SIERRA NEVADA, UN LABORATORIO DE EXCEPCIÓN PARA EL CAMBIO GLOBAL (V). Los impactos del clima sobre repoblaciones y fauna

“El Territorio Comprometido”

Los cambios de usos de suelo, la sobreexplotación de los recursos forestales y en general los alteraciones provocados por las acciones humanas provocan unos impactos ya constatados, por lo que desde el Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada y desde la gestión del Parque Nacional y Natural se trabaja por estudiar y determinar si las actuaciones implementadas sobre los ecosistemas forestales logran o no los efectos perseguidos, esto es, principalmente, las medidas de repoblación. 

Fotografía hemisférica desde el interior de un pinar de repoblación, en la que se pueden apreciar las copas de los árboles. Fuente: Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada. Metodología y seguimiento. 2012
Fotografía hemisférica desde el interior de un pinar de repoblación, en la que se pueden apreciar las copas de los árboles. Fuente: Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada. Metodología y seguimiento. 2012

Estas medidas de repoblación se centran sobre todo en comunidades vegetales como pinares, robledales, encinares y enebrales y sabinares. Los pinares de repoblación presentan graves problemas ecológicos, ya que se han originado masas monoespecíficas con una alta competitividad por luz y nutrientes que no ha permitido el desarrollo de un sotobosque adecuado, ni la colonización por otras especies forestales bajo el dosel arbóreo. Por tanto se han tomado medidas encaminadas a su naturalización y diversificación estructural y florística. Los encinares tradicionalmente atacados por la acción humana, incendios y carboneo, se están llevando a cabo plantaciones en lugares donde se prevé que la colonización va a ser efectiva. Las formaciones de enebral y sabinar son de enorme diversidad e importancia paisajística, y están en claro retroceso debido a la quema de pastos y desbroces. Para revertir esta situación se han puesto en marcha una serie de actuaciones encaminadas a la creación de núcleos de dispersión con los principales componentes de esta comunidad.

Robledales nevadenses. Fuente: Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada. Metodología y seguimiento. 2012
Robledales nevadenses. Fuente: Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada. Metodología y seguimiento. 2012

Por último se están llevando a cabo estudio para diseñar una estrategia encaminada a la restauración forestal del incendio que calcinó 3000ha, la mayoría de pinares, en 2005, que afectó a los municipios de Lanjarón, Nigüelas, Lecrín, Dúrcal y Cáñar.

En general para todas las especies se están realizando siembras, realces y resalveos y un seguimiento en su desarrollo comparando la situación de las masas forestales actuales con las de la ortofoto del 1956, así como seguimientos en las parcelas experimentales de la introducción de otras especies para la diversificación.

Antes y después de la zona afectada por el incendio de 2005, donde se puede observar la recuperación vegetal de la zona. Fuente: Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada. Metodología y seguimiento. 2012 y www.wikiconservacion.org
Antes y después de la zona afectada por el incendio de 2005, donde se puede observar la recuperación vegetal de la zona. Fuente: Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada. Metodología y seguimiento. 2012 y www.wikiconservacion.org 
Antes y después de la zona afectada por el incendio de 2005, donde se puede observar la recuperación vegetal de la zona. Fuente: Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada. Metodología y seguimiento. 2012 y www.wikiconservacion.org
Antes y después de la zona afectada por el incendio de 2005, donde se puede observar la recuperación vegetal de la zona. Fuente: Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada. Metodología y seguimiento. 2012 y www.wikiconservacion.org

Por otra parte también se está llevando a cabo un seguimiento de enfermedades de la fauna autóctona. Muchas organizaciones internacionales han advertido del cambio de los patrones y de la distribución de las enfermedades potencialmente graves. Algunas de estas enfermedades son sensibles a cambios en el clima, y pueden afectar a la cabaña ganadera, a las personas e incluso puede fomentar la extinción de especies en peligro. Por todo esto la cabra montés y el jabalí de Sierra Nevada están siendo monitorizados, a nivel poblacional y de enfermedades.

Macho adulto de cabra montés. Fuente: www.eoi.es
Macho adulto de cabra montés. Fuente: www.eoi.es

Todo este trabajo pone de manifiesto como desde el Observatorio del Cambio Global de Sierra Nevada y desde la gestión del parque Nacional y Natural se realiza un trabajo constante para determinar en qué medida las especies que habitan Sierra Nevada se distribuyen, nacen y se reproducen, así como las causas por las que no llegan a sobrevivir, todo ello encaminado a seguir manteniendo este gran ecosistema complejo y frágil.

Natalia Palomares Aliaga. Geógrafa e Historiadora de GRarquitectos y Desarrollo de Ciudades Comprometidas

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *