LA ADAPTACIÓN DE LA ARQUITECTURA DEL DEPORTE Y DEL OCIO A LOS NUEVOS RETOS MEDIOAMBIENTALES

Taller IAD “Construcción de instalaciones deportivas bio-ambientales: materiales y energías renovables” II

Estadio de Atletismo de Olot. Fuente: wikipedia

Estadio de Atletismo de Olot. Fuente: wikipedia

El profesor Fernando de Andrés Pérez, arquitecto especialista en instalaciones deportivas y profesor de Dirección y Gestión de Instalaciones Deportivas en el INEF de Madrid, ofreció una doble conferencia en la que por una parte habló de “La adaptación de la arquitectura del deporte y del ocio a los nuevos retos medioambientales” y por otra aportó ideas sobre  “La optimización de recursos en piscinas cubiertas y balnearios”.
En todo momento destacó la importancia de actuar de manera sostenible sobre  los edificios desde el origen, ya que es mucho más económico y rentable aislar ahora que tener que rehabilitar el edificio dentro de unos años. Por ello citó una serie de pautas a tener en cuenta en el diseño de instalaciones deportivas. Conceptos tan sencillos como prestar atención a la acción del viento, los efectos de los rayos del sol, la influencia de la lluvia y el binomio temperatura-humedad, o la aplicación de los cuatro criterios generales reducir, reutilizar, reciclar y rehabilitar (las cuatro “erres”). Muchas de estas medidas están recogidas en el libro de Brian Edwards “Guía Básica de la Sostenibilidad”, a la que hizo mención el Profesor durante su conferencia en repetidas ocasiones.

Prestando especial interés a estas ideas de partida podremos conseguir una situación óptima en la que el edificio:

- Logra generar su propia energía.

- Capta y recicla su propia agua.

- Utiliza materiales reciclados.

- Promueve la reutilización de residuos, y mantiene el equilibrio entre el CO2 producido durante su construcción y uso, y el transformado de nuevo en oxigeno a través de la plantación de árboles en otros lugares.

- Se acerca al equilibrio entre producción y consumo.

A su vez también enumeró algunos de los conceptos que actúan de motor de sus trabajos, los cuales deberían estar presentes en los de cualquier proyectista:

- Desarrollo sostenible es “aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer las suyas propias” (Informe Brundtland, 1987).

- Proyecto sostenible es “la creación de edificios que sean eficientes en cuanto al consumo de energía, saludables, cómodos, flexibles en el uso y pensados para tener una larga vida útil” (Foster+Partners, 1999).

- Construcción sostenible es “la creación y gestión de edificios saludables basados en principios ecológicos y en el uso eficiente de los recursos” (BSRIA, Building Services Research and Information Association – 1996).

Materiales sostenibles son “materiales y productos de construcción saludables, duraderos, eficientes en cuanto al consumo de recursos y fabricados minimizando el impacto ambiental y maximizando el reciclaje”.

Es necesario destacar la importancia de los proyectistas como base para conseguir proyectos adecuados y en ellos está el paso de intentar convencer a los promotores de que la decisión de construir debe tomarse tras un estudio de viabilidad que considere además de los gastos de proyecto y construcción, los de utilización y reposición  del edificio durante su ciclo de vida.

Por Jesús Rubio Gómez. Arquitecto de GRarquitectos

Be Sociable, Share!

3 comentarios en “LA ADAPTACIÓN DE LA ARQUITECTURA DEL DEPORTE Y DEL OCIO A LOS NUEVOS RETOS MEDIOAMBIENTALES”


  • Un artículo muy interesante. Ahora sólo toca ponerlo en práctica. Los estamentos oficiales que encargan este tipo de proyectos no tienen como prioridades los conceptos aqúi reseñados.
    Es muy común desvincularse de estrategias de ahorro energético ue no sean inmediatas como es la utilización de sistemas lumínicos de alta eficiencia basados en LED’S, la utilización de cubiertas aljive o cubiertas ajardinadas (segun las latitudes de las que hablamos), la configuración de sistemas de cogeneración en piscinas cubiertas, etc…
    Y porqué? porque requieren en algunos casos una inversión inicial mayor, y en otros casos un mantenimiento posterior que no se está dispuesto a asumir.

    Por otro lado nos encontramos con un tipo de construcciones de volumetría sencilla y funcional (por supuesto no me refiero a los grandes estacios o palacios de deportes), cuyos programas funcionales y usos son los mismos desde hace años, circunstancia que unidos a los muchas vecer irrisorios honorarios hace caer en “copia-pega”, y no te preocupes de criterios de sostenibilidad.

    es un saco donde todos nos metemos y que deberías de romper para hacer proyectos coherentes, funcionales, bellos y sostenibles.
    Seguiré intentándolo, lo prometo.

  • Una charla interesante la impartida por Fernando de Andrés Pérez aunque, como bien comenta Rafa Heredia, complicado de asimilar en ciertas latitudes. Su charla fue argumentada con un buen número de proyectos y obras desarrollados por él mismo, todos ellos llevados a cabo en la Comunidad de Madrid, en el País Vasco… Comentó por ejemplo el caso de un complejo deportivo en el que habían conseguido una variación térmica de unos 5 grados en la climatización de una piscina cubierta, al introducir un sistema geotérmico superficial en parte de la superficie de un campo de fútbol de la misma instalación; en otro caso ejecutaron pilotes geotérmicos en un complejo de piscinas cubiertas con el mismo fin pero obteniendo un rendimiento bastante mayor.
    A día de hoy resulta utópico pensar que este tipo de actuaciones se puedan llevar a cabo en Granada por ejemplo…
  • En Andalucia es de aplicacion el PDIDA (Plan Director Instalaciones Deportivas de Andalucía) que recoge la necesidad de desarrollar Planes Locales de Instalaciones Deportivas (PLID). Esta herramienta permite la planificacion de las necesidades en materia deportiva del municipio. Supone el estudio de la viabilidad de estos espacios, en relación, entre otros aspectos, a su entorno social o de infraestructuras de transporte, para de esta manera, conseguir aumentar su sostenibilidad, no solo como edificio sino como parte integrante del modo de vida actual.

Deja un comentario

Current ye@r *