El lavadero suena a bullicio

“La Arquitectura Comprometida”

Por Sonia García Moreno. Ingeniera de Caminos, Canales y Puertos

Lavadero… suena a bullicio, a risas, a algarabía… porque aunque palabra es de género masculino, el contexto era indudable y exclusivamente femenino.

Puntos de trabajo, pero a la vez espacios de sociabilidad. Sin comodidades, sin cafés, sin periódicos, pero al fin y al cabo, lugares de charla, de comunicación, de encuentro.

Hoy, abandonados, convertidos en reliquias y museos, se han visto sustituidos por otros, más cómodos, de diseño incluso, excluidos igualmente al sexo opuesto pero con la misma función…

Son los office de los lugares de trabajo, los baños de pubs y restaurantes, ambientes donde se busca intimidad, para hablar sin tapujos de nuestras inquietudes, de nuestro complejo mundo femenino.

Lavaderos… existen… han evolucionado, ha cambiado su uso, la temática de las conversaciones, pero están y estarán vinculados a la sociabilidad femenina.

4 Comentarios

  1. La función sigue aunque reubicada…. Interesante, pero que ha pasado con estos edificios?
    A principios de los 90, se rehabilitaron casitodos los existentes en La Alpujarra para que matuviesen su funcionalidad aunque su uso original ya era casi inexistente… Se trato de una actuación modelica de la direcciongeneral de arquitectura (CVOT) que en esta ocasión creo un programa especifico que permitió la recuperación de estos extraordinarios elementos urbanos y que llevo apareada la recuperación de los espacios públicos adyacentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *