LA SOSTENIBILIDAD URBANISTICA EN ESPAÑA, A EXAMEN

“El Territorio Comprometido”

A través de un estudio titulado  “Informe de situación de las principales actuaciones e iniciativas en materia de sostenibilidad urbana en España” y las  conclusiones  a las que llega nos podemos hacer una idea real la implantación del concepto de sostenibilidad en las iniciativas urbanísticas y el impacto de las buenas prácticas que afectan al territorio.

Este Informe, concebido como una investigación dentro del marco del Proyecto Europeo URBAN NET, se ha planteado como un análisis general del estado del arte de la sostenibilidad urbana en España realizado a partir de todas aquellas fuentes de información concebidas como termómetro de la situación, principalmente los catálogos y muestrarios de buenas prácticas, así como las plataformas y organismos, tanto institucionales como profesionales y sociales, de seguimiento de los sectores implicados, todo ello complementado con la información actualizada que se ha podido obtener durante el periodo de elaboración del informe.

Plaza Ecópolis, iniciativa catalogada como buena practica. FUENTE: logicaeco.es
Plaza Ecópolis, iniciativa catalogada como buena practica. FUENTE: logicaeco.es

La iniciativa URBAN-NET se inscribe dentro de los ERA-net (redes del Espacio Europeo de Investigación o “European Research Area”) del Programa Específico “Integración y fortalecimiento del Espacio Europeo de Investigación” del Sexto Programa Marco de Investigación, Demostración y Tecnología con objeto de «estructurar y coordinar la investigación sobre sostenibilidad urbana en Europa identificando y dirigiendo las necesidades transnacionales hacia la investigación y el intercambio de buenas prácticas“.

Como referente conceptual se ha tomado el conjunto de leyes, directrices y propuestas de actuación elaboradas desde diversos ámbitos en los últimos años en España, reflejados en el Libro Blanco de la Sostenibilidad en el Planeamiento Urbanístico Español.

Entre los objetivos del informe se han planteado los siguientes están el identificar los posibles desfases entre la teoría y la práctica, entre las autonomías y entre los diferentes sectores de la sostenibilidad urbana dentro del contexto español.

El Informe analiza un conjunto de 16 áreas temáticas que han servido a su vez para la selección y ordenación por Comunidades Autónomas de un total de 575 iniciativas de sostenibilidad urbana, reflejadas en 672 entradas correspondientes a un total de 44 fuentes de información básica, provenientes tanto de catálogos generales de buenas prácticas como otras fuentes de referencia.

 La “Sostenibilidad como objetivo” define el  marco conceptual del estudio. Se realiza una semblanza sintética del panorama urbanístico español, en el que se argumenta que adolece de una ausencia endémica de ordenación territorial, a la que sólo se ha hecho frente en algunas comunidades y Una legislación urbanística basada en la “vocación de urbanizable” del suelo y en la consideración prioritaria del valor de cambio sobre el valor de uso del mismo. Del mismo modo, se expone que lo ambiental parte de una consideración reduccionista y unidireccional, basada exclusivamente en el concepto de impacto de los procesos urbanísticos sobre la naturaleza, considerada como una realidad exógena, lo cual se traduce en un conflicto permanente entre la planificación urbano-territorial y la ambiental, dentro del cual corresponde a lo ambiental una función meramente defensiva. Todo ello conduce a una visión fragmentaria, estática y sectorialista que se traduce en la falta de coordinación entre las políticas de planeamiento que afectan al territorio.

CLASIFICACIÓN DE LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS EN FUNCIÓN DEL NÚMERO DE INICIATIVAS PONDERADAS. FUENTE: Informe de situación de las principales actuaciones e iniciativas en materia de sostenibilidad urbana en España
CLASIFICACIÓN DE LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS EN FUNCIÓN DEL NÚMERO DE INICIATIVAS PONDERADAS. FUENTE: Informe de situación de las principales actuaciones e iniciativas en materia de sostenibilidad urbana en España

Os invitamos a que consultéis sus conclusiones y poder ver qué lugar ocupa vuestra comunidad autónoma en número de iniciativas y valoración global. Andalucía ocupa el segundo puesto con 97 iniciativas tras Cataluña con 114, aunque estos datos cuantitativos han sido tratados cualitativamente mediante su ponderación a través de variables como el número de habitantes afectados por cada iniciativa, la superficie en kilómetros,  el úmero de áreas temáticas… donde observamos que Andalucía cae al 5º puesto.

Para acceder al informe completo que ha servido para este resumen, PINCHA AQUI.

3 Comentarios

  1. Super interesante el documento que hoy nos aporta este blog. En 1ºlugar hablemos del documento: Me parece muy apropiado que exista algo así (un libro compendio de todas las iniciativas urbanísticas sostenibles), porque uno de los principales problemas que tienen todos estos proyectos es que adolecen de coordinación entre sí, y la retroalimentación entre ellos es clave; y aunque tiene algún fallito menor como poner a Linares en la provincia de Sevilla, en general está bastante bien. En 2º lugar hablaremos del estado en el que queda Andalucía: Aunque aparece 2ª en número y 5ª en ponderación, lo cierto es que esta posición es un tanto irreal pues la mayor parte de proyectos son “villas turísticas” (ecoaldeas para más precisión) de escasa repercusión pública y mucho interés turístico; en cuanto al ahorro de agua apenas hay un par de proyectos (cuando Euskadi, que debería preocuparse menos por esto, prácticamente la triplica en número); si que abundan los proyectos solares, sobre todo en Sevilla (recordemos quien es uno de los máximos promotores de esta fuente); la normatividad es de las más bajas del Estado, y aunque ello no debería ser necesariamente malo, pues podría suponer la realización de un compendio normativo, lo cierto es que no es así (por ejemplo falta una ley del paisaje, entre otras muchas); y finalmente la ponderación infravalora que Andalucía es la 1ª más poblada y la 2ª más extensa, por lo que si nos atenemos a intervenciones públicas per cápita se va al final de la lista. En definitiva, buena iniciativa pero mejorable.

  2. Amigos de este blog. En diversas ocasiones he comentado y me he referido en temas, utilizando el termino “sostenible” y lo he entrecomillado porque siempre he creído que era un recurso terminológico recurrido en demasía y la verdad que el termino de sostenibilidad no estaba en los diccionarios oficiales, hasta hace muy poco. Es por lo que mi incultura era notoria, al no estar al corriente de que fue incluido este término, no hace mucho, en la vigésima tercera edición de la RAE. (Cada quien tiene su propio principio de Arquímedes). Para mí, lo mas autentico literariamente, era utilizar la palabra “sustentable”, es decir, que una economía o una planificación urbana, era sustentable cuando satisfacía a la generación actual sin comprometer la ayuda de las futuras. Creo yo y no se si estoy acertado, porque la sustentabilidad debiera de ser principalmente ecológica y no hacer uso del termino para lo general, cosa por la que apareció lo “sostenible”. ¿Correcto?
    Y como este blog es para vosotros, arquitectos, …y no para mi que soy profano en toda cienciologia y forastero en todo terreno, …cuando me venia a la mente el termino “sustentable”, inmediatamente me acordaba de un amigo japonés, estudiante de medicina en Granada, que me comentaba con detalle, el milagro de las pagodas de su país, refiriendo la leyenda de un carpintero que observando los efectos de un terremoto, no comprendía que la pagoda se cimbreaba como un serpiente, de manera que la primera planta se balanceaba hacia la derecha y la segunda a la izquierda y así hasta la quinta, algo así como una serpiente (o la gitanilla del Sacromonte). Por lo que este carpintero ideó la forma que el balanceo no terminara en derrumbe. Y la solución consistía en tener un pilar central de ciprés y desde la primera planta (no desde el suelo) que no seria para “sustentar” el edificio porque colgaba desde el techo y no llegaba al suelo, por lo que cada vez que temblaba la tierra, el enorme tronco central, transfería esa energía y la dispersaba en sentido contrario. Sin olvidar el dato, que no se utilizaban clavos de metal y solo eran de madera y que los ajustes de encaje eran solucionados con ajuste por espiga. Técnica utilizada en un moderno edificio de 32 plantas y que en la actualidad no ha sufrido daños, gracias a su planteamiento de la utilización de este “péndulo”.
    Momento, en que a partir de aquel día, a este amigo de ojos compungidos por estreñimiento, le profesaba la admiración de que provenía de una cultura prodigiosa, por este ejemplo y muchos más. Es decir que cuando Europa aun estaba en la edad media, ellos poseían una cultura y técnica que se escapaba en espacio de los tiempos.
    Para mí y desde aquellos días el término sustentable era el apropiado y nunca lo he confundido con la “sostenibilidad”. GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *