Los horarios de la tele

Buenas, soy Emilio Calatayud. Muchos de vosotros habéis dado vuestra opinión sobre el programa ‘Ciudadanos’ de Antena 3, un espacio que presenta (muy bien, por cierto) Julia Otero y en el que participé el pasado martes (en diferido). Yo no lo vi. Lo pusieron a partir de las doce de la noche y tenía que trabajar al […]

Menos cachondeo con los sueldos, señor ministro

Buenas, soy Emilio Calatayud. El ministro de Hacienda dijo el otro día que los sueldos no han bajado en España, que lo que está pasando es que crecen menos. Y afirmó que, si hacía falta, sacaba la pizarra para demostrarlo. Todavía estoy esperando a que saque la pizarra. Que lo haga y yo le enseño una nómina […]

La cura del mal de amores

Buenas, soy Emilio Calatayud. Os cuento una historia real. Una chica normal -sus padres tienen un buen trabajo: clase media, para entendernos- lleva una vida normal hasta que se enamora de un quinqui, que es como se les llamaba antes, un joven mayor que ella, y mayor de edad, que se ‘gana la vida’ como […]

La fotografías de Asunta

Buenas, soy Emilio Calatayud. Me han preguntado por la legalidad o ilegalidad de la publicación, sin tapar el rostro, de las fotos de Asunta, la niña que apareció muerta en Galicia parece que tras ser asfixiada. Yo entiendo que no es ilegal porque la persona, desgraciadamente, ya no existe. Otra cosa diferente son las consideraciones éticas, pero […]

La humillación no puede ser una diversión

Buenas, soy Emilio Calatayud. Con esto de las novatadas entre estudiantes también nos hemos ido de un extremo al otro: de las gracietas más o menos inocentes de antes, hemos pasado a la comisión de faltas o delitos de vejaciones, que no son nada divertidos. La humillación no puede ser una diversión. Si hay estudiantes […]

La decepción olímpica

Buenas, soy Emilio Calatayud. A la tercera tampoco fue la vencida. Madrid tampoco organizará los Juegos Olímpicos de 2020. Lo peor de  este asunto es que se habían creado unas expectativas que se ha visto que no se correspondían con la realidad. Y de eso han tenido buena parte de culpa los medios de comunicación. […]