Madrugón militar

Dicen que una buena fotografía es un 20% de talento y un 80% de oficio. Pero a esta mezcla hay que añadirle una pizca de buena suerte, lo que otros llaman casualidad. Lo cierto es que las cosas tienen que suceder en el momento apropiado, justo cuando estás enfocando la escena, pues si no, sería imposible sacar un bostezo que dura 3 segundos en una sesión fotográfica de una hora (unos 3600 segundos).

Banner 30 años
A las ocho de la mañana los quinientos participantes del congreso de la OTAN que se celebraba en Granada estaban convocados en la escalera del Palacio de Congresos para una foto de familia. En principio el tema no daba para más; 500 militares uniformados tiene su cosa, pero, en una fotografía con tantas personas, la fuerza se diluye. El caso es que, después de hacer la foto de familia que el maestro Pepe Romero -hablo de cuando se contrataban fotógrafos para cubrir eventos- orquestaba magistralmente, coloqué el teleobjetivo para acercar la imagen y me puse a hacer un barrido por las caras de los militares para ver si encontraba algo que me llamara laatención ¡Vaya si lo encontré! Uno de los militares empezó a bostezar justo cuando pasaba la vista sobre él. El tema se complicó cuando apareció en el visor mi compañero Pepo creyendo que la foto se la estaba haciendo a él, por lo que se fue metiendo cada vez más en el centro de la escena con su mejor sonrisa. (Si os fijáis aparece parte de su cabeza en la parte inferior izquierda de la foto).

4 - Madrugon militar -2Cuando entregué el material en redacción, me sorprendió mucho que escogieran esta foto para portada. Busqué al subdirector Félix L. Rivadulla para preguntárselo. El me contestó: “Ramón, la foto de portada tiene que sorprender para bien o para mal, no puede dejar indiferente a nadie” y, efectivamente, sorprendió.4 - Madrugon militar -3

Firma Ramon buena

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *