Dilar

Mañana se pone a prueba la buena voluntad del Zaidín y la del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Granada. Antonio Ruiz, el rpesidente vecinal, ha sido citado por la concejala de Urbanismo, Isabel Nieto. El motivo son las obras de remodelación de la avenida de Dílar.

Por una parte, las obras tenían que haber empezado en agosto, según anunció la propia concejala en junio, por lo que acarrean un retraso de dos meses.

Por otro, la invitación a una paz social expresada por Antonio Ruiz en la última Junta Municipal de Distrito, celebrada hace apenas cinco días, tendrá que evrse hoy sobre la mesa porque la Asociación de Vecinos del Zaidín sostiene que “la remodelación de la avenida de Dílar no es precisamente una de las prioridades del barrio”. Lo que buscan es “ser tenidos en cuenta, como asociación mayoritaria, a la hora de elegir los proyectos que se van a aejecutar en el barrio”.

Este lunes, 7 de octubre, es la cita y se verá si hay buena voluntad o si simplemente de lo que se trata es de marear y dividir, como se denuncia bajo cuerda entre los vecinos, que están descreídos.

El PSOE, por otra terminar de analizar el contexto, no ve en esta remodelación y en su retraso más que “una maniobra electoral de cara a las municipales”, que aunque está lejos muy lejos todavía, ya se ha traspasado el ecuador del mandato municipal y hay que empezar a cuidar el granero de votos que fue para Torres Hurtado la base de su victoria, que se fraguó, precisamente, en esta misma avenida de Dílar, al prometer que si era elegido alcalde quitaría el carril bici. Cosa que así ocurrió.

Parece que van calentando los motores.

CRÉDITOS
* La fotografía es de González Molero