Malo para PP y Ciudadanos

PP y Ciudadanos han sido los grandes derrotados de las elecciones catalanas. Por eso ambas formaciones piensan que el resultado de las urnas es malo para Cataluña y para España, que es una manera sibilina de reprochar a los catalanes que se han equivocado; al menos, a la mitad que ha votado.

El discurso de esta derecha no solo no le vale para provocar un cambio de gobierno en la Generalitat, sino que le acerca a la irrelevancia. Y no es, precisamente, por que en tierras de la señera no haya catalanes dispuestos a votar a la derecha.

Los resultados del domingo no son ni buenos ni malos para Cataluña; simplemente son los que los catalanes han querido. Incluidos los de la mitad que se quedó en casa. Los que no acuden a votar siempre son de los que pierden.

Pero lo sucedido sí es malo para España. Porque añade más inestabilidad a un escenario político fragmentado donde se extiende la tentación de que solo se progresa a golpe de disparate.

Mariano Rajoy y Albert Rivera tendrían que volver a dimitir hoy; porque son los verdaderos responsables del desgaste de sus partidos el 14F.

Casado se aferra a la expectativa de poder gobernar en España sin Cataluña. Inés Arrimadas aún no ha asumido que no reflotará Ciudadanos si pretende que vuelva a ser lo que algún día pensó que era. Porque puede encontrarse que, mientras ella se afana en recomponer los restos del naufragio, sus compañeros se cambian de barco.

Hoy, a las 9.18, el alcalde de Granada y coordinador provincial de Ciudadanos ha enviado una nota de prensa: “La política en Andalucía ha dejado de ser noticia por corrupción, ahora es sinónimo de regeneración gracias a Cs”.

Justo lo que preocupa hoy a Arrimadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *