Cambio + Conservación

“La Arquitectura Comprometida”

Por Carolina Minola Foti. Arquitecta

Las primeras casas de la Alpujarra reflejaban un modo de vida totalmente acoplado y mimetizado con su entorno. Respondían a una sociedad que se basaba en la agricultura y en donde las casas se constituían con espacios que albergaban las necesidades básicas y actividades del campo. A nivel de conformación de la vivienda como envolvente se proyectaban las mismas a través de una arquitectura vernacular, utilizando la piedra y la madera del lugar.

A su vez, la implantación refleja una sociedad marcada por su entorno inhóspito, donde el respeto por las vistas se traduce en un juego de volúmenes a diferente cota que conforma una unidad perfecta con la montaña.

La conocida Casa de la Cascada.
La conocida Casa de la Cascada.

Pero, ¿qué sucede cuando un paraje de estas características se convierte en bien de interés cultural. ¿Se pueden armonizar las nuevas necesidades y modos de vida con la conservación de su entorno?.

La composición de la vivienda unifamiliar, definida como conjunto de espacios y aplicación de tecnologías, ha ido cambiando y lo seguirá haciendo, ya que como seres humanos nos seguimos desarrollando, no solo a nivel individual sino como sociedad. Por medio de la globalización, nos vemos afectados por nuevas necesidades y metodologías técnicas, las cuales vamos incorporando  de forma inherente a nuestros nuevos modos de vida.

En la actualidad como profesionales, uno de los problemas a solucionar es el de compatibilizar las nuevas técnicas sin degradar a un entorno de gran carga cultura, pero sin que este  nos deje paralizados a la hora de actuar. Debemos de intervenir a conciencia sin hacer replicas obsoletas de elementos del pasado que no dan respuesta a las nuevas necesidades presentes o futuras.

Creo que debemos apostar por el “cambio certero”, para lograr mejorar la “conservación” de nuestros bienes y poder generar de esta manera un entorno coherente que revalorice lo existente, sin perjudicar o acotar nuestras nuevas construcciones.

Las Termas de Vals Peter Zumthor.
Las Termas de Vals Peter Zumthor.

 

1 Comentario

  1. Entiendo perfectamente tu preocupación, y la cuestion seria determinar que parámetros de la ciudad histórica deberían ser obligatoriamente respetados por los nuevos edificios… Viejo debate en el que yo generalmente adopto una postura algo conservadora, porque muchas veces el afán de notoriedad (bien del arquitecto, bien del promotor) pesan mas, mucho mas que el respeto al lugar o a la morfología del barrio en el que actuamos… Uno de los criterios cada vez mas asentados es el de diferenciar entre las actuaciones residenciales -en las que deberán primarse los criterios de integración urbana- Frente a las destinadas a equipamientos, en su cualidad de hitos urbanos, estaria mas justificada la incorporación de soluciones arquitectónicas singulares… Pero incluso en estos casos deberá actuaras con prudencia dada la gran fragilidad de las ciudades historicas, y no digamos de los pequenhos pueblos rurales…
    El planeamiento urbanístico deberá establecer el limite para ambos casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *