MIGUEL CARRASCOSA CLAUSURÓ LAS JORNADAS SOBRE PATRIMONIO Y PAISAJE DE LA ALPUJARRA

“El territorio Comprometido”

El escritor, historiador y director del Centro Unesco de Andalucía, Miguel J. Carrascosa Salas, también estuvo presente en las Jornadas sobre Patrimonio y Paisaje de la Alpujarra. En la clausura hizo un pequeño resumen de lo acontecido en las jornadas y concluyó con un poema muy adecuado al momento que reproducimos a continuación. Estubo encantador como siempre, participando ilusionado y marcandonos la vereda al resto de participantes y ponentes.

Miguel J. Carrascosa Salas, cronista oficial de La Taha y humanista cristiano convencido, ha manifestado en numerosas ocasiones que le gustaría que le recordasen como educador del pueblo, bien intencionado, que puso sus cinco sentidos en hacerlo bien, con la ayuda de Dios, por supuesto, aunque no siempre lo consiguiera. Esta es su autodefinición: “Aprendiz de educador y, sobre todo, aprendiz de creyente”.

 

Miguel Carrascosa recitando el poema.
Miguel Carrascosa recitando el poema.

Reproducción del poema que clausuró el acto

EL RETORNO DECIDIDO…

Detesto los plaguicidas y los invernaderos,

Y la tala indiscriminada de los bosques,

Y la caza furtiva de especies cinegéticas,

Y la desaparición de las acequias, caminos

Y sendas de la montaña,

Y el abandono de los cultivos,

Y la comida americana,

Y el estrés, y la espiral de violencia

Que azota a nuestro mundo,

Y la asfixiante atmósfera que nos envuelve,

Contamina y aniquila…

.

Quisiera retornar a los antiguos campos

De donde salí y donde me crié;

A los sembrados y a las eras abandonadas.

Y a las secretas soledades de la serranía,

Donde el sol y el aire se remansan

Al abrigo del viejo roquedal

Y el implacable cierzo brama, enfurecido,

Castigando cimas, ventisqueros y angosturas.

.

Decididamente, quiero devolver

A la naturaleza maltratada y generosa

Lo que mis sentidos y mi corazón le deben:

¡El aire, el agua, el sol y la rosa!

.

Y el pájaro, y la mariposa,

Y la diligente y afanosa abeja,

Que aún sigue posándose, estremecida y nerviosa,

Sobre la flor del romero, del tomillo y el orégano,

Como en las azules y lejanas primaveras

De mi añorada infancia alpujarreña…

.

Retornaré, sí, a las ubres de la montaña,

Para seguir bebiendo en sus majadas

La leche limpia, sabrosa y nutritiva

De los rebaños que pastorean, a sus anchas,

En las altas y reverdecidas praderas de la serranía.

.

¡Palabra que retornaré! Lo tengo decidido.

Y lanzaré a los cuatro vientos,

Desde sus altas cimas,

El gozoso grito de una liberación recuperada…!

.

Miguel J. CARRASCOSA

(Del libro “Retorno del atardecer”. Granada, mayo de 2004)

3 Comentarios

  1. Me encanto su poesía… nos encanto a todos los presentes su entrañable mensaje, dicho con palabras sencillas y emotivas, muy cercanas, y empapadas de la tierra que tanto ama… su Alpujarra.
    Por eso era necesario recordarlas… Y tenerlas cerca para recurrir a ellas como santo y segna de la sensatez, de la sencillez y del compromiso que desde aquí queremos pregonar…
    Muchas gracias, querido Miguel Carrascosa!

  2. Hermoso, eso añoramos todos, esto me hizo recordar lo que sta sucediendo con el pez LEÓN, en mi mar atlantico colombiano.

    esta acabando con el ecosistema marino.

    Juan carlos felicidades Dios te Bendiga por copartir este lindo poema, el cual es una invitacion a habitar bien y vivir bien.

    francisco javier castrillon cano
    medellin colombia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *