Recibimiento en la estación de tren de Andaluces a los granadinos que volvieron en la 'Operación España'. Octubre 1969. Torres Molina
Recibimiento en la estación de tren de Andaluces a los granadinos que volvieron en la ‘Operación España’. Octubre 1969. Torres Molina

Era un tren muy especial y, naturalmente, llegó con un retraso de cincuenta minutos. En el andén de la Avenida de los Andaluces se aglomeraba un público expectante y emocionado, mientras la banda de música interpretaba pasodobles. Nada más detenerse el convoy, los cientos de personas que esperaban a sus familiares buscaban a los suyos a través de las ventanillas del expreso. Y llegaron los ramos de rosas, los abrazos, los encuentros después de tanto tiempo…
El régimen de Franco puso en marcha la ‘Operación España’ para traer a emigrantes repartidos por el mundo, ya fuera para que terminaran sus días en su país de origen, o para que lo visitaran después de muchos años en el extranjero. Los granadinos que formaron parte de esta expedición (estaba prevista la llegada de 48 personas, pero solo regresaron 36), vinieron a la ciudad el 10 de octubre de 1969. Parecía que toda Granada había acudido a la estación a recibirlos. También estaban las autoridades municipales con el alcalde, Pérez Serrabona, al frente. De la estación, se marcharon a las Angustias y luego fueron recibidos en el ayuntamiento con copa de vino español en el salón de la Mariana. Por su parte, los emigrantes colocaron una corona de laurel en el monumento de Isabel la Católica.

Un emigrante recibe un clavel blanco a su llegada a Granada como miembro de la expedición de la 'Operación España' Octubre 1969. Torres Molina/Archivo de IDEAL
Un emigrante recibe un clavel blanco a su llegada a Granada como miembro de la expedición de la ‘Operación España’ Octubre 1969. Torres Molina/Archivo de IDEAL
 

1 Comentario en La ‘Operación España’ llega a Granada

  1. Una parte de estos emigrantes retornados, habían escapado de España por la Guerra Civil, -que no es mi guerra-, ni me interesa hacer causa política, pero en honor a la verdad, el Régimen franquista intentaba recuperarlos y que volvieran a España en paz. Entre los que se fueron por la guerra, mi tío Rafael. Eso no puede olvidarlo un niño de 11 años de labios de mi padre entre sollozos. Jamás he visto la calle Reyes Católicos, tan atestada de gente. El autobús apenas podía avanzar entre personas llorosas que apenas podían contenerse. Malditas las guerras y quienes las promueven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *