El Retablo Mayor de la Iglesia de los Santos Justo y Pastor de Granada

“La Arquitectura Comprometida”

Restauración del sistema móvil de los lienzos

El retablo Mayor de la Iglesia de los Santos Justo y Pastor es un espléndido retablo del hermano Francisco Díaz de Rivero de 1630. Cuenta con columnas salomónicas y cinco lienzos con episodios de la vida de San Pablo, de Pedro Atanasio Bocanegra y un templete en el centro. La originalidad y el barroquismo de estos lienzos, dentro del retablo, consistía en que aparecían por sorpresa tras el mismo por unas ranuras y ocultaban algunos de los relicarios cambiando el aspecto del retablo y confiriéndole una espectacularidad didáctica.

Imagen del retablo 1./ Archivo GR
Imagen del retablo 1./ Archivo GR

Los cuatro lienzos del siglo XVII con pasajes de la vida de San Pablo tras una restauración llevada a cabo en el año 1.992 por el restaurador D. José Manuel Oliver, se colocaron en los paramentos de las capillas laterales de la iglesia. En su nueva ubicación se enmarcaron quedando de esta manera descontextualizados y fuera de su ubicación original. La situación de los lienzos, fijados a los paramentos del templo y enmarcados, si bien garantizaba la conservación de los mismos, estaba descontextualizada y limitaba la lectura unitaria de la obra.

Estas obras del artista granadino Pedro Atanasio Bocanegra se complementan con el resto de lienzos del retablo y paramentos laterales del altar mayor y sobre todo con el que ocupa una posición destacada dentro del retablo, “La conversión de San Pablo”, que hoy continúa en su lugar inicial.

En origen los lienzos eran elevados a mano por personas que tras el retablo los hacían aparecer. Esta operación manual, debido a lo angosto del espacio trasero, así como a la estrechez de las ranuras por donde penetraban propiciaron serios daños a las telas originales dejando de usarse para este fin.

La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, a través de la Dirección General de Bienes Culturales, llevó a cabo, durante el año 2.007, una ambiciosa iniciativa cultural: el proyecto ANDALUCÍA BARROCA 2007. Este proyecto tuvo como objetivo fundamental ofrecer una visión amplia y novedosa del fenómeno barroco en Andalucía. En este contexto se enmarca la intervención que se ha llevado a cabo en el Retablo del Templo de los Santos Justo y Pastor.

Imagen del retablo 2./ Archivo GR
Imagen del retablo 2./ Archivo GR

En los lienzos, el soporte textil no podía presentar destensados y bolsas, normales en los cambios estacionales. El reducido espacio por el que debían aparecer tras el retablo es tal que un destensado de la tela podía ocasionar el roce del mismo con las aristas de la ranura por donde aparecen. Por este motivo se propuso la colocación de un sistema de bastidor flotante que permitió mantener constantemente la tela en tensión evitando los naturales pandeos.

El resultado final de la intervención, imperceptible desde el exterior, tiene un impacto visual mínimo desde la parte trasera del retablo. Se ha optado por un sistema sencillo que nos ha permitido, a través de fijaciones puntuales al retablo, no alterar el soporte y recuperar la movilidad de los lienzos, como fue concebido en su origen, para lograr la percepción de la obra completa.

Texto: Lucia Valero Martín, arquitecta y Dionisio Olgoso Moreno, restaurador.

Imagen del retablo 3./ Archivo GR

FICHA TÉCNICA

PROMOTOR: Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía

AUTORES DEL  PROYECTO: García de los Reyes Arquitectos Asociados S.L.

www.gr-arquitectos.com

Dionisio Olgoso Moreno, Restaurador

EMPRESA CONTRATISTA: Silalcon S.L.

FECHA INCIO DE LOS TRABAJOS: Junio de 2.007

FECHA FINALIZACIÓN DE LOS TRABAJOS: Octubre de 2.007

P.E.M: 28.713,20 €

3 Comentarios

  1. Estimada Lucía, te doy la enhorabuena por este trabajo tan magnífico en el que has puesto toda tu fuerza e inteligencia. Eres el pulso de Edificación.

  2. Nada, o practicamente nada, es fruto de la casualidad… El respeto al valor de las cosas, la búsqueda de otras miradas que enriquecen las decisiones, el rigor intelectual al afrontar cada situación, grande o pequeña, la ilusión por intervenir en temas delicados pero apasionantes, valorar y agradecer la dicha de escribir en la historia de las cosas mas bellas, que no te importe la escala del trabajo sino el verdadero valor del trabajo…
    Nada, o practicamente nada, es fruto de la casualidad…

  3. Muchas gracias compañeros. Este proyecto nos dio grandes dolores de cabeza y por supuesto, grandes satisfacciones. Por fin, el día de la inauguración todos los allí presentes pudimos disfrutar de la espectacularidad de una obra llevada a cabo en 1.630 a la que se le devolvió todo su esplendor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *