EL OBSERVATORIO DE SIERRA NEVADA DEJA MUCHA HUELLA

“El Territorio Comprometido”

Hace unos meses, Ignacio Henares, Director Conservador de Sierra Nevada, comentó nuestro artículo Sierra Nevada, un laboratorio de excepción para el cambio global”, anunciando que pronto publicarían los primeros resultados del Observatorio de este Espacio Natural Protegido andaluz en torno al cambio global. Y ese día llegó el pasado martes 3 de noviembre.

port
Portada del libro

Al igual que entonces quisimos dedicar una serie sobre este ejemplar trabajo de investigación (que escribió Natalia Palomares, asesora ambiental de Desarrollo de Ciudades Comprometidas) ahora estamos encantados de presentaros la publicación “LA HUELLA DEL CAMBIO GLOBAL EN SIERRA NEVADA. RETOS PARA LA CONSERVACIÓN”, que constituye el informe de resultados del meticuloso trabajo llevado a cabo durante años por el Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada.

Sobre dicha presentación, a modo de ejemplo, quisiéramos destacar las intervenciones de su director Javier Sánchez; la del catedrático del departamento de Ecología de la UGR, Regino Jesús Zamora; y de nuevo la de su conservador Ignacio Henares. Todos ellos pusieron de manifiesto la gran labor de transdisciplinaridad llevada a cabo en este proyecto, la gran coordinación entre técnicos, científicos, gestores y administraciones, que hicieron de este proyecto tan ambicioso, una realidad.

and-cambio--575x323
Imagen de la intervención en el acto de Javier Sánchez, director del parque nacional.

Su gran labor de buscar soluciones planetarias a ese gran desafío que es el cambio climático y global les ha llevado a analizar de forma precisa lo que está ocurriendo en Sierra Nevada, para cuantificar los efectos del cambio climático en esta región de montaña, desde una óptica multidisciplinar, a través de un seguimiento exhaustivo de una serie de indicadores de los elementos biofísicos, ecosistémicos y físicos. Todos estos trabajos se han volcado en esta nueva publicación, que además tiene un fin divulgativo y de sensibilización de la sociedad; empresa a la que, desde La Ciudad Comprometida queremos sumarnos, ya que si bien se trata de un reto global, debemos sentirnos muy orgullosos de que Andalucía y España estén en la vanguardia de su investigación. Por último presentaron el programa LIFE ADAPTAMED para la adaptación al cambio climático, del que os hablaremos próximamente.

Dibujo
Video divulgativo sobre el cambio global y su investigación en el Observatorio de Cambio Global. Pincha en la imagen para acceder el enlace

Queremos darles la enhorabuena a todos los técnicos, científico, gestores e  instituciones implicados, ya que con estas acciones van asentando las bases del conocimiento hacia las grandes soluciones que necesitamos para frenar uno de los principales problemas de nuestra era, el cambio global. ¡Gracias por tanto!

Un gran desafío para nuestro pequeños

“La Sociedad Comprometida”

El cambio climático es un hecho, y la necesidad de cambiar nuestros hábitos de vida y de consumo, la única vía posible para poner freno a lo que cada vez es más claro, nuestro planeta está en grave peligro. Todos somos conscientes de ello, pero la mayoría de las veces miramos hacia otro lado. Cambiar nuestras costumbres no es nada fácil, pero como sociedad tenemos un gran reto, y nuestra calidad de vida presente y futura depende de que sepamos abordar este problema desde ya.

CLIMA2
Ilustración. Fuente: revistahumanum.org

Nuestra idiosincrasia como sociedad es algo heredado y adquirido, por ello debemos empezar por cambiarla, sobre todo en los más jóvenes. Nuestros pequeños son el futuro. Por eso debemos de informarles de los peligros del cambio climático y ayudarles a cambiar de costumbres, pero ojo, el ejemplo de vida es lo más importante. Por ello hoy queremos hacernos eco de varias iniciativas enfocadas a los más pequeños que nos han llamado la atención, y que tienen en común la tarea de educar desde el respeto al medio ambiente, la utilidad de la ciencia y la necesidad de que las nuevas generaciones crezcan con una escala de valores más rica y diversa.

A través de juegos interactivos, vídeos explicativos o infografías se pretende acercar a los niños a la realidad del cambio climático y sus consecuencias. Así son diversas las iniciativas que recoge humanum.org, que se viene realizando en países latinoamericanos para concienciar a los más pequeños, siempre desde un lenguaje ameno y entendible para ellos. Cinco materiales educativos para que interioricen la importancia de hacer frente a los problemas medioambientales, un gran trabajo “de traducción”, que simplifica una cuestión tan compleja para este “pequeño público”.

viajepaula
“El viaje de Paula”, producido por la ONU y el IDEAM. Fuente: revistahumanum.org

Otra iniciativa es el proyecto CRECE (Comunidad para la Restauración Ecológica del Estanque del Corredor verde). El proyecto cuenta con un total de 32 grupos de alumnos y alumnas de todos los niveles educativos (aproximadamente 800 alumnos) provenientes de los seis centros de educación infantil y primaria de la localidad de Atarfe, a los que se les acerca al funcionamiento de las cadenas tróficas acuáticas y la problemática de la introducción de  especies exóticas invasoras en el medio natural.

proyecto crece
Imagen de las jornadas explicativas. Fuente: andaluciamejorconciencia.fundaciondescubre.es

Desde “La Ciudad Comprometida” queremos animar a todos a que participen de estas experiencias que, a pesar de estar enfocadas a los niños, suponen un compromiso de todos, ya que las generaciones futuras y su educación son un proyecto común de toda la sociedad, y la base de nuestro crecimiento colectivo.

ORDENAMIENTO TERRITORIAL PARA UN DESARROLLO SOSTENIBLE

“El Territorio Comprometido”

Hoy queremos compartir con todos nuestros lectores un artículo publicado en El Peruano, con motivo de la pasada Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático 2014 (COP20/CMP10). En semanas anteriores ya estuvimos compartiendo algunas reflexiones que ponen de manifiesto lo que se reitera en este artículo.

La estrecha relación entre ecosistema urbano, sostenibilidad y cambio climático, es ya una realidad que manifiestan todos los organismos internacionales. Para “La Ciudad Comprometida” y GRarquitectos esto no es un tema desconocido, ya que llevamos muchos años dedicándonos a la ciudad y al territorio como objeto de nuestro trabajo, e intentando concienciar y los diferentes entes públicos y privados del problema, así como trabajando para intentar paliar los devastadores efectos del crecimiento desordenado de la ciudad.

 Si bien el crecimiento desordenado del país ha sido una constante por siglos y esto no había despertado mayor preocupación, los retos que impone el cambio climático están obligando a los países a considerar el ordenamiento territorial como una variable fundamental de la sostenibilidad, razón por la cual el Ministerio de Ambiente (Minam) anunció que trabajará en la generación de información que guíe las futuras construcciones del país.

Fuente: El Peruano

 “Lima, Arequipa, Trujillo, Chiclayo, Cusco, Puno e Ica son ciudades cuyo crecimiento urbano continúa en veloz aumento y en el caso de la capital limeña, la mayoría de las construcciones no responde a una planificación urbana sino a intereses de inversión inmobiliaria”, manifestó el jefe de la Dirección General de Ordenamiento Territorial del Minam, Fernando Neyra, al Diario de El Peruano.

 La informalidad ha generado que las ciudades ocupen zonas inadecuadas, con conexiones de luz clandestinas y mal uso del agua. “Los municipios son los que gestionan las ciudades y tienen debilidades técnicas. Hay que generar incentivos y mecanismos financieros que eviten la ocupación en zonas de riesgo, uno de esos es el programa de reducción de vulnerabilidades que impulsa el Ministerio de Economía”, acotó el funcionario.

 Informó que el Estado impulsa políticas para regular el otorgamiento de licencias. El Minam está generando información que va a determinar las zonas de riesgo en el país, que puedan inundarse, colapsar o con suelo adecuado para construir. Dicha información es compartida con los sectores de educación, salud, economía para evitar inversión pública en zonas no adecuadas.

 En otros países de América Latina han determinado crecer de forma vertical para lograr un mejor abastecimiento de servicios.

 Radiografía de un país en construcción

  • Número de viviendas: 6’400,131 unidades
  • 350,000 viviendas son propias por invasión.
  • 2 millones 800,000 viviendas no tienen piso de cemento, parqué, madera, loseta o similar.
  • 3 millones 400,000 viviendas no tienen paredes de ladrillo o bloque de cemento.
  • 4 millones de viviendas están en zonas potenciales de riesgo.

 

Fuente: google earth

 

Las ciudades, el gran reto del siglo.

“La Ciudad Comprometida”

 

Las ciudades se han convertido en los actores clave del desarrollo y de la vida mundial. Basta con mirar los números. Según las estadísticas del banco mundial, en el año 2013, el 53% de la población mundial vive en zonas urbanas, lo que supone unos 3.763 millones de personas aproximadamente. Y todas las proyecciones  apuntan a que en los próximos años esta cifra seguirá creciendo, hasta el punto que algunos autores, como Leo Hollis, afirman que a finales de este siglo un 99% de la población mundial será urbana.

Esto nos lleva obligatoriamente a pensar en las ciudades con una visión de futuro, tanto en su crecimiento y ordenación, como en ciertas variables importantes como la sustentabilidad, la eficiencia energética, la innovación en múltiples áreas, la apuesta por la cultura y la creación, la planificación de los espacios con mirada holística y la capacidad de resiliencia. Y todo ello desde el “urbanismo social”, es decir pensar en las millones de personas que las habitan. Así, el crecimiento de las grandes urbes, así como el cambio climático son dos de los desafíos que se nos presentan en el nuevo siglo.

Medellín, Colombia. Un ejemplo de ciudad innovadora. Fuente: radiosantafe.com

Las ciudades se han convertido en actores propios, incluso a veces con dinámicas tan concretas que interactúan con otras grandes urbes por encima de los gobiernos nacionales. Esto viene dado porque las son el principal generador de riqueza y consumidor número uno del planeta, así como los focos de los grandes problemas climáticos, como la contaminación. La necesidad de ordenación de estos grandes monstruos es esencial para garantizar la habitabilidad de sus moradores, y las soluciones beben de estas relaciones interurbanas internacionales, exportando y compartiendo experiencias, ideas y soluciones entre ellas. Por ejemplo el plan de basuras de San Francisco, el Metrobus colombiano, la eficiencia en materia de transporte de Seúl o Londres, son ejemplos para otras ciudades de cómo poner solución a problemas concretos, salvando las características propias de cada una de ellas.

Ciudad de San Francisco. Fuente: fotos.org

Por otro lado, cada vez se tienen más en cuenta como grandes centros de intercambio y generación de cultura, ideas, tecnología y cambios y fragmentación social. Además las propias necesidades de las personas que vivimos en ellas han cambiado sustancialmente desde hace un siglo, demandando, con más fuerza, espacios verdes, vías de movilidad en bicicleta, etc. Por ello otra cualidad indispensable del nuevo planteamiento urbano, es la capacidad de las propias urbes de reinvertarse  y adaptarse a las nuevas demandas, ya que al fin al cabo una ciudad es sus habitantes.

En conclusión las nuevas macrociudades del siglo XXI crecen más allá de sus propios países ya que son los principales actores políticos, sociales, económicos, consumidores y contaminadores, y nuestro gran reto es empezar a desmigar las claves para ponernos trabajar en su ordenación, ya que nuestra calidad de vida, y la de millones de personas depende de ello.

Para ampliar la información pincha aquí.

¿Y yo qué tengo que ver con mi ciudad?

“La Ciudad Comprometida”

En una reciente mesa redonda celebrada en Lima: “¿Y yo qué tengo que ver con mi ciudad?” con motivo de la Convención de las Naciones Unidas LIMA COP20, se analizó el concepto de ciudades sostenibles y, en particular, su situación frente al cambio climático. Aquí le presentamos seis ideas que nos ayudarán a pensar cómo cuidar las nuestras.

Fuente: google earth

1.- Se necesita una agenda de gestión local para lograr ciudades sostenibles: más del 50% de la población mundial vive en ciudades y que, en el caso de Latinoamérica, llega al 70% (75,8% en el Perú). En la actualidad las ciudades consumen las dos terceras partes de la energía mundial y son responsables del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

“Vincular las ciudades sostenibles con el cambio climático permitirá una adecuada gestión local que mejore la calidad de vida de sus habitantes y propicie la mitigación y adaptación de los efectos de este fenómeno global”, dijo Barandiarán, para quien no debemos mirar sólo a las grandes ciudades, sino también a las ciudades intermedias, que tienen sus propias características. Indicó que el mayor reto para el Perú en la implementación de un programa de adaptación y mitigación para ciudades es mejorar la gobernanza a nivel local.

2.- Un mejor planeamiento urbano minimiza el riesgo de las ciudades frente a desastres naturales: la falta de un planeamiento urbano conlleva al desarrollo de zonas urbanas inadecuadas que son más expuestas a los desastres naturales y en particular a los eventos climáticos extremos. Es más que cuestionable el hecho de proveer servicios como luz o agua, u otorgar títulos de propiedad, a los habitantes de estas zonas inadecuadas, por el hecho que fomente el ánimo a quedarse, y sugirió encontrar otras soluciones. “Es momento de empezar a considerar la ciudad como parte del territorio”, resaltó Neyra.

Formación de embalses en el asentamiento humano Señor Cautivo de Ayabaca, Lima. Fuente: conexióncop.com

3.- Promover la lentitud y reapropiarse el espacio público: Debemos repensar el ideal de ciudad. “Hoy soñamos una ciudad moderna y rápida, pero el resultado es una ciudad peligrosa, contaminada, impersonal, ineficaz y mecánica. Deberíamos preguntarnos de nuevo: ¿Qué ciudad queremos? Una ciudad para sus habitantes, que busca el desarrollo”, sostuvo Carlos F. Pardo, quien propuso invertir la visión clásica de la ciudad y promover la lentitud en lugar de la rapidez.

  1. Arrué reforzó la idea de rehumanizar la ciudad y de hacer de ella un espacio menos exclusivo y agresivo, y más inclusivo. Hoy las ciudades ofrecen espacios muy reducidos para poder caminar y desplazarnos, y los habitantes no se sienten cómodos sus ciudades. El espacio público no son sólo los parques o las plazas, como solemos imaginar, aunque en realidad la calle es el principal espacio público. “Hay que pensar la ciudad como un gran espacio público -agregó-. Se debe pensar en la personas primero, invertir en ellas antes de invertir en las vías”.

4.- Un sistema de transporte integrado que incluya estos tres niveles de decisión del ciudadano:  EVITAR: Evitar los viajes gracias a la proximidad de los servicios; CAMBIAR: Cambiar los modos de transporte, es decir, poder tomar la bicicleta o el bus en lugar del auto; y MEJORAR: Si acabo se debe usar el auto de todas formas, mejorar la tecnología de los vehículos.

También se promovió el desarrollo de más espacios peatonales que resulten en una mejora social, mayor sensación de comunidad, mejor seguridad, activación de los comercios, y por supuesto menores emisiones de GEI. “Los carros deben quedarse en periferia de la ciudad”.

5.- El arte como medio de concientización en las ciudades: M. Esquivel, mostró cómo el arte puede generar conciencia ciudadana y en particular conciencia medioambiental, con varios ejemplos de creaciones artísticas realizadas con familias y comunidades por su asociación. “Las acciones concretas vienen primero de una conexión más espiritual con la naturaleza”, dijo.

Y 6.- El ciudadano como actor de su ciudad: Hubo consenso general sobre la importancia del rol del ciudadano como motor de cambio en su distrito -a través de la formación de  junta vecinales, presionando a los alcaldes sobre proyectos medioambientales- y como tomador de acciones a nivel individual para bajar su impacto personal sobre el planeta.