Un libro sobre el Genil

Escribo esta columna a orillas del Genil. De otro Genil. Estoy en Las Titas, a la vera del río, pero es un río diferente al de Pinos Genil donde me encontraba hace quince minutos. De hecho, si no hubiera tenido comprometida una entrevista, creo que me habría quedado en ‘El refugio’, escribiendo y leyendo. Les...

Los niños empiezan a engancharse al juego online con 14 años, eso sí, lo importante es la Superliga

  Buenas, soy Emilio Calatayud. Mientras estamos entretenidos en debatir si necesitamos una Superliga Europea de de fútbol, nuestros niños siguen enchanchándose al juego y las apuestas deportivas online. Según un informe de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción los jóvenes, nuestros jóvenes,  son ya el 50% de los apostadores y jugadores de las...

¡Haz oír tu voz!

Hoy quiero hablaros de algo hermoso. Humilde pero importante… Alegrándome al comprobar, una vez más, que no suelen ser los trabajos más voluminosos -en cualquiera de sus aspectos- aquellos que más nos llegan al corazón y nos hacen soñar. Os cuento: Pincha en la imagen para acceder al artículo completo

Una caña con Olivares

El lunes estuve tomando una cerveza con Manuel Olivares. Hablamos más de lo humano que de lo divino, aunque de todo hubo. La conversación no nos ocupó más de media hora, que la agenda constriñe como un corsé, pero me resultó interesante, fructífera y provechosa. Ideológicamente difiero en muchas cuestiones con Olivares, pero siempre me...

Día del Libro negro y criminal

Tras una primavera más sin Feria del Libro, llega un nuevo Sant Jordi, la fiesta de las letras más popular del año. La celebración del libro por antonomasia. Este año cae en viernes, pero veremos si no nos sorprende con Granada capital perimetralmente cerrada, ahogada por la cuarta ola de la pandemia. Pensando en clave...

Ser peatón en Granada

Hay noticias que, siendo de fuera, las sentimos como propias. Esta, por ejemplo: «Muere atropellado un menor en patinete en un paso de peatones en Madrid». Como todavía se está investigado el accidente, nada se sabe sobre responsabilidades y/o culpabilidades. Le presté especial atención a esa información porque la leí tomando café en una terraza...

¡Es la ciudad, estúpido!

Vaya por delante que, mientras escribía esta columna, me ha petado el portátil, algo que a usted debería traerle al pairo, pero que quiero resaltar porque es relevante para el tema del que vamos a hablar. Si un portátil potente tiene, pongamos, 32GB de RAM, el mío tenía una memoria extendida (o como se diga)...