TRES MIRADAS A LAS CUEVAS DE GUADIX: UNA POMPOSA Y DOS CRÍTICAS

“La Arquitectura Comprometida”

El barrio de las Cuevas de Guadix (verdadero paradigma entre los asentamientos trogloditas que se dan en el norte de la provincia de granada, Andalucía España) fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Conjunto Histórico en 1976, integrando junto con el Casco Antiguo de la ciudad uno de los centros urbanos más atractivos y singulares del panorama andaluz. Y es que las Cuevas de Guadix constituyen uno de los pocos ejemplos que pueden encontrarse a nivel internacional de este tipo de hábitat, y su singularidad radica en la conjunción de numerosos factores: su amplia extensión, el bello entorno natural en el que se ubica, su relación con el resto de la ciudad histórica, sus siglos de antigüedad, las tradiciones que atesora, así como en la excepcionalidad de su arquitectura vernácula, sumamente original y de una belleza plática deslumbrante.

Todos estos valores absolutamente excepcionales y muy particulares han propiciado que en los últimos años se haya apostado por explotar su potencial turístico a nivel comarcal (y obviamente también en Guadix) con la proliferación, sobre todo, de alojamientos hoteleros trogloditas, esto es, ubicados en cuevas, por lo que la oferta global empieza a tener ya cierta entidad como destino turístico. Además se han desarrollado algunas iniciativas públicas (miradores, puntos de información, itinerarios, centros de interpretación…) y privadas que han ido llenando de contenido y de calidad las visitas de manera progresiva…

Guadix iluminado al caer la noche desde el Mirador del Cerro de la Bala. Torcuato Fandila
Guadix iluminado al caer la noche desde el Mirador del Cerro de la Bala. Torcuato Fandila

Y en esta ola de optimismo creciente, incluso se ha llegado a plantear en varias ocasiones la posibilidad de incorporarlas como Patrimonio Cultural de la Humanidad, existiendo una iniciativa específica al respecto… (circunstancia gemela a otra equivalente que se está impulsando en la comarca vecina -e igualmente querida- de La Alpujarra granadina). Si esa noticia sirve como acicate… entonces estaría bien… Pero yo creo, más que en los reconocimientos pomposos, en las gestiones responsables que parten desde lo local, que miran al medio plazo y que aborden decididamente todos los matices de la ordenación, de la protección, de la mejora urbana, en definitiva, de la sostenibilidad y de la autenticidad de este espacio urbano maravilloso (Las Cuevas de Guadix) o de aquel Sitio Histórico espectacular (La Alpujarra)este espacio singular… Y, reconozcamos con la mano en el corazón, que en ninguno de ambos lugares se ha avanzado casi nada de cara a su verdadera protección y sostenibilidad, por lo que sin negar (en absoluto) sus excepcionales valores culturales, yo creo que los reconocimientos internacionales deberían llegar una vez que desde lo local (municipio, comarca, provincia, región…) se haya realizado una labor ejemplar que sirva de buen ejemplo para otros lugares del orbe… y en eso, queridos paisanos, estamos lejos… más bien, estamos en mantillas…

Por eso creo que es bueno poner de manifiesto algunos de los aspectos que sí que dependen de nosotros… es decir, la otra realidad de las Cuevas de Guadix, ya que el barrio sigue un rumbo bien distinto… Y para ello os propongo dos miradas críticas:

La primera Mirada la aportó muy bien Manuel Amezcua en su artículo “LAS CUEVAS, ORGULLO Y TRISTEZA”, publicado recientemente en el periódico Wadi-as, y en ella se centra en un foco de marginalidad, injusticia y abandono social que existe en este lugar: “… contemplar un núcleo de marginalidad tan severo como el de la Cañada de Ojeda, que extiende sus tentáculos en otros casos puntuales de familias cuyo riesgo de exclusión social ya ha sido completado con creces, no deja de ser un revulsivo constante a la propia conciencia, que intento hacer extensivo a la conciencia cívica de Guadix en sus terrenos sociales y políticos… La Cañada de Ojeda no tiene solución, tiene soluciones, al menos las cincuenta soluciones de los cincuenta grandes fallos que atesora. Sin una actuación en red muy enredada, desde la sanidad a la limpieza, desde los educadores de calle a los maestros, desde Cáritas al Ayuntamiento, pasando por los Bomberos y Policía para llegar a las empresas de suministro eléctrico… todos hemos de aportar, en diverso grado, no ya el grano de arena, sino los sacos de soluciones que nos corresponden”.

IMG-20160106-WA0015
Fuente: elaboración propia

Y la segunda Mirada, tiene que ver con el progresivo deterioro cultural (paisajístico, arquitectónico, etnológico, urbano…) que no hace sino banalizar el rico patrimonio de las barriadas de cuevas… Y ya lo expresamos durante nuestra intervención en la “Lluvia de Ideas para el Plan de desarrollo integral del Centro Histórico de Guadix” (celebrada el 3 de noviembre de 2015 a iniciativa del “Centro Histórico Comercial de Guadix” y a la que fuimos invitados en calidad de redactores del plan especial de protección del Casco Antiguo del Conjunto Histórico de Guadix): “… No es posible revitalizar el Centro Histórico de Guadix, llenarlo de actividad, llenarlo de economía, sin desarrollar todo el potencial turístico y cultural que tiene la ciudad a través de la singularidad tan fantástica que tenemos en el barrio de las cuevas. Y hoy, el barrio de las cuevas es mucho peor que el que era hace 10 años, aunque las calles estén asfaltadas, aunque los vecinos vivan un poquito mejor. Pero patrimonialmente, hoy el barrio de las cuevas es mucho peor que el que hace 10 años, y hace 10 años era mucho peor que 5 o 10 años antes, aunque objetivamente, algunos equipamientos y algunos servicios urbanísticos hoy sean mucho mejores. ¿Por qué? Porque no paramos de improvisar, con la mejor de las buenas voluntades…. “. Por eso, Guadix tiene que tener un modelo de desarrollo claro para sus Cuevas. Por eso es tan importante que acometa cuanto antes las labores de regulación urbanística y patrimonial del barrio de las cuevas, antes de que el mismo siga degradándose…

IMG-20160106-WA0007
Fuente: elaboración propia

Ambas miradas, requieren de nuestra atención preferente, responsable y decidida… y luego, más adelante, vendrá la satisfacción de la labor bien hecha y quizás… solo quizás, el resto de la humanidad quiera honrarnos con su reconocimiento… por la rica

historia y el legado urbanístico de nuestra ciudad, pero también, sobre todo, por la actitud responsable y verdaderamente ejemplar de sus gentes, de sus autoridades…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *