URBANISMO BIOCLIMÁTICO

“La Ciudad Comprometida”

Hoy en “La Ciudad Comprometida” queremos empezar una serie de artículos sobre el urbanismo bioclimático.

En nuestro blog siempre hemos estado comprometidos y concienciados, y por ello, en muchos artículos, hemos puesto de manifiesto los grandes problemas que acaecen en las ciudades del siglo XXI. El sedentarismo, el cambio climático, el crecimiento desorganizado, la contaminación, los problemas de movilidad y accesibilidad, la insostenibilidad, etc, poniendo de manifiesto la necesidad de tomar medidas eficaces para paliar sus consecuencias, con el fin de mantener y mejorar la calidad de vida urbana.

El urbanismo bioclimático ofrece muchas ventajas para intentar minimizar los impactos de muchos de estos problemas. Se podría definir como “la planificación integral de un territorio, de su espacio público y de sus edificios, para crear un entorno cómodo para la vida comunitaria y privada.” La clave está en considerar factores ambientales y climáticos de los diferentes climas locales, tales como la temperatura, humedad, viento, horas de sol e intensidad, y sus variaciones diarias y estacionales, y adaptar las construcciones y espacios públicos al entorno, para mejorar la eficiencia energética y el confort climático.

Gran nube de contaminación en Madrid. Fuente: abc.com

Los beneficios son claros, no sólo desde el punto de vista individual de cada casa o habitante, sino del conjunto de la población, ya que se minimizan los efectos de la contaminación a media y gran escala, como las islas de calor o las nubes de contaminación, que muchas veces albergan las grandes urbes.

Para realizar la serie iremos desgranando durante los próximas semanas una serie de manuales basados en los elaborados a partir de un convenio entre la UPM (Madrid) y el ayuntamiento de Vitorio-Gasteiz, sobre urbanismo y buenas prácticas bioclimáticas, que se dividirán en dos grandes temáticas.

-En primer lugar, la descripción y caracterización de las condiciones ambientales y climáticas, dónde se abordan temas como las necesidades térmicas, el microclima local, las principlaes estrategias, etc..

-Y en segundo lugar las diversas soluciones que ofrece esta concepción urbanística, como las diferentes tipologías edificatorias, soluciones constructivas, funcionalidad, etc.

Aquí os dejamos un pequeño índice de los artículos que próximamente publicaremos en esta serie:

-Clima, microclima y estrategias urbanas. Fundamentos de diseño bioclimático.

-Evaluación bioclimática del PGOU de VItoria-Gasteiz.

-Manual de rehabilitación residencial.

-Manual de la rehabilitación uso industrial.

-Manual para la nueva edificación residencial.

-Manual para la redensificación de zonas residenciales.

-Manual para mejorar las condiciones del espacio público con criterios bioclimáticos y de aprovechamiento solar.

-Manual de equipamientos y dotaciones urbanas.

EFICIENCIA ENERGÉTICA Y USO DE ENERGÍAS RENOVABLES EN INSTALACIONES DEPORTIVAS

Taller IAD “Construcción de instalaciones deportivas bio-ambientales: materiales y energías renovables” III

Un equipo de ingenieros especializados en ahorro y eficiencia energética, aportó el punto de vista más técnico en el taller desarrollado por el Instituto Andaluz del Deporte el pasado 17 de noviembre bajo el título “Construcción de instalaciones deportivas bio-ambientales: materiales y energías renovables”.
Este equipo desarrolló en dos intervenciones conceptos relacionados con la eficiencia energética y el uso de energías renovables en instalaciones deportivas.

Eficiencia energética en instalaciones deportivas

Esta primera charla desarrollada por un técnico de la empresa esco energy empezó reflexionando sobre la relación existente entre el ciclo de vida de un edificio y el consumo energético que de éste se deriva, diferenciando las tres fases principales que componen el ciclo de vida de un edificio: Construcción, Uso y Deconstrucción. El consumo energético de una instalación será el equivalente a la suma de cada una de las fases anteriormente mencionadas, por lo que es importante ser consciente del ciclo completo para tomar las decisiones correctas.
A la hora de contribuir a la eficiencia energética durante el uso de una instalación en la fase de construcción debemos barajar dos conceptos: el diseño bioclimático, de manera que consigamos reducir las necesidades energéticas de nuestro edificio mediante el control del soleamiento, favoreciendo la ventilación natural en el mismo… y la eficiencia energética repercutida por las energías renovables mediante el diseño de instalaciones que permitan obtener el máximo aprovechamiento de las fuentes de energía natural y del agua de lluvia.
En la fase de uso es necesario conocer como se distribuye el consumo energético en las instalaciones deportivas para poder controlar las necesidades reales de la instalación. Por regla general climatización, deshumidificación, agua caliente sanitaria y para piscinas requieren los mayores aportes de energía, quedando en un segundo plano iluminación, motores y bombas y otro tipo de consumos. La adecuada elección de los sistemas de climatización, calefacción y agua caliente sanitaria e iluminación resultan primordiales para desarrollar una instalación deportiva eficiente energéticamente.
El consumo energético equilibrado es aquel que cumple los siguientes criterios:

-       Energía imprescindible para lograr una producción o una explotación de calidad
–       Consumo recomendable para conseguir unas condiciones aceptables de confort

Ciclo Biomasa
Ciclo Biomasa

Uso de energías renovables en instalaciones deportivas

La aproximación a algunos sistemas para la alcanzar la sostenibilidad energética de las instalaciones y el uso de energías renovables era el fin de esta charla:

Instalación fotovoltaica: obtención de energía eléctrica mediante radiación solar, su producción se encuentra condicionada al tamaño y a la situación de la instalación, a la orientación de los módulos y a la calidad de la instalación y su mantenimiento.

Caldera de biomasa: uso de materia orgánica originada en un proceso biológico como fuente de energía. Encontramos calderas de llama invertida para la combustión de madera en tarugos, de madera de chipeado, de pellets…

Sistemas geotérmicos: utilizan la inercia térmica del subsuelo (en función de la profundidad obtendremos mayor diferencia con la temperatura ambiente) como intercambiador de calor para ayuda a la climatización de la instalación. Encontramos sistemas como bomba de calor geotérmica, pilotes geotérmicos o pozo canadiense.

Micro cogeneración: proceso de generación de energía eléctrica y calor aprovechable procedente de una sola fuente energética, producción combinada de calor y electricidad. Se aprovecha una parte importante de la energía térmica que normalmente se disiparía.

A modo de conclusión comentar que la mayoría de estos sistemas pueden plantear compatibilidad con las instalaciones deportivas existentes. Las instalaciones fotovoltaicas son una clara estrategia para obtener rentabilidad de las grandes superficies de cubierta de las que disponen las instalaciones deportivas, las calderas de biomasa plantean una alternativa sostenible a las calderas convencionales existentes en nuestras instalaciones, por último los sistemas de micro cogeneración pueden ser una opción en instalaciones existentes, dado que no necesitan grandes superficies para su implantación.

La implantación de sistemas geotérmicos en instalaciones existentes no parece ser una alternativa tan viable en primera instancia. Al contrario, en aquellas instalaciones deportivas de nueva creación que cuentan con piscinas cubiertas es una opción a tener en cuenta, dada la constante demanda de agua caliente.

Daniel Gómez González, Arquitecto de Grarquitectos