“EN LAS CIUDADES HACEMOS USO DE LOS RECURSOS AMBIENTALES DE UNA MANERA IRRESPONSABLE”. Conclusiones del foro de la UIM

“La Ciudad Comprometida”

Hace unos días finalizó en la Red de Urbanismo y Medio Ambiente de la Unión iberoamericana de Municipalistas el foro de debate virtual titulado “Medio Ambiente y Ecología Urbana” con un gran éxito de participación e intercambio de ideas.

Casi 700 visitas y medio centenar de comentarios durante la semana en la que transcurrió el foro denotan el interés  y preocupación que estos temas despiertan en la sociedad actual. Cabe destacar el nivel de los participantes, generándose dentro de la corriente general del debate múltiples puntos de vista a considerar.

El punto de partida ha sido “¿Por qué nos parece más preocupante la situación del planeta que la de nuestro propio pueblo o ciudad?
Sin embargo, la principal causa del cambio climático global es la emisión de gases de efecto invernadero, que se producen mayoritariamente en ámbitos urbanos. ¿Somos en realidad conscientes de que la pérdida de biodiversidad y el cambio climático procede nuestra forma de habitar el planeta desde el comienzo de la revolución industrial?

Asumiendo que el 75% de la población mundial es urbana, generando una fuerte presión sobre el territorio, se han intercambiado opiniones sobre aspectos como el cambio climático y la biodiversidad, el ruido, la contaminación, el agua, el ahorro energético y las energias renovables, la movilidad sostenible….y todos aquellos aspectos sobre medioambiente urbano en sentido general, pero profundizando en todas aquellas cuestiones que a todos nos preocupan.

 

De las aportaciones de los foreros podemos destacar algunas de las conclusiones que se pueden extraer de esta experiencia virtual.

El ambiente urbano se ha considerado tradicionalmente como el medio más equilibrado y perfecto desde el punto de vista ambiental, alejado de las imperfecciones de la Naturaleza, y sobre todo, donde se controlan sus desmanes, sus manifestaciones más catastróficas. Esta visión antropocéntrica, en la que el ser humano es dueño y señor de todos sus avatares, se ha demostrado que no sólo es falsa, sino incluso contradictoria. Deberíamos apostar para el futuro una vía ecléctica, en la que se conjuguen las ventajas de un hábitat concentrado, de calidad y bienestar, con los innumerables beneficios que suponen una vida acorde con el aprovechamiento, la preservación y el disfrute generalizado del medio ambiente.

Respecto a la contaminación urbana, se consensuó que la misma  repercute seriamente sobre nuestra salud afectando, no solo a las vías respiratorias sino también a nuestro sistema inmunológico. Parece que cada día hay más alérgicos en los entornos urbanos precisamente por esta causa, constituyendo  una importante pérdida de calidad de vida.

Y en este aspecto de la polución en ámbitos urbanos tiene su origen sobre todo en el tráfico urbano. La mayoría de los especialistas coinciden que hay que disminuir la proporción de viajes en vehículo privado en favor del transporte público, y dentro de este apostar por aquellos modos menos contaminantes y más eficientes en las que obviamente los recorridos peatonales y los desplazamientos en bicicleta deben ir ganado peso poco a poco. Un sistema intermodal y multifuncional.

Una buena política basada en la distribución racional y equitativa de actividades y equipamientos en los barrios, las distancias son menores y es mucho más fácil apostar por desplazamientos saludables y menos contaminantes.

Los Planes de Movilidad Urbana Sostenible son uno de los instrumentos de los que dispone el urbanista para racionalizar la movilidad en las ciudades.

El ruido como contaminación “puntual” también ha tenido su espacio en el debate y el atajar este problema se ha visto desde dos vías distintas. Primero, desde el uso de materiales absorbentes (porosos, fibra de vidrio, etc), la utilización de barreras acústicas en determinados lugares, el uso de los aislamientos en lugares industriales muy ruidosos….que desgraciadamente muchas veces no se cumplen. Y por otro lado, a una escala de ciudad, a través de un adecuado diseño urbano podemos incidir positivamente en esta cuestión, ya que un viario bien jerarquizado, una inteligente distribución de las zonas verdes y arboladas y una distribución racional de los equipamientos de barrio que los acerque al lugar de residencia y por tanto la que disminuyan la dependencia de los desplazamientos rodados.

Pero las zonas verdes deberán responder a múltiples criterios de localización y cualificación, no solo al anteriormente mencionado, pues nos arriesgamos a tener espacios libres con poca calidad, considerados como zonas de transición, al estar siempre situados cerca de un eje ruidoso.


El agua ha ocupado también gran parte de las disertaciones. El agua potable como recurso malgastado, gran logro de las ciudades modernas que sin embargo tienen actualmente problemas de calidad y salubridad. Falta de eficiencia en sus instalaciones y derivaciones que provocan grandes pérdidas, falta de depuración en muchas zonas, que hacen que devolvamos esa agua a la naturaleza para “comenzar” de nuevo el ciclo en unas condiciones nada adecuadas…

El buen uso del preciado elemento derivó en la discusión sobre el ahorro energético en sentido amplio. Se aposto por una doble vía. Se debería ir incorporando poco a poco las energías renovables (eólica, solar, térmica, y demás) hasta llegar a copar altos porcentajes del consumo general. Esta dinámica no tendría sentido sin reducir la demanda, bajando el consumo primero en gastos superfluos, luego en otros sectores más estructurales.

Ciudades y ciudadanos cotidianamente vamos haciendo uso de los recursos ambientales de manera claramente irresponsable, lo cual incide no solo en nuestra calidad de vida, sino sobre todo en la tremenda huella ecológica con la que lastramos al mundo, cada vez más viejo y cansado…

El caminar hacia unas ciudades menos contaminadas, más racionales y sostenibles debe partir de una concienciación ciudadana a través de una educación cívica y medioambiental, para llegar a demandar a nuestras administraciones y a los urbanistas el mismo compromiso. El esfuerzo de una persona sola no puede cambiar el mundo, pero remando entre todos hacia una misma dirección estaremos más cerca de la meta.

Jesus Maria Cuesta, arquitecto de GRarquitectos

7 Comentarios

  1. Gracias Jesús María por tu excelente síntesis del foro, en el que nos has recordado muchas de las interesantes aportaciones realizadas. Ha sonado bien!

  2. Clara y ciertamente irresponsables… el concepto de huella ecológica (aclarar que no es más que la cantidad de superficie que una persona necesita para mantener su estilo de vida) es muy interesante, y creo recordar el dato de que necesitariamos TRES PLANETAS Y MEDIO (como este)para continuar con nuestro estilo de vida consumista.

    El dato es alarmante… Si mi estilo de vida necesita 3 planetas y medio y solo tenemos uno, algo falla. No creeis?

    un sitio diferente

  3. Felicitar a los organizadores del foro, creo que ha cumplido con las expectativas que tenemos quienes nos dedicamos a esto, e incluso yo iría más allá, cumple con las expectativas de aquellos otros profesionales que de manera colateral se acercan a este mundo y hasta la presente o no habían caído en la cuestión o la consideraban baladí. Enhorabuena, me reitero.

  4. Es complejo el tema y tiene tantas aristas donde meterle mano que habría que ser un técnico en la cuestión para poder tener voz en una tertulia con el deseo de llegar a conclusiones creíbles y adaptadas. Pero como yo soy el atrevido inconsecuente y el loco por las provocaciones de tertulia…quiero opinar.
    En mi novela inédita, porque soy novel, tiene más de 400 folios y toda es mi Granada, tengo una frase que siempre llevo marcada para cualquier charla, y es, que “todo hombre va unido a un paisaje”. Y que gran verdad es ello.
    Vivimos en la ciudad, y el espacio urbano tiene que ser considerado como un lugar semiológico de libertad. La ciudad nos tiene que hacer libres con sus sistemas armónicos de espacio y camino. Hoy en día el desarrollo industrial ha de ir unido umbilicalmente con el desarrollo urbano y dada la conexión de lo urbano y lo regional, su planificación ha de ser exigente en condiciones vitales de acomodo a las diferentes clases sociales que componen el asentamiento humano. El técnico ha de cuidar no ser endógamo y planificar la ciudad como asentamiento propicio para el desarrollo de cualquier faceta humana, bien armonizada de espacio edificado, espacio libre y el tratamiento de las luces y sombras, que proporcionen sentimiento de libertad y a la vez cobijo de la intimidad. Es difícil, ¿no?…pues… doctores tuvo la iglesia.

  5. Gracias Car
    Gracias Carmen, Juan y Paco por vuestras reflexiones… En ellas coincidís en tratar la huella del hombre que nunca es indeleble, y casi nunca es reversible. El viernes me invitaron en la Facultad de Ingeniería de la UGra a dar una conferencia sobre la incidencia de los proyectos en el paisaje… Un día de estos os hablo un poco sobre esas cosas.

  6. Hola!, Buenas tardes es muy interesante el trabajo que han hecho y las impresionantes arquitecturas ecológicas que ha hecho este programa. Me podrían decir de que ciudad fueron tomadas las imágenes de este artículo (Me refiero a la de la calle peatonal con los infogramas (letreros) con información de temas de interés ambiental!) Se los agradecería mucho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *