Torres Hurtado

 

Los acontecimientos se han precipitado en la plaza del Carmen. Días, horas después de que el propio alcalde de Granada, José Torres Hurtado, ratificase ante los medios su voluntad de repetir como candidato a la alcaldía de Granada, un infarto cerebral le mantiene hospitalizado y siembra de dudas su futuro político. La recuperación va para largo, aventura el Partido Popular en una nota y eso, a meses de las próximas elecciones municipales, ha activado todas los mecanismos de ‘sucesión’ en el partido y todos los temores en el grupo municipal. Aunque la recuperación de Torres Hurtado será un hecho como es deseable, sea más lenta o más rápida, queda ahora por confirmar si este susto habrá acabado como se cree con los deseos de seguir en la agitada vida política de un gobierno municipal, o considerará que su experiencia acaba aquí. En el partido no faltará quien le ‘aconseje’ que aproveche esta circunstancia inesperada para dejar paso sin ruido. Los hay dispuestos a recoger el testigo.
Otra cosa es el grupo municipal, donde buena parte de sus miembros intentaron en todo momento desde que el alcalde llegó al hospital banalizar su estado y quitarle importancia, tal vez porque desconocían el verdadero alcance de su problema de salud. Saben ahí, en el grupo, algunos de sus miembros que su futuro político está ligado a Torres Hurtado y que su continuidad en el Ayuntamiento dependía únicamente de que su valedor repitiese al frente de la lista.
Hoy parece improbable pero no me atrevería a descartar nada. Torres Hurtado es de Píñar y en Los Montes la gente está acostumbrada a las tierras áridas y a los fríos intensos del invierno y los veranos más calurosos, cambios que fortalecen voluntades e intenciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *