¿CIUDADANOS A VOLANTE?

Ayer en la tarde, mientras que me dirigía en taxi hacia el aeropuerto “El Dorado” de Bogotá –por cierto, magnífico, y creo que un día de estos os hablaré de él…- recuerdo que iba casi despavorido… ¡Jajajaj! Ahora me río, pero ayer…. Los taxis en esta ciudad son en general unos vehículos amarillos muy pequeños, sin maletero, y en los que el pasajero se suele sentar atrás, salvo que lleves maletas grandes, lo que era mi caso. Por lo que tuve que alojar mi equipaje en los asientos traseros y yo me acomodé junto al conductor, con lo que no pude evitar captar la atención sobre el arte de conducir que allí impera e ir pendiente del denso tráfico que a esa hora bullía de aquí para allá… Y, claro, ya mis ojos, abiertos como platos, no se perdían detalle de aquella lucha sin cuartel, en la que por doquier salían toda clase de vehículos compitiendo por medio metro… y con una intrepidez no apta para mentes educadas en el código de circulación y en la cortesía al volante.
No sé si habéis visitado alguna ciudad latinoamericana, pero allí –y Bogotá no es una excepción- al conducir no existen normas ni códigos que valgan, y solo impera la ley del más espabilado, incluso ni siquiera del más grande ya que el más sagaz o descarado se cuela y pasa antes… la pillería es la que manda y nada de aquello de pase usted primero, o tiene usted preferencia, o me incorporo al carril derecho para que el tráfico fluya, o pongo los intermitentes para girar,… ¡Jajajajj ¡Vaya la que pasé! Fueron 50’ que me recordaron a cuando este verano en Madrid fui a un parque de atracciones con mis hijos pequeños y me di un buen tute de montañas rusas y de emociones… ¡Jajajaja!
Y en estas estaba, cuando mi educado conductor (realmente lo era, me trataba con respeto y con suma deferencia) que también hacía de las suyas con el volante, me miró a la cara, con media sonrisa, a mi palidez le contestó: “Aquí hay que conducir con el ánimo tranquilo”, queriendo decir que si bien al conducir podía ser tan bárbaro como los dema´s, sin embargo aquello era una lucha limpia y el único truco era no sulfurarse… no gritar, aceptar las pillerías de los demás, al igual que los demás aceptaban las tuyas…
Es decir: Nada de enfadarse, ni de subir tus pulsaciones… piano, piano… con la tranquilidad…
Ahora voy a casa, a España, donde actuamos justo al revés: conducimos en general con educación y con el código de circulación por montera… pero… ¡Ay, si alguien me adelanta por la derecha! ¡Jajajajaj! Le hincho a voces o a pitidos…
¡En fin¡ Necesitamos de códigos de convivencia y necesitamos cumplirlos… lo de Bogotá, es una manera simpática (y emocionante) de resolver la informalidad y la falta de civismo… pero la construcción de mejores ciudades en las que vivir requiere también de la construcción de mejores ciudadanos… esto es, de ciudadanía…
Abrazos inmensos desde Madrid, adonde acabo de llegar!

2 Comentarios

  1. Me has recordado un par de ocasiones: una en la que estaba esperando el transporte que me tenía que llevar al aeropuerto de Roma, y el tiempo pasaba y el transporte no aparecía. Tanto fue así, que al final tuve que llamar a mi agencia de viajes, pues mucho me temía que el avión a Tel-Aviv no iba a esperar por mí.
    Menos mal que mi buen amigo Antonio de Viajes Delgado de Guadix, desde España arregló el asunto y poco después se presentaba casi derrapando un exuberante Mercedes que finalmente me llevó al aeropuerto en menos que canta un gallo, pero qué viaje me dio; adelantando por la derecha y por la izquierda, a una velocidad de vértigo, saltándose semáforos de todos los colores y evitando en el último instante más de un siniestro que yo ya daba por consumado.
    Y es que cuando llegué a Roma unos días antes me pasó lo mismo; nadie esperándome en el aeropuerto, y aunque entonces no había prisa pues me daba igual llegar al hotel una hora antes que después, también tuve que recurrir a mi amigo Antonio para que me facilitara el transporte, aunque en esa ocasión cogí un taxi y pedí la factura, la misma que luego Antonio me pagó en Guadix y el la gestionó con el turoperador.
    Sin duda ese viaje quedó marcado en mi mente para siempre.
    Y otra fue en uno de los famosos Tuk Tuk de Bangkok, que después de un tira y afloja para que me llevara por los sitios turísticos de la ciudad, accedió, y no veas qué viaje. Algunas veces he visto vídeos en internet semejantes a lo que allí viví en primera persona. Algo muy parecido a lo de Roma, pero allí multiplicado por 10 el riesgo.
    He vuelto unas cuantas veces a Bangkok, pero jamás he vuelto a coger un Tuk Tuk.

  2. Entretenido sí que has estado!!! No te creas que aquí también más de uno necesita volver a repasar ese código de circulación y alguna que otra norma de educación. Bienvenido a casa!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *