Cuevas medievales de Beas de Guadix

“La Sociedad Comprometida”

Fotografía: Torcuato Fandila / Texto: Antonio Tejada

La Ruta T-4 de la Comarca de Guadix, más conocida como Ruta Valle del Río Alhama, nos llevará al corazón de estas cuevas medievales. Con una dificultad de carácter circular y un día de duración aproximadamente (84 kilómetros de recorrido), tiene una cota máxima de 1.250 metros y la mínima de 850.

Concierto en las cuevas medievales de Beas de Guadix./ Torcuato Fandila
Concierto en las cuevas medievales de Beas de Guadix./ Torcuato Fandila

Lo que llamamos “Valle de Alhama” engloba a todos los municipios situados en la margen derecha de la cuenca alta del río Fardes: La Peza, Cortes y Graena (Los Baños, Graena, Cortes y Lopera), Lugros, Polícar, Beas de Guadix, Marchal y Purullena. Los paisajes que ofrece esta zona permiten comprender la evolución geológica de toda la comarca: las montañas calizas de la sierra de La Peza o Lugros, en las zonas más altas; a sus pies, la gran llanura de sedimentación sobre la que encontramos los pueblos de Lugros y Polícar; y, por último, los bad-lands, formados por la erosión de la arcilla, en los que se encuentran el resto de los pueblos.

Aunque toda la zona ha estado ocupada desde la prehistoria reciente, fue en época romana cuando adquirió un protagonismo singular gracias a las aguas termales de Graena, y al paso de la vía Acci (Guadix) – Iliberis (Granada) y que el topónimo Beas nos recuerda. La mayor parte de los pueblos actuales tienen su origen en época medieval, con las cuevas-refugio aún visibles en muchos lugares del valle, en torno a las cuales surgieron aldeas de casas-cueva. El patrimonio histórico de la zona se completa con las iglesias mudéjares del siglo XVI.

Actualmente, la zona ofrece, además de lo dicho, vinos de excelente calidad y una artesanía propia, en la que destaca la cerámica de Purullena y los únicos restos de trogloditismo artificial medieval existentes en toda Europa; este hábitat troglodita es característica definitoria de Guadix, desde la prehistoria los hombres buscaron refugio en cavernas y abrigos naturales, más tarde excavaron cuevas en la Hoya de Guadix y en los valles de los ríos Gor y Fardes.  Estas casas cueva conservan su arquitectura subterránea, paredes encaladas, temperatura constante y típicas chimeneas. Poseen balnearios que aprovechan los manantiales naturales de la zona;  necrópolis y restos prehistóricos.

La ruta continúa, siguiendo el antiguo camino de Guadix a Granada, hacia La Peza, uno de los mejores ejemplos de urbanismo morisco de la comarca. En lo alto del pueblo podemos contemplar las ruinas de lo que fue el castillo más importante del camino viejo de Guadix a Granada, de cuya vigilancia estaba encargado. Antes de llegar a Purullena, podemos hacer una parada en Lopera, una pequeña aldea de cuevas muy bien conservadas, situada junto al río Fardes. En Graena se hallan una de las concentraciones de cuevas-refugio más importantes de la comarca.

9 Comentarios

  1. Las zonas de cuevas de Granada, entre la que se encuentra el recorrido que nos ofreces y las Badlands son de las cosas más increíbles que ofrece la provincia y, para mucha gente, de las menos conocidas. Gracias por el post.

  2. Cielo y tierra, luces y sombras, la maestría de un músico… todo ello llevado a la sublimación estética que sólo puede plasmar el ojo inquieto de un artista, nuestro artista accitano Torcuato Fandila. ¡¡¡eres un genio, sí señor!!!

  3. Hola tu entrada de este post ,con esta fotografía de las cuevas de noche me ha encantado el lugar mágico es un enclave privilegiado .
    Un abrazo de amistad de MA .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *