Familias y grandes empresas

Revelador. El informe ‘Tanto tienes, tanto pagas. Fiscalidad justa para una sociedad más equitativa’, presentado ayer por Oxfam Intermón, es de los que provocan esa media sonrisa y el cabeceo que suelen recorrer una y otra vez el camino del cabreo a la indignación hasta que se te pasa o se te olvida con otro caso de cabreo o indignación. Son tantos que olvidar es fácil.
Resulta que las familias españolas aportan a las arcas públicas 46 veces más que las grandes empresas entre otras razones porque el Gobierno les permite pagar a través de las sociedades de inversión de capital variable solo el 1% de los beneficios que generan. Y cuando nos enteramos que son los propios los que sostienen el entramado de un país como España, el enojo es obligado cuando sabemos que son a las grandes fortunas y empresas a las que se facilita la amnistía fiscal si han defraudado. O empresas a las que le llegan las esenciones fiscales. O son los bancos a los que el Gobierno recupera con fondos multimillonarios mientras solo el año pasado 50.000 familias fueron desahuciadas de sus viviendas porque no pudieron pagar sus hipotecas.
Son las familias españolas las que aportan al erario público hasta 46 veces más que las grandes empresas pero son éstas las que gozan de privilegios y ayudas y son las familias a las que les llegan los recortes de todo tipo que las pone frente al abismo de la precariedad y la indigencia. Si tan importantes son las familias para que el Estado funcione, el Gobierno debería considerarlo para no castigarlas más.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *