Petr, la muerte que nunca importó

Petr, a la izquierda
Imagen extraída del Facebook de Petr, muerto en Arona.

Hace unos día me puse en contacto con Romana, una mujer de nacionalidad checa que vive en La Zubia. Acababa de perder a su hermano Petr en el muncipio de Arona (Tenerife), donde se ganaba la vida haciendo esculturas en la playa. Un hecho traumático agravado por la auténtica odisea que tuvo que sufrir para confirmar que, desgraciadamente, aquellos mensajes de condolencia que la gente dejaba en el muro de Facebook de Petr no eran ningún bulo, una posibilidad que le había apuntado inicialmente la policía.

Romana estaba muy dolida y enfadada. A pesar de que Petr llevaba la documentación encima y que fue perfectamente identificado por la Guardia Civil de Arona en el momento de hallar su cuerpo (hasta la prensa local se hizo eco del suceso), le costó dios y ayuda confirmar el fatal desenlace. Se sintió sola y desatendida por parte de las fuerzas del orden, incapaces de darle una respuesta hasta que ella misma, llamando al cuartel de Arona, constató el fallecimiento de Petr. Publiqué una página en el periódico explicando lo sucedido e hice este artículo para la web de Ideal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *