DEPORTE PARA TODOS. LA ACCESIBILIDAD EN LAS INSTALACIONES DEPORTIVAS

“La Ciudad Comprometida”

Por José Antonio Brenes. Documentalista ‘Asociación Sí Podemos’

protesis
Un atleta con discapacidad vencienda a la física.

«Carta europea del deporte para todos» Comité de Ministros del Consejo de Europa (1975).

Art. I  Todo individuo tiene derecho a la práctica del deporte.

Con la llegada del buen tiempo, muchas son las personas con necesidades especiales de movilidad que se acercan al mundo del deporte, ya sea como practicantes o como simples espectadores que van a disfrutar de una exhibición deportiva. Al hablar de personas con movilidad reducida no pensemos solamente en aquéllas que necesitan una silla de ruedas o muletas para desplazarse, si no que cualquiera de nosotros en algún momento de nuestra vida podemos precisar de unas condiciones de accesibilidad y tránsito adecuadas a nuestras circunstancias personales, como puede ser la necesidad de llevar a un niño en un carrito, mujeres embarazadas, personas obesas o de la tercera edad, o incluso un lesionado que han de evacuar del campo en camilla, por lo tanto, la supresión de las barreras arquitectónicas es una necesidad para algunos y una mejora para toda la población.

Para que a un recinto deportivo podamos considerarlo accesible y por lo tanto que permita el libre desplazamiento de todo tipo de personas de forma óptima y sin necesidad de ayudas externas, debe estar exento de todo tipo de barreras, tanto de aquéllas que se encuentran fuera del propio recinto como de las que se encuentran en el interior del mismo.

esgrima
Otro ejempo de accesibilidad.

Entre las barreras exteriores a la instalación deportiva hay que señalar, entre otras, las aceras no rebajadas y con elevados bordillos, pavimentos en mal estado, alcorques no recubiertos, mobiliario urbano mal situado, inexistencia, tanto de medios de transporte público accesibles para poder llegar al lugar como de aparcamientos reservados para discapacitados, etc. En cuanto a las barreras interiores al edificio, la lista es larga, destacando la estrechez de las puertas de acceso, escaleras con altos escalones y sin pasamanos a la debida altura, ausencia de rampas a la entrada o con mala inclinación, gradas sin espacios reservados para usuarios de sillas de ruedas, con altos peldaños y sin barandillas de apoyo, pasillos estrechos, inexistencia de accesos directos a la pista deportiva, ascensores angostos y con altas botoneras, vestuarios y aseos de difícil acceso y con suelos resbaladizos, iluminación y acústica inapropiada, etc.

Aunque es cierto que desde los poderes públicos se han promulgado normativas tendentes a la supresión de barreras arquitectónicas, la realidad es que la mayoría de los recintos deportivos siguen siendo inaccesibles para muchas personas, por ello debemos insistir en la concienciación, tanto de los responsables de su construcción (diseñadores y arquitectos) como de los gestores deportivos y de la clase política en general, de la importancia del análisis previo a la hora de construir una instalación deportiva y del estudio de la accesibilidad en una instalación ya construida para poder determinar qué acciones correctoras deberían llevarse a cabo para solucionar los problemas de accesibilidad.

La práctica deportiva aporta innumerables beneficios al ser humano ya que mejora la salud y la buena forma física, sirve para descubrir las propias capacidades y disfrutar con el éxito de superarse cada día, aumentando la autoestima y facilitando la integración social. En definitiva, aumenta la calidad de vida de los que lo practican y las personas con discapacidad tienen derecho a disfrutar de esa calidad.

basket
El baloncesto adaptado va cada día a más.

3 Comentarios

  1. Quiero informados que le hemos pedido a Jose Antonio Brenes, Documentalista, y socio de SI PODEMOS, con quienes GRarquitectos ha suscrito un convenio de colaboración desinteresada, que escriba periódicamente sobre las temáticas que afectan a las “ciudades para todos”.
    Estamos de enhorabuena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *