PUESTA EN VALOR DE LA NECRÓPOLIS ÍBERA DE TÚTUGI (GALERA). Mis proyectos favoritos (7)

Hace ya una década que mi equipo afrontó el proyecto de restauración y de puesta en valor de la Necrópolis Ibérica de Galera, perteneciente a un territorio maravilloso que se ha venido a denominar “El altiplano de Granada”.

Y hoy quiero contaros los aspectos que consideramos para este delicado proyecto.

Pincha en la imagen para acceder al artículo completo

Presentación del libro “La Necrópolis ibérica de Tútugi “

“Noticias y Actualidad”

Hace poco se presentó en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, el libro “La Necrópolis ibérica de Tútugi (2000-2012)” , en el acto participaron entre otros su autora, María Oliva Rodríguez-Ariza y Teresa Chapa Brunet.

Portada del libro.

Este libro es el resultado de los trabajos arqueológicos y de conservación llevados a cabo en la Necrópolis de Tútugi, en Galera (Granada). Para GRarquitectos esta presentación es de especial relevancia ya que participamos como coautores  y  a través de proyectos como la Restauración y puesta en valor de la Necrópolis Íbera de Tútugi.  Además nos sentimos muy vinculados el municipio de Galera ya que intervinimos en la rehabilitación del museo y la Iglesia parroquial.

En la Necrópolis, muy conocida en el ámbito de la arqueología ibérica, desde su descubrimiento a principios del siglo XX, se ha llevado a cabo este proyecto de investigación, documentación y puesta en valor. En el libro se recogen las intervenciones realizadas en 16 sepulturas, así como los trabajos de consolidación, restauración y creación de infraestructuras que han permitido acondicionar la zona para las visitas públicas.

Próximamente publicaremos un artículo sobre el trabajo que llevamos a cabo en el sitio arqueológico, para continuar con nuestra tarea de difusión y puesta en valor del patrimonio.

 

 

EL PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO COMO ESTÍMULO, ALTERNATIVA O COMPLEMENTO AL DESARROLLO RURAL

“El Territorio Comprometido”

Desde La Ciudad Comprometida siempre hemos defendido el valor, en su sentido más amplio, de todo aquel patrimonio, material o inmaterial, que hemos recibido como herencia del pasado. En esta ocasión, queríamos dedicarle una reflexión al patrimonio arqueólogico, que junto al histórico, artístico, monumental y natural, demuestran que en Andalucía somos unos privilegiados y que este enorme legado conlleva una gran responsabilidad.

La semana pasada, nuestro colaborador en temas patrimoniales, Miguel Angel Sorroch,e nos habló de la transversalidad entre arquitectura e historia . En el siguiente artículo del blog de Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía hemos encontrado un articulo que  nos habla de los 5 pilares básicos para que cualquier iniciativa de protección o puesta en valor del patrimonio tenga visos de tener éxito. Estos serían el pilar institucional, el político, el económico, el científico y el social. El articulo al que nos referimos se titula “El patrimonio arqueológico como estímulo, alternativa o complemento al desarrollo rural”

Yacimiento de la Necrópolis Iberica de Tútugi. Fuente: Elaboración propia.
Yacimiento de la Necrópolis Iberica de Tútugi en Galera. Fuente: Elaboración propia.

El primer pilar que hace referencia el articulo seria el apoyo institucional, que existe puesto que la Ley del Patrimonio Histórico de Andalucía, recoge de manera clara y concisa las normas que se consideran necesarias para la protección, conservación y puesta en valor de los bienes culturales, sean éstos del tipo que sean. Pero los bienes culturales en Andalucía son innumerables -de hecho, existen más de 17.000 BIC declarados, así como otros muchos bienes que no lo están-, y, muchos de ellos, ya sean BIC o no, están desvirtuados, abandonados, desprotegidos y, lo que es peor, en muchos casos destruidos. La realidad se impone y diariamente la prensa pone el dedo en llaga: edificios catalogados que se declaran en ruina y que deben ser demolidos mediante actuaciones de emergencia; castillos y murallas que se desploman

En el caso de que no exista un claro apoyo político al patrimonio arqueológico, resulta casi inviable garantizar su protección y su conservación. Asimismo, es poco más o menos que imposible poner en marcha iniciativas, inversiones o financiación que permita no solo poder llevar a cabo las obras necesarias de excavación, conservación, restauración, urbanización y difusión de los yacimientos, sino que garantice su mantenimiento y la continuidad de los trabajos y de los estudios, cuando las urnas decidan los cambios que la ciudadanía estime convenientes.

Si por otro lado lo que falta es el apoyo económico, los bienes están abocados, incluso, a su desaparición. No se trata únicamente de procurar inversiones, sino que se trata, sobre todo, de asegurar la financiación continua que permita la perdurabilidad de los bienes protegidos y que en algunos casos ya están expuestos. La conservación debe y tiene que ser constante, puesto que su exposición a, entre otros muchos agentes, las inclemencias metereológicas y a la  contaminación atmosférica, al no estar, en muchísimos casos, bajo ningún tipo de protección, los deteriora y destruye de manera implacable y sistemática.

No debemos dejar de lado, ni por asomo, el apoyo científico. No se puede trabajar en los espacios arqueológicos si los que están a su frente no son garantes de la verdadera significación de los espacios y sino no cuentan con apoyo arqueológico de otras instituciones. La metodología arqueológica, el estudio constante y honesto de los espacios arqueológicos, garantiza la personalidad de cada uno de los sitios, huyendo de tópicos y, en algunos casos, de leyendas y/o falsedades instaladas en el subconsciente popular que banalizan los yacimientos y que les confieren una imagen pueril que los aleja completamente de su realidad. Es el trabajo científico lo que diferencia los sitios, el que los hace únicos y el que les confiere personalidad y singularidad.

Estudios del yacimiento de la Necrópolis Iberica de Tútugi en Galera. Fuente: Elaboración propia.
Estudios del yacimiento de la Necrópolis Iberica de Tútugi en Galera. Fuente: Elaboración propia.

Y por último y no por ello menos importante, se debe contar desde el principio con el apoyo social. La difusión de los bienes culturales es necesaria para que la sociedad que vive junto a ellos se enorgullezca de los mismos, los cuide, los valore y los hagan suyos. Sin su apoyo, el bien se verá abocado a su expolio y a su destrucción. La entrada en la vida de una comarca de un espacio arqueológico otorga al territorio en el que se inscribe una “cultura patrimonial” que le imprime un carácter específico al entenderse, por parte de sus habitantes, que esos yacimientos pueden ser un acicate no solo cultural, sino también laboral y económico.

Muestra de ello son las posibilidades para el desarrollo rural de comarcas enteras que tiene la puesta en valor de restos arqueológicos.  GRarquitectos ha tenido la oportunidad de participar en este desarrollo a través de proyectos como la Restauración y puesta en valor de la Necrópolis Íbera de Tútugi, en Galera, Granada. (Pincha aquí para acceder mas información)

Plano del proyecto elaborado por GRarquitectos de Recuperación y Puesta en Valor del yacimiento de la Necrópolis Iberica de Tútugi en Galera. Fuente: Elaboración propia.
Plano del proyecto elaborado por GRarquitectos de Recuperación y Puesta en Valor del yacimiento de la Necrópolis Iberica de Tútugi en Galera. Fuente: Elaboración propia.

El artículo finaliza con una reflexión, con la que no podíamos estar más de acuerdo…

Son muchos los espacios arqueológicos, no solo de Andalucía, sino también del resto de España, en los que se han paralizado las inversiones. Evidentemente la crisis ha puesto de manifiesto, aún más, lo frágil que es la cultura y lo fácil que es aniquilarla.

Para acceder al articulo completo, Pincha aquí.

EL MUSEO DE GALERA CELEBRA SU 10º ANIVERSARIO CON UNA EXPOSICIÓN DE TÚTUGI

En el mes de julio el Museo de Galera  celebra sus 10 años de vida. Para tal efeméride ha  organizado una exposición titulada “Los materiales de Tútugi”, que conserva la Fundación Rodríguez-Acosta. Esta abierta desde el 1 de Julio al 31 de Agosto

En palabras de los organizadores, la exposición “nos sirve para hace una evaluación de lo realizado y de plantearnos el futuro”. El museo ha tenido en esta década una intensa actividad dedicada a la difusión de la arqueología, historia y costumbres de Galera.

Es por tanto una buena ocasión para ofreceros un artículo dedicado al museo, como continuación  de la serie de museos, tras el primero  dedicado a “La Casa de los Tiros”. Os recordamos la iniciativa de La Ciudad Comprometida para compartir con vosotros un paseo por algunos de los más singulares museos y centros de interpretación que poseemos en la provincia, para animaros (animarnos) a visitarlos una vez más, y para agradecerles su contribución a la cultura:

Al Noreste de la provincia, en las altiplanicies de Baza y Huéscar, y a unos 150 Km. de Granada, nos encontramos con el municipio de Galera, rodeado de montañas y regado por los ríos Orce y Barbata.

Su ocupación humana es muy antigua, como podemos comprobar en sus yacimientos arqueológicos, desde la Edad del Bronce (Cultura del Agar), Ibérica, Romana y  Andalusí.

El Museo de Galera, inaugurado en Julio de 2001, se encuentra ubicado en la antigua Capilla del Convento de las Monjas de Cristo Rey, construida a mediados de los años 50, la cual hubo que acondicionar, debido a la falta de espacio, añadiéndole una primera planta exenta de estructura metálica. Así el espacio expositivo del Museo se compone de tres salas: primera planta, planta baja y bodega. La titularidad del mismo es de la Diócesis Guadix-Baza que lo ha cedido para su función actual.

Fachada del Museo de Galera. Fuente:Guía Oficial del Museo de Galera
Fachada del Museo de Galera. Fuente:Guía Oficial del Museo de Galera

Este proyecto de adaptación de Capilla a Museo Arqueológico fue realizado por García de los Reyes Arquitectos Asociados, que viene desarrollando en este ámbito la recuperación del patrimonio histórico de Galera como la Restauración del Templo de Nuestra Señora de la Anunciación y la puesta en valor de la Necrópolis Íbera de Tútugi mediante actuaciones de acondicionamiento de caminos para la visita, señalética del yacimiento, reintegración volumétrica de túmulos, limpieza y documentación de túmulos y restauración y consolidación de túmulos.

El edificio está inscrito en la trama urbanística que surgió tras la destrucción de la Galera morisca en 1570 y la repoblación posterior que se produjo a finales del S. XVI con trazados ortogonales de las calles y una planimetría en damero.

Antes de servir como capilla del convento, el solar de este edificio lo ocupaba una casa que repetía el esquema típico de la vivienda del centro de Galera con bodega, planta baja, planta alta y cámara superior para almacenar los productos agrícolas.

En el edificio actual encontramos huellas de los tres usos a que ha sido destinado:

Casa particular, de la que queda la bodega.

Capilla, de la que quedan la planta y el alzado con su bóveda y la fachada con la espadaña.

Museo, con la estructura actual, en la que se ha insertado una entreplanta exenta para la instalación del montaje expositivo.

Son muchos los aspectos que se han considerado para, a través del proyecto de puesta en valor, posibilitar la visita y hacer comprensible el resultado de los trabajos de limpieza y documentación arqueológica.

El Museo de Galera conserva y expone objetos que pertenecen prácticamente a todos los periodos del desarrollo histórico en esta comarca. Sus colecciones son una muestra muy completa de todo lo que aquí ha sucedido. Los yacimientos más antiguos tienen alrededor de 4500 años y los más modernos pertenecen al período medieval. Los materiales que en él se exponen pertenecían a colecciones particulares de gente del pueblo que los había ido encontrando. Para que no se perdiese y para que todos pudiésemos disfrutarlo, se consiguió recoger todo este patrimonio, exponiéndolo en tres grandes espacios expositivos: la planta superior, la planta baja y el subsuelo. Además de la parte expositiva, el museo cuenta también con una sala de proyecciones.

Planta Superior

En esta planta se hace un recorrido por la prehistoria del Altiplano, comenzando con un análisis de la evolución del paisaje en los últimos 4000 años, para después introducirnos en las señas de identidad principales de la Edad del Cobre, contemplando diversas herramientas de uso cotidiano, así como cerámica y armas. Siguiendo el recorrido pasamos a la Cultura Argárica donde se nos ofrece una visión de aspectos de la vida cotidiana de la gente que pobló nuestra comarca hace 3600 años. ¿Cómo hacían sus casas? ¿De qué forma enterraban a sus muertos? ¿Cuál era el proceso de la fabricación de cerámica? ¿Qué enfermedades padecían? ¿Qué redes de intercambios existían entonces?. En el tramo final encontramos un apartado sobre el período peor conocido de nuestra historia, El Bronce Final, en el que hay un cambio radical en la morfología y distribución de poblados respecto a la fase anterior,
pudiendo contemplar una maqueta a escala de una cabaña representativa de este periodo.

Imagen de Planta Primera. Fuente: www.museodegalera.es
Imagen de Planta Primera. Fuente: www.museodegalera.es

Planta Baja

El recorrido expositivo de la Planta Baja se centra en la explicación del trabajo de los arqueólogos, así como en la descripción de tres períodos cronoculturales: La Cultura Ibérica, El Mundo Romano y la Época Medieval.

Comenzando, pues, con un interesante acercamiento al trabajo de los arqueólogos, y a los medios y técnicas que utilizan para investigar el pasado, la visita prosigue con la Cultura Ibérica que tiene especial relevancia en Galera, ya que en este término municipal se encuentra la que puede ser la necrópolis más extensa de todo el Mundo Íbero: la Necrópolis de Tútugi. De este periodo destaca una fiel reproducción de la famosa “Diosa de Galera “, una escultura de alabastro cuyo original está expuesto en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid, así como una colección de tres Skiphos con representación de la diosa Atenea en forma de lechuza. Sobre el Mundo Romano se ofrece una amplia visión de la vida cotidiana y del tipo de distribución tanto de sus villas como de sus pueblos, a través de paneles y de elementos de construcción. En uno de ellos puede verse la inscripción en las que aparece por primera vez el nombre de TVTVGI. De la Época Medieval, destacan piezas cerámicas representativas de las distintas técnicas de fabricación.

Imagen de Planta Baja. Fuente: www.museodegalera.es
Imagen de Planta Baja. Fuente: www.museodegalera.es

Planta Sótano

Para completar la visita del museo, se está proyectando la habilitación del subsuelo donde se pretende revivir de forma interactiva nuestro pasado más reciente. Dividido en cuatro apartados, el primero de ellos se referirá al Vino y su elaboración (una industria tradicional en Galera), los apartados segundo y tercero se ocuparán de los trabajos del Cáñamo (industria sobre la cual se sustentó Galera a mediados del siglo XX), y del Esparto (que se lleva trabajando aún hoy desde hace mas de 3600 años). El último apartado se dedicará a un pequeño Rincón de la Memoria donde podremos sentarnos al brasero de una mesa camilla, coger recetas de gastronomía popular, o disfrutar de fragmentos de la memoria colectiva del pueblo a través de una videoproyección.

Imagen de Planta Sótano. Fuente: www.museodegalera.es
Imagen de Planta Sótano. Fuente: www.museodegalera.es

Enlaces

http://www.museodegalera.es/

http://www.altipla.com/galera/esp/museo.htm

 Santiago Salas Martín, arquitecto de Grarquitectos