudad, que nos habla, que nos recuerda, que nos duerme.
    Cuando el sol ha cruzado las cimas de las colinas, dejando un reguero de rosa, templa su voz para tañer su “toque de animas”, que suena en los pueblos de la vega, en las casitas y cármenes de la Alhambra, y en le barrio de San Cecilio.
    La ciudad, se duerme al eco de su copla, tonadilla dulce y templada que sabe amores y leyendas.
    Las mocitas, le quieren y le cantan:
    Campana de la Vela
    Campana mía
    Quien una vez te escucha
    Jamás te olvida
    Porque tus sones
    Del alma de Granada
    Son dulces voces
    La campana de la Vela, cada quince minutos canta a la ciudad y avisa a los que riegan la vega. A las diez de la noche, da cuatro campanadas seguidas, continuando sus toques que suenan treinta y seis veces. Desde entonces, da tres campanadas cada cuarto de hora, y una hasta la una, dos en la hora siguiente y sigue así hasta la madrugada, que da el “toque del alba”.
    Su tañer, corre por los blancos caseríos y majadas, su canto lleva la canción de un “Ave María”. Es la oración vespertina de los campos, preñada de dulces añoranzas.
    La Campana de la Vela, tiene otros toques que conmemoran fechas históricas. Cuando asoman los dos primeros días del año, el bronce de la Vela, tañe en recuerdo de aquel dos de Enero del 1.492, en que se tremoló sobre la torre el estandarte de Castilla, por los ínclitos Reyes Católicos. La unidad de España, cantaba tras las rojas almenas del bermejo torreón. La tradición popular, asoma año tras año al borde de su campana, dejando en los aires este cantar:
    La que toca el dos de Enero
    La campana de la Vela
    Se casa dentro del año
    Si no se queda soltera.
    ! Pintorescas horas de sol, campana y mocitas que llenan de Primavera las horas frías de un atardecer de Enero ¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *